Huffpost Spain

De la pantalla a las tablas: cómo se preparó el 'Dirty Dancing' teatral (VÍDEO)

Publicado: Actualizado:
Imprimir

El verano de 1953 prometía ser un tostón para Baby. A la joven de 17 años le tocaba pasar tres intensas semanas con sus padres, el doctor Jake Houseman y su mujer Marjorie, y con su hermana mayor Lisa, con la que tenía poco o nada en común. Sin embargo, el hotel Kellerman, donde estarían hospedados, escondía una sorpresa que convertiría aquel verano en el verano de su vida.

Seguro que muchos identifican esto con Dirty Dancing, la película que protagonizaron Patrick Swayze y Jennifer Grey en 1987 y que cuya historia de amor ha ido pasando de generación en generación. ¡Imposible encontrar a alguien que no se haya emocionado viendo el baile final! Y casi 30 años después de su estreno en cines, llega su versión teatral, que este jueves 1 de diciembre se estrena por primera vez en España. Estará hasta el 5 de febrero en el Teatro Alcalá de Madrid y del 9 de febrero al 12 de marzo en el Teatro Tívoli de Barcelona.

"No hay prácticamente ninguna diferencia con la película. Únicamente se profundiza un poco más en algunos personajes", cuenta el director Federico Bellone a El Huffington Post durante un descanso en uno de los ensayos previos al estreno.

Bellone aterriza en España tras haber dirigido la obra en Reino Unido, Italia, México y Bélgica. "No es un musical al uso. Es una obra con canciones y números musicales, pero los diálogos no se cantan", matiza el director, que ha pasado el último mes y medio ensayando junto a los 27 actores que componen el casting final, la coreógrafa Marta Melchiorre, el director musical Pedro Arriero y el resto del equipo creativo. "Las canciones son un complemento. No se cuenta la historia a través de las canciones", refuerza Iñaki Fernández, productor de Dirty Dancing.

Christian Sánchez, quien se encarga de hacer de Johnny Castle (Patrick Swayze), insiste en este aspecto. "Yo lo llamaría obra teatral con canciones", asegura tras el primer ensayo con escenografía, al que asiste El Huffington Post. En Dirty Dancing, que debutó en teatro en 2004 en Australia con la aprobación de su creadora Eleanor Bergstein, hay tres escenarios giratorios y el público cambia de espacio hasta 75 veces en las algo más de dos horas que dura el espectáculo. "Técnicamente es muy complicado por la escenografía", añade Fernández.

Hay muchos cambios de escenario, de ropa y hasta de pelucas. ¡Es un no parar! Aunque lo más difícil, como era de esperar, llega cuando toca bailar Time of my Life. Tanto Sánchez como Amanda Digón, quien da vida a Baby, sienten presión ante ese momento. "El salto es de lo que más práctica require y da más miedo porque es lo que viene la gente a ver", apunta Digón, quien prefirió no fijarse demasiado en el papel de Jennifer Grey para preparar su personaje y se fió más de las indicaciones del director.

Y no, no hubo lago para preparar el salto. Si había fallo, Johnny Baby iban directos al suelo.

LOS NÚMEROS DE DIRTY DANCING

Más de 1.000 aspirantes. El casting para encontrar a la perfecta Baby, al Johnny adecuado y al resto del elenco se celebró este verano en Madrid con gran éxito.

Ocho horas al día, seis días a la semana. Los ensayos de Dirty Dancing empezaron en octubre. Los protagonistas arrancaron el 17 de octubre (un mes y medio antes del estreno), y tres días después se empezó a unir el resto del equipo.

27. Es el número de personas que componen el elenco del espectáculo: actores, principales y secundarios, bailarines y también músicos.

Cuatro instrumentos. Es un cuarteto el que pone la música en directo en Dirty Dancing: un contrabajo, una trompeta, un saxo y un batería.

Más de 500 prendas de ropa. No hay descanso en el backstage y los cambios de vestuario no paran. Son necesarias 17 cajas para que quepa todo el vestuario de la obra.

22 vestidos. Son los que luce Baby (Amanda Digón) durante la representación, 13 en la primera parte y nueve en la segunda.

18 pelucas. Dos son para la actriz que interpreta a Baby —pelo seco y pelo mojado— tres son para las otras tres protagonistas y el resto (salvo una) para el elenco femenino, que alterna entre personal del hotel y clientela. La peluca número 18 la luce uno de los chicos cuando tiene que hacerse pasar por alguien mucho mayor.

Tres escenarios giratorios. Estos elementos son los que sirven para recrear el hotel Kellerman, al que Baby, su hermana mayor y sus padres acuden el verano de 1963.

75 cambios. Esos tres escenarios giratorios sirven para recrear el hall, el comedor, los cuartos del personal, el jardín, las habitaciones y el sótano del personal. Al final de la obra, que dura algo más de dos horas, cambia de lugar 75 veces.

150 aparatos de luz componen el diseño de iluminación que ha diseñado el italiano Valerio Tiberia.

Close
25 aniversario de 'Dirty Dancing'
de
Compartir
Tuitear
PUBLICIDAD
Compártelo
cerrar
Esta imagen

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

Ve a nuestra portada   Facebook   Twitter Instagram Pinterest