INTERNACIONAL

Raúl Castro: "Obama es un hombre honesto al que admiro"

11/04/2015 18:25 CEST | Actualizado 11/04/2015 20:09 CEST

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha declarado este sábado que ha cumplido con el compromiso de entablar nuevas relaciones con Cuba que han llevado a un "histórico momento" en las relaciones entre ambos países, donde Washington "no será prisionero del pasado" y buscará el progreso en las relaciones con el Gobierno cubano a través del acuerdo en "valores universales comunes", independientemente de la "ideología". Estas son las primeras señales del deshielo entre EEUU y Cuba, adversarios desde hace más de medio siglo.

Mientras, el presidente cubano, Raúl Castro, comenzó su discurso durante la VII Cumbre de las Américas que se celebra en Panamá con el siguiente comentario: "Ya era hora de que yo hablara aquí" en nombre de Cuba. Castro ha eximido a Obama de la responsabilidad de la política desarrollada por los "10 presidentes" predecesores contra la isla caribeña. El presidente cubano ha calificado a Obama de "honesto", ha dicho que le admira y le ha pedido disculpas expresamente por su emotividad en "defensa de la revolución".

Ha asegurado, además, que admira su origen "humilde". "Pienso que su forma de ser obedece a ese origen humilde", ha argumentado. "Estas palabras las medité mucho. Las puse por escrito, las quité y las volví a poner. Y estoy satisfecho", ha explicado, entre las risas de los asistentes.

"EL BLOQUEO NO ES RESPONSABILIDAD DE OBAMA"

"Mientras exista el bloqueo, que no es responsabilidad del presidente, y que se codificó con una ley en el Congreso que el presidente no puede modificar, hay que seguir luchando y apoyar al presidente Obama en su intención de liquidar el bloqueo', ha afirmado Castro.

Además, ha valorado positivamente los pasos de Obama para sacar a la isla del listado de países patrocinadores del terrorismo. El mandatario cubano reiteró a Obama la disposición de Cuba al "diálogo respetuoso y a la convivencia civilizada" con Estados Unidos "dentro de nuestras profundas diferencias".

Obama, por su parte, ha asegurado en su primera comparecencia durante la cumbre: "Este momento histórico marca un nuevo inicio entre los pueblos de EEUU y Cuba. Ahora, son más los norteamericanos que podrán viajar a Cuba, con más comercio y con, potencialmente, más oportunidades y recursos para el pueblo cubano".

Por otro lado, ha recordado diversas cuestiones históricas nacionales y de la región de América Latina como el reciente desencuentro de Estados Unidos con Venezuela. "Venezuela no es ni puede ser una amenaza a la seguridad nacional de una superpotencia como los Estados Unidos", ha argumentado.

"VALORES UNIVERSALES" COMO PUNTO DE ACERCAMIENTO

"Estados Unidos no será prisionero del pasado, miramos al futuro, y este cambio representa un punto de inflexión para toda la región" ha afirmado en su discurso de presentación, eminemente pragmático y centrado en las oportunidades comerciales y económicas que representa una nueva relación entre Estados Unidos y las Américas, que describió "como la mejor que se ha visto en las últimas décadas".

Sobre su encuentro con Raúl Castro, Obama reconoció que, probablemente, existirán "diferencias significativas", pero sobre la base de "valores universales como punto de acercamiento". "Creo firmemente que si aprovechamos este impulso en nuestros puntos comunes cambiaremos las relaciones con Cuba", ha apuntado el presidente Obama.

Obama, además, aludió a la necesidad de concretar, a lo largo de esta Cumbre, "un nuevo entorno de seguridad por el que se buscará reforzar la seguridad del pueblo estadounidense mediante la reducción sistemática de la entrada de armas y drogas en Estados Unidos".

"HAY ARTÍCULOS OSCUROS EN NUESTRA HISTORIA"

Sobre las acusaciones de intervencionismo histórico formuladas por líderes como el presidente de Ecuador, Rafael Correa, Obama pidió pasar página.

"Soy el primero en reconocer que hay artículos oscuros en nuestra propia historia en los que no hemos cumpidos con los principios fundacionales del país", ha declarado. Sin embargo, y aun sabiendo que Estados Unidos "no puede reivindicar la perfección" sí "defiende la idea apropiada".

"Podemos hablar durante mucho tiempo de injusticias pasadas pero creo que también se usa a Estados Unidos como una excusa para esconder problemas domésticos pero con eso no vamos a alcanzar progreso alguno", hizo saber Obama directamente al presidente Correa.

"Seguiremos hablando de problemas de Derechos Humanos no porque respondamos a un ideal, sino porque nosotros, por nuestra propia historia, conocemos nuestros errores. Si no dijera nada, estaríamos traicionando nuestra propia historia", ha añadido.

"Lo que me interesa es resolver problemas, y trabajar con todos ustedes. Por eso hemos invertido tanto en nuestras relaciones, basadas en el respeto mutuo, y en el progreso", ha terminado el presidente.

TE PUEDE INTERESAR

Ve a nuestra portada Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter