POLÍTICA

Lo que hay de "humano" y de "divino" en la Convención del PP

01/02/2014 22:07 CET | Actualizado 01/02/2014 22:31 CET
EFE

VALLADOLID - El PP llevaba una semana de ‘calentón’. Críticas radiadas casi a gritos, renuncias a escasos meses de unas elecciones europeas, plantones ante el mayor cónclave del partido organizado en los últimos años… Pero la dirección de los populares ha buscado el frío a 211 kilómetros de la capital, en Valladolid, para intentar calmar los ánimos, hacer un cántico a la unidad y organizar un festival del ‘orgullo azul’.

Alejados de todo y con oídos sordos ante los gritos que llegan desde el viernes por parte de manifestantes en las puertas del Auditorio Miguel Delibes y en las calles de Madrid contra la ley del aborto, tocaba este sábado reivindicar el legado de estos dos años. Nosotros a lo nuestro: “España, en la buena dirección”.

La segunda jornada de la Convención Nacional del PP ha sido todo una clase de teoría macroeconómica ‘popular’. A lo largo de todo el día, los ministros y principales dirigentes del PP han vendido los milagros del ‘marianismo’, la recuperación económica y han vuelto a desempolvar la herencia recibida del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

EL MÚSCULO DE RAJOY

Un barón del partido reconocía después del almuerzo que ha mantenido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con los líderes populares que en esta jornada se trataba de resaltar la unidad del partido y evidenciar el apoyo de los populares a las víctimas del terrorismo -una bandera de la política del PP que se ha visto cuestionada en los últimos días por la derecha más dura-. Era cuestión, según confesaba en los pasillos, de sacar “musculatura”.

¿Y cómo ha mostrado el músculo Rajoy? El presidente ha montado una ‘asamblea’, que no estaba prevista en el programa oficial, con los cachorros del partido. Y ahí ante los más jóvenes sentado en un sofá ha recuperado la promesa que más ilusión genera entre sus filas: la bajada de impuestos.

El descenso de los tributos es su gran baza, su as en la manga. A partir de 2015 habrá una bajada “sucesiva de impuestos”, justo en el año en el que se tienen que celebrar las elecciones generales, autonómicas y municipales. Una palmada en la espalda a los suyos.

¿QUIÉN ES EL “MÁS DESEADO”?

Y es que como diría la socialista Carme Chacón en el PP también están faltos de “mimitos”. Han sido años duros para los populares. El vicesecretario de Organización, Carlos Floriano, ha recordado las situaciones que han vivido algunos dirigentes y el acoso de algunas sedes.

Ahora es el tiempo de sacar las buenas noticias. Floriano ha ilustrado su discurso con titulares de The Economist y The New York Times para reforzar la idea de que ha llegado la recuperación con los populares.

Esta Convención Nacional, para la dirección, tiene que convertirse en un auténtico cántico a la unidad, el refuerzo del discurso optimista y el lanzamiento del partido de cara las europeas. “Una vez superada la etapa crítica, empezamos a recoger los frutos”, ha dicho el ministro de Economía, Luis de Guindos.

Los populares han desplegado oficialmente el discurso con el se sienten más orgullosos y que hasta ahora no podían vender, el de los buenos datos económicos. El presidente ha dicho que todavía no está satisfecho con los datos del paro… pero ya se puede ser “moderadamente optimista”. El Gobierno, como ha afirmado el ministro Montoro, va a hacer lo que sabe hacer: “bajar los impuestos”.

La reforma fiscal promete grandes titulares a partir de los próximos meses. El jefe del Ejecutivo ha avanzado que va a ser la reforma estructural “más importante”. Eso sí, el IVA se quedará como está, según ha especificado el propio Montoro.

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas ha pasado de ser la cara más amarga del Ejecutivo a ser el “más deseado”, como se ha referido a él la líder del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, durante el foro que han compartido.

LO “HUMANO” Y LO “DIVINO”

Dentro del Auditorio Miguel Delibes ha habido este sábado otra cumbre dentro de la cumbre. El presidente del Gobierno ha reunido en la misma mesa a la hora de la comida a todos sus barones y los vicesecretarios del partido. El frío de Valladolid, las habitas con jamón y el ponche segoviano han conseguido también templar los ánimos de una cita que había calentado Aguirre en una entrevista radiofónica por la mañana cuando dijo que ETA no estaba derrotada como creían algunos de sus compañeros.

Eso se ha quedado en los titulares porque en la mesa han hablado más de lo “humano” que de lo “divino”, como ha desvelado el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera. En esta cita, Rajoy no ha tratado con sus barones ni la polémica reforma del aborto ni el candidato a las próxima elecciones europeas.

El Gobierno ha dejado en manos del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, la defensa de esta reforma y hasta que no ha aparecido en un foro el tema se ha silenciado en el cónclave. Sólo la presidenta del PPC había dicho en declaraciones a los medios que se escuchará a todos en referencia a la ley, pero que el PP gobierna “para la mayoría”.

A última hora de la tarde, Gallardón se ha referido a la ley en un foro sobre Justicia que ha protagonizado junto al líder del PP andaluz, Juan Ignacio Zoido. “Tenéis mi palabra y mi compromiso personal de que no habrá ni un insulto, ni un grito, ni una descalificación que a este ministro le vaya a hacer abdicar de cumplir el compromiso que adquirí con el presidente del Gobierno y, a través de él, con todos vosotros de dar cumplimiento a nuestro programa electoral y regular y garantizar los derechos de la mujer pero también de los concebidos y no nacidos”.

Estas palabras del ministro han provocado un gran aplauso de los asistentes al acto. Este sábado el PP sólo había espacio para reivindicar al partido de Rajoy, sus reformas, su política antiterrorista y hasta el empeño en la reforma del aborto.

Y tras vender el ‘efecto Rajoy’, llega la noche. El propio presidente del Gobierno se ha confesado ante los cachorros del PP: “Duermo bien”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...