Huffpost Spain
Montserrat Domínguez Headshot

Entrevista con la primatóloga Jane Goodall: "Salvar el planeta depende de cada uno de nosotros"

Publicado: Actualizado:
Imprimir

Medio siglo después de su primer viaje a África, Jane Goodall ya no patea los bosques de Tanzania, sino la selva de las grandes ciudades. Viaja incansable por todo el mundo con un objetivo: alertar de las terribles consecuencias para todos si seguimos adelante con este estilo de vida que abusa, explota y desprecia la naturaleza. Ahora sabe que para salvar a sus queridos chimpancés de Gombe es necesario salvarnos a todos.

"Me voy haciendo mayor, así que tengo mucho por hacer y me queda poco tiempo… Por eso no puedo parar de decir que aún no es demasiado tarde, que cada uno de nosotros puede marcar la diferencia si queremos salvar al planeta". La dama de 82 años que lanza este mensaje viaja 300 días al año y su última parada ha sido Madrid. Levantó de su asiento a un auditorio entusiasmado que la escuchó atentamente durante una hora para luego romper en un interminable aplauso.

Aún no es demasiado tarde, cada uno de nosotros puede marcar la diferencia

La doctora Goodall es una de las científicas más influyentes del mundo. Fue pionera en el estudio de los chimpancés salvajes del parque natural de Gombe, en Tanzania, y la observación meticulosa de su comportamiento revolucionó las ideas hasta entonces comunes sobre estos simios, alterando así la propia definición de qué nos diferencia a los humanos de nuestros más directos parientes en la escala evolutiva. Descubrió que eran capaces no sólo de utilizar herramientas, sino de fabricarlas —algo que se consideraba exclusivo del Homo Sapiens—, y describió a lo largo de 20 años de convivencia con los primates una compleja vida social en la que los chimpancés demuestran tener emociones: no sólo miedo o alegría, también compasión, solidaridad, tristeza, o violencia extrema.

goodall

"Los animales sienten como nosotros, algo que yo ya había aprendido de mi perro antes de comprobarlo con los chimpancés. Pero en aquel entonces —los años 60— los científicos estaban escandalizados porque se creía que los sentimientos eran exclusivamente humanos, así como la capacidad de fabricar herramientas. Me decían que no podía poner nombres a los chimpancés que estaba observando, sólo números. Estaban tan equivocados…"

En 1960, cuando tenía 23 años, embarcó rumbo a África desde su Gran Bretaña natal sin haber pasado por la universidad. "No podíamos permitírnoslo. Veníamos de una durísima postguerra, pero era mi sueño. Y mi madre, a diferencia de todos los que se reían de mí cuando les decía que quería vivir con animales en África, me apoyó en todo momento. Nunca olvido lo que me dijo: 'Si realmente quieres algo, trabaja duro para conseguirlo, aprovecha cada oportunidad que se te presente, y sobre todo, ¡nunca te rindas! Incluso si tienes 40 o 50 años, nunca es tarde para perseguir tus sueños".

Mi madre me dijo: 'Si realmente quieres algo, trabaja duro para conseguirlo, aprovecha cada oportunidad que se te presente, y sobre todo, ¡nunca te rindas!'

Finalmente, Goodall consiguió su doctorado en Etología en Cambridge. Alguien la ha definido como la primera divulgadora de la era pop; a su talento innato como comunicadora se unió National Geographic, que desde el principio confió en ella y financió su investigación, y la dio a conocer al mundo a través de centenares de artículos, libros, documentales y películas. Hoy en día, los vídeos de sus juegos y abrazos con los chimpancés siguen cosechando éxitos.

Cuando ya era una celebridad, dio otro giro a su vida: entendió que para salvar a sus queridos primates del riesgo que suponía la deforestación de los bosques, tenía que luchar por salvarnos a todos de un estilo de vida que abusa, explota y desprecia la naturaleza.

goodall jovenes
Goodall charlando con jóvenes tras su conferencia en Madrid

"La gente siente que es muy poca cosa y que no puede hacer nada ante la inmensidad del problema, pero si cada uno de nosotros, cada día, tomamos conciencia de lo que hacemos: lo que compramos, de dónde viene, si ha sido fabricado por niños esclavos o causa sufrimiento a los animales de esas granjas-factorías, o proviene de una agricultura intensiva con abuso de productos químicos… Si al principio somos cien, luego mil, y luego millones, el cambio sí es posible. Y los niños lo saben". Por eso, vuelca sus esfuerzos en proyectos como Roots & Shoots, presente en 130 países del mundo y que, a través del instituto que lleva su nombre, sirve para ayudar a chicos desde la infancia hasta la adolescencia a buscar proyectos que sean transformadores. "Da igual que sean chicos del campo o la ciudad, ricos o pobres: debe seleccionar tres proyectos, uno enfocado a los animales de su entorno, otro a las personas, y otro a la biodiversidad".

Hay otra prioridad en su trabajo: acabar con la pobreza. "Cuando volví a Gombe en los 90 había mucha más población que en los 60, y era la supervivencia la que les empujaba a talar los árboles: necesitaban comida o combustible. Por eso creamos un programa que se ha extendido ya a 52 poblados, con mucho éxito. Colaboran con el sostenimiento del parque natural y están reforestando la zona para crear corredores que permitan a las colonias de chimpancés viajar de un lugar a otro en su hábitat natural. Damos microcréditos a las mujeres para que saquen adelante sus propios proyectos: siempre devuelven el dinero. Y tenemos un programa de becas para que las niñas puedan seguir estudiando después de la pubertad, hasta la universidad si es posible. La educación y el empoderamiento hace que las mujeres puedan planificar su maternidad, y así reducimos el tamaño de las familias…. Sí, aliviar la pobreza es posible, y lo estamos demostrando en seis países africanos".

goodall fotos

Goodall, visitando la exposición Animalista, promovida por Capital Animal en La Casa Encendida.

Somos avariciosos y tenemos que empezar a tomar decisiones éticas

Goodall defiende en todos los foros posibles que es imprescindible frenar el crecimiento de la población si pretendemos aspirar a un modelo sostenible. "No solo los superricos; nosotros, la gente normal, tenemos mucho más de lo que necesitamos. Somos avariciosos y tenemos que empezar a tomar decisiones éticas. ¿Realmente necesitamos todo lo que compramos? Hay que plantar cara a los economistas que dicen que el desarrollo económico no puede tener límites: en un planeta con recursos limitados, ¡no tiene sentido!". Los ojos de esta venerable dama se encienden cuando cuenta que esta reflexión tiene sus frutos: uno de los los asistentes a sus charlas decidió no cambiarse de casa a una más grande tras escucharla, y otros dos dedicaron a sus proyectos el dinero que habían pensado invertir en coches de lujo.

jane goodall 11

Goodall ha visitado en MadridRainfer, un refugio y centro de rehabilitación de primates —la mayoría procedentes de incautaciones o de circos— que está pasando por serios problemas económicos. Se ha entrevistado con la alcaldesa Manuela Carmena y ha visitado la exposición Capital Animal en la Casa Encendida. Le pregunto por los toros, si alguna vez ha ido a alguna corrida. "¡No podría! ¡Si ni siquiera soporto ver las fotos!", exclama horrorizada. Y añade: "Pero es verdad que hay distintos niveles de crueldad. Y si tuviera que escoger, preferiría la vida del toro bravo a pesar de esa muerte terrible, a la brutalidad cotidiana de esas vacas encerradas en esas granjas intensivas…"

Antes de despedirnos, Goodall me confiesa sentirse emocionada por el cartel de bienvenida a los refugiados que ha visto colgado en la fachada del Ayuntamiento de Madrid. "No es lo habitual. Cuando piensas lo que está haciendo Australia con los refugiados, todos esos muros que se quieren levantar contra la gente que huye del horror de la guerra en Siria y Afganistán…Tenemos que vivir en paz y armonía con los animales, pero también con otras culturas, otras naciones, otras religiones".

goodall montse 2
Hojeando con Goodall un ejemplar en español de Tarzán, de E.R. Burroughs, el libro que leyó de niña y le hizo soñar con viajar a África


El emocionante abrazo de la chimpancé Wounda al ser puesta en libertad a su cuidadora, la veterinaria ferrolana Rebeca Atencia, y la doctora Goodall, en el Centro de Rehabilitación de Tchimpounga, RDC

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

Ve a nuestra portada   Facebook   Twitter Instagram Pinterest