TENDENCIAS

Hay verdaderos motivos para amar incondicionalmente la pasta

17/01/2017 13:31 CET | Actualizado 17/01/2017 13:35 CET
GETTY IMAGES

A la boloñesa, a la carbonara, al pesto… Espaguetis, macarrones, tortellini, ravioli… Existen variedades y recetas para todos.

Si te paras a pensarlo, seguro que en tu entorno hay gente reacia al queso, a la leche, a la carne roja o a las verduras. Pero, ¿a la pasta? No, eso es más raro. ¿Por qué nos gusta tanto? La edición francesa del HuffPost se ha hecho esta pregunta este martes 17 de enero, Día Internacional de la Cocina Italiana. Estas son las respuestas:

Una atracción adquirida desde pequeños


Al igual que el pan (y al contrario que la col, el plátano o la cerveza), la pasta tiene un sabor lo suficientemente básico como para poder asimilarlo desde la más tierna infancia. "El sabor de la pasta es muy poco marcado. No es una atracción innata, pero se adquiere muy rápido y no existe un freno particularmente fuerte a esta adquisición", señala a Le HuffPost Nicolas Darcel, maestro de conferencias en AgroParisTech.

Este especialista en Neurociencia del comportamiento alimentario añade que el organismo identifica rápidamente este alimento "como una buena fuerte de energía". La pasta está compuesta por glúcidos complejos, que se encuentran en los almidones y las féculas. Tienen un importante papel energético y todas las células —sobre todo las nerviosas— los utilizan.

Por tanto, además de tener un sabor que no requiere aprendizaje (otros sabores, como los del café o la cerveza —es decir, el amargo— nos repelen cuando somos niños, aunque luego aprendamos a amarlos), la pasta es muy nutritiva. Ya van dos motivos para adorarla.

Una cocina al alcance de todos

A esas cualidades se añade la facilidad de cocinarla. Independientemente de que seas un chef o de que apenas sepas picar cebolla, la cocción de la pasta está al alcance de todo el mundo. "Los platos de pasta pueden ser rápidos, simples, buenos para la salud, nutritivos y variados, ya sean unos simples espaguetis con aceite de oliva, ajo y pimentón o una elaborada lasaña", escribe el chef británico Jamie Oliver en su libro.

"Se pueden crear platos de todo tipo con ella. Está buena y es saciante. Su vida útil es muy larga, así que se puede guardar sin problema en la despensa hasta que se nos ocurra una receta", explica a la BBC Jim Winship, miembro de una asociación de cocina italiana.

Para todos los bolsillos

A todo esto se añaden las ventajas económicas. Que levante la mano todo aquel que no se haya alimentado (exclusivamente) de pasta en su época de estudiante. Pocos alimentos son tan nutritivos por tan poco dinero.

Por otro lado, la pasta se exporta muy bien en el mundo. Por este motivo, aunque los platos más conocidos vengan de Italia o de China, se come a lo largo y ancho del planeta. "La pasta siempre ha sido un producto industrial. Es una de las cosas que ha contribuido a su éxito: son fáciles de transportar y duran mucho; tienen el gen comercial", explica a la BBC John Dickie, profesor de italiano y autor de un libro sobre la cocina italiana. Pero "es un fenómeno cultural, no industrial", precisa. "A la gente le gusta estilo de vida de los italianos y su cocina simple, esencial".

¿El resultado? Todo el mundo come pasta y es muy probable que sigan haciéndolo, al menos por costumbre. "Es un plato familiar para muchas personas y la familiaridad con un producto resulta determinante para nuestra capacidad de aceptación hacia él", resalta Nicolas Darcel.

¿Sabes ya qué receta vas a elegir para celebrar este bonito día?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Este artículo fue publicado originalmente en la edición francesa de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del francés por Marina Velasco Serrano

Recetas de pasta casera

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest

ESPACIO ECO