POLÍTICA

La infanta imputada: ¿y ahora qué?

07/01/2014 11:39 CET | Actualizado 07/01/2014 18:10 CET
REUTERS

La infanta Cristina ha vuelto a ser imputada en relación con el caso Nóos. El juez José Castro la ha citado a declarar el próximo 8 de marzo por presunto delito fiscal y de blanqueo de capitales.

¿Pero qué pasará ahora? ¿Cuáles son los posibles escenarios?

RECURSO DE LA FISCALÍA

Es presumible que la Fiscalía Anticorrupción, como ya hizo cuando Castro la imputó el pasado mes de abril, recurra ante la Audiencia de Palma contra la citación de la infanta, máxime después de adelantarse a la decisión del juez entregándole un escrito en el que argumentaba su rechazo a la imputación.

Independientemente de la decisión del ministerio público, la defensa de la infanta ya ha anunciado que recurrirá la imputación para evitar que acuda a declarar.

SEGUNDA DESIMPUTACIÓN

Puede volver a ocurrir que la infanta sea desimputada de nuevo. El tribunal provincial ya dejó sin efecto la imputación de Castro en mayo de este año en un auto en el que sugirió al juez instructor que ahondase en la vía de investigación en la que ha trabajado desde entonces: la posible comisión de delitos fiscales y de blanqueo por parte de Cristina de Borbón como copropietaria de una sociedad familiar a la que se trasfirieron fondos del Instituto Nóos de presunta procedencia ilícita.

SALVADA POR LA DOCTRINA 'BOTÍN'

La decisión de imputarla está avalada únicamente por la acusación popular, ejercida por el sindicato Manos Limpias, ya que tanto la Fiscalía como la Abogacía del Estado, así como los propios Duques de Palma, se oponen a este extremo al considerar que los indicios que pesan sobre la hija del rey son meras conjeturas y sospechas sin fundamento penal.

Según informa el diario El País, existe un precedente de este tipo que podría librar a la infanta de sentarse en el banquillo, la conocida como 'doctrina Botín'.

En 2007 el Tribunal Supremo dictaba sentencia en la que aseguraba que no podía iniciarse un juicio oral solo con el apoyo de la acusación particular: “No puede abrirse juicio oral solo a instancias de la acusación popular, sino que es necesario que lo inste bien el Ministerio Fiscal, bien el acusador particular".

INTERROGATORIO

Si a pesar de los recursos la imputación sigue su curso, la hija del rey será interrogada por su participación en el impulso de la sociedad Aizoon, de la que es copropietaria junto a su marido Iñaki Urdangarin, así como en torno a la supuesta defraudación a Hacienda y los gastos en los que incurrió a través de esta mercantil.

La declaración en los juzgados de Palma levantará una gran expectación mediática, como ya pasó con las declaraciones de su marido en febrero de 2012 y 2013.

Cuando Urdangarin fue llamado a declarar por primera vez por el juez Castro en febrero del año pasado se dejó abierta hasta el ultimo momento la posibilidad de que accediera en coche hasta la puerta de la sede judicial para evitar el paseíllo mediático, una alternativa defendida por los responsables del dispositivo de seguridad, aunque finalmente se desechó esa opción.

PENAS DE CÁRCEL

Los delitos por los que el juez Castro imputa a la infanta pueden conllevar penas de 11 años de cárcel. El de blanqueo de capitales puede ser castigado con una pena de seis años de cárcel y multa, mientras que el delito contra la Hacienda Pública se castiga con una pena de máximo cinco años de cárcel y multa.

En su auto, Castro apunta a que la infanta Cristina tenía conocimiento de las actividades de la sociedad Aizoon y el juez sigue adelante con la imputación de la infanta por delito fiscal a pesar de que la Hacienda Tributaria salió en defensa de la infanta aceptando facturas falsas para que la cantidad defraudada no superase los 120.000 euros y de esa forma quedara salvada del delito.

El auto de Castro

La infanta, imputada