POLÍTICA

Enfermeras de Cataluña alertan de que madres malnutridas no pueden dar el pecho a sus bebés

11/03/2014 19:54 CET | Actualizado 11/03/2014 19:54 CET
THINKSTOCK

Los efectos de la crisis comienzan a notarse en los cuerpos de las mujeres. Según ha alertado Anna Pedraza, presidenta de la Asociación Catalana de Enfermería Pediátrica, en una comparecencia ante la Comisión de Infancia del Parlament catalán, cada vez hay más madres desnutridas por culpa de la falta de recursos que son incapaces de dar el pecho a sus bebés.

Estas mujeres, según Pedraza, se ven obligadas a acudir a entidades sociales para buscar leches artificiales adaptadas, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que la lactancia se practique hasta los seis primeros meses. "Estas madres no pueden hacerlo porque les faltan nutrientes. Se habla de niños malnutridos, pero también hay muchas madres", ha añadido.

A este colectivo de madres desfavorecidas, se suman las madres trabajadoras con bajos ingresos que deben incorporar a su puesto de trabajo lo antes posible. "Tampoco pueden garantizar los seis meses mínimos de lactancia", ha agregado la vicepresidenta de la asociación, Cristina Rey.

RIESGO PARA EL DESARROLLO DE LOS NIÑOS

Cuando finaliza el periodo de lactancia, la alimentación de estos niños se basa en la comida de los bancos de alimentos, que es "muy poco variada" y no garantiza todos los nutrientes necesarios. Esta tendencia "pone en riesgo" el desarrollo de los pequeños.

Rey ha constatado que en Cataluña hay niños con problemas nutricionales. "Esto es muy preocupante y repercute en el desarrollo", ha advertido la vicepresidenta de esta asociación, que ha pedido a las administraciones que potencien los protocolos de detección y garanticen como mínimo una comida equilibrada al día a todos los niños catalanes, especialmente a los de menos de tres años.

Según han explicado, a diario las enfermeras detectan en los bebés catalanes "falta de ciertos nutrientes" y unos niveles de proteínas medios que cuadruplican la cantidad recomendada, lo que evidencia la falta de una alimentación adecuada.