NOTICIAS

18 años de cárcel por administrar una web de 'porno venganza'

05/04/2015 18:44 CEST | Actualizado 05/04/2015 18:48 CEST
NELVIN C. CEPEDA / AP

Es una sentencia histórica y sin precedentes en Estados Unidos y que podría servir de guía para muchos otros países con idénticos problemas. Kevin Bollaert, administrador de una página porno con miles de fotos sexualmente explícitas de mujeres publicadas sin su consentimiento, ha sido condenado a 18 años de cárcel. Todo un golpe para el revenge porn o porno venganza.

Con este término se hace referencia al fenómeno online en el que una persona publica fotos íntimas de su ex-pareja a modo de venganza y sin su consentimiento en redes sociales, sistemas de mensajería instantánea o incluso webs pornográficas. Es un delito que los países están comenzando a castigar con fuertes penas de cárcel. Israel fue el primero. La sentencia de un juez de California sobre Kevin Bollaert, de 28 años, es hasta ahora la mayor aplicada por canalladas de este tipo.

Bollaert llevaba algo más de un año operando la página, entre 2012 y 2013. Y había encontrado una manera aún más retorcida de sacarle beneficio económico: operaba también otra página en la que, a cambio de 350 dólares, permitía a las afectadas retirar sus fotos de la otra web que él mismo operaba también. Un círculo muy lucrativo hecho de amenazas y temores. La idea, sin embargo, le ha salido cara porque, además de los 18 años de cárcel, tendrá que pagar una multa de 10.000 dólares a las víctimas (algo más de 9.100 euros).

El pasado febrero, este hombre ya fue condenado a pagar 15.000 dólares en concepto de reparación de daños a cada una de las víctimas, así como 10.000 dólares de multa por múltiples delitos de robo de identidad y extorsión.

Ocho mujeres testificaron ante el juez en esta ocasión sobre cómo fueron acosadas una vez que las fotografías se publicaron en la web. "Ha sido muy traumático", dijo una de las víctimas.

Los fiscales del caso aseguraron que la web creada por Bollaert permitía que personas anónimas publicaran fotos sexualmente explícitas, y exigía que el que subía las imágenes debía incluir el nombre de quien aparecía en ellas, su dirección, edad y perfil en Facebook.

YA REFLEJADO EN EL CÓDIGO PENAL ESPAÑOL

El revenge porn es un fenómeno con cientos de páginas en activo. Poco a poco los países están incorporando nuevas leyes para regularlo e imponer multas y penas de cárcel. España, por ejemplo, ha sido uno de los últimos en reflejarlo en su Código Penal. El artículo 197.7 especifica que las penas de cárcel en España serán de hasta siete años para casos en los que sea el cónyuge o la pareja sentimental quien difunda las fotos sin permiso y haya fines lucrativos.

La Guardia Civil y la Policía Nacional tienen documentados casos que hablan de vidas destrozadas, de gente que deja su casa, el lugar donde vive y el trabajo, e incluso cambia de nombre, que deja de ver a familiares y amigos, cierra sus cuentas en redes sociales, se hunde por la ansiedad, las crisis nerviosas y las depresiones y que, a veces, acaban en un intento de suicidio o en la propia muerte por culpa de esta presión insoportable.

Es muy complicado lograr estadísticas de esta práctica. Sin embargo, en EEUU existe una página web, End Revenge Porn, que trata de elaborarlas. Según sus conclusiones, uno de cada diez amantes ha amenazado alguna vez a su pareja con exponer material comprometido y el 60% de ellos ha cumplido esas amenazas. El 90% de las víctimas son mujeres, el 93% han sufrido un “significativo daño emocional” al afrontar esta exposición humillante y el 49% ha sido acosado por algunas de las personas que recibieron el material.

Y ADEMÁS...

Ve a nuestra portada Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

NOTICIA PATROCINADA