ECONOMÍA

Cuatro argumentos que demuestran que Europa no ha dejado atrás la crisis

La Unión Europea da por finalizada la Gran Recesión diez años después de su inicio.

09/08/2017 22:26 CEST | Actualizado 09/08/2017 23:40 CEST
Getty Images/iStockphoto

La crisis financiera global comenzó hace diez años y condujo a la peor recesión de la Unión Europea en sus seis décadas de historia. La Gran Recesión no se inició en el continente, pero las instituciones de la UE y los Estados miembros debieron actuar resueltamente para contrarrestar su impacto y subsanar las deficiencias de la puesta en marcha inicial de la Unión Económica y Monetaria. "La acción decisiva ha dado sus frutos", afirma la Comisión Europea en un comunicado emitido este miércoles, "hoy, la economía de la UE se está expandiendo por quinto año consecutivo".

Y continúa: "El desempleo está en su nivel más bajo desde 2008, los bancos son más fuertes, la inversión está aumentando y las finanzas públicas están en mejor forma".

Pues no. La recuperación no es global ni europea. España ejemplifica cuánto se pueden matizar estas afirmaciones. De lo particular a lo general, estos cuatro argumentos ofrecidos este miércoles por la Comisión Europea para dar por zanjada la crisis financiera pueden desmontarse así:

EL DESEMPLEO ESTÁ EN SU NIVEL MÁS BAJO DESDE 2008

El promedio europeo se situó a cierre de 2016 en el 78,2%, lejos del 82% que registraba al inicio de la crisis pero por encima del mínimo del 75,4% alcanzado en 2013. Para más inri, la tasa española se encuentra diez puntos por debajo de la media comunitaria. España tiene la tercera tasa de empleo más baja de la Unión Europea para recién graduados, con un 68%, sólo por delante de la que presentan Italia (52,9%) y Grecia (49,2%), según un informe del Instituto de Estudios Económicos (IEE) a partir de datos de Eurostat.

Se crea empleo.Vale, sí, pero... Por tipología de trabajo, los principales adjetivos que acompañan al empleo en España son precario, temporal y sumergido.

Las señales de que en el mercado laboral español hay más precariedad que en los de su entorno más próximo no son pocas. El país es campeón de Europa en temporalidad. La tasa media en el conjunto de la Unión fue de un 32,4% entre los jóvenes empleados en 2016, mientras que en 2017 esa tasa era del 17%, según datos del informe Mind the Gap, de Randstad. Mientras, la temporalidad entre los asalariados con edades entre 15 y 64 años se sitúa en un 14,2%, según el Instituto de Estudios Económicos (IEE). El mayor porcentaje se sitúa entre los contratados con edades entre 15 y 29 años. En 2016, alcanzó el 56,5% hasta suponer más del doble que la tasa entre la población en edad de trabajar, que ha alcanzado un 26,1% en el país.

España también destaca por el subempleo, un concepto que engloba a aquellos trabajadores a tiempo parcial que quieren trabajar más horas. Este colectivo suma cerca de 1,413 millones de trabajadores y representa el 51,4% de la población ocupada frente al 20,9% de promedio europeo, en datos de Eurostat.

La recuperación ha aflorado cerca de 250.000 empleos sumergidos en España. La economía sumergida supone el 18,6% del PIB en España, mientras que en Francia y Reino Unido se sitúa en el 9,7% y 9,9% respectivamente, según Randstand.

LOS BANCOS SON MÁS FUERTES

Sí, claro, que se lo pregunten a los accionistas de Popular. En una entrevista a Financial Times, Elke König, presidenta del Mecanismo Único de Resolución de la Eurozona, aseguró que "las directrices sobre las ayudas estatales adoptadas por la Comisión Europea en 2013 han quedado desfasadas" desde que la UE tomó medidas para asegurarse de que los bancos puedan ser desmantelados para evitar el efecto contagio. Si lo dice ella, no le vamos a rebatir.

La crisis está lejos de darse por terminada. Italia ha inyectado 17.200 millones de euros a dos bancos venecianos (Banca Popolare di Vicenza y Veneto Banca), 5.200 millones directamente y 12.000 en forma de garantías. Esto a pesar de que la Comisión Europea consideraba que las dos entidades no suponen un riesgo sistémico. Ya.

Vamos a por más. Hasta julio pasado, la Comisión Europea valoraba la creación de un banco malo para paliar el problema de la morosidad bancaria en la Unión. Pero no. La propuesta, lanzada a principios de año por la Autoridad Bancaria Europea, se dio de bruces con Alemania y el Banco Central Europeo. El Ecofin propuso como alternativa el desarrollo de un mercado secundario de activos tóxicos. Por lo que de fortaleza, nada de nada.

LA INVERSIÓN ESTÁ AUMENTANDO

Aumentando, sí, pero cuánto, cómo y dónde. El Plan de Inversiones para Europa, el conocido como Plan Juncker por el apellido del presidente de la Comisión Europea (Jean Claude), tiene previsto destinar 315.000 millones de euros en inversiones privadas y públicas hasta 2018.

El Fondo Europeo para las Inversiones Estratégicas utiliza financiación pública para movilizar inversión privada adicional y ofrece cobertura del riesgo de crédito a la financiación proporcionada por el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y por el Fondo Europeo de Inversiones (FEI). Estaba previsto que el Fondo (21.000 millones de euros) lograra un efecto multiplicador global de 1:15. Esto significa que, según las previsiones, por cada euro de dinero público que utilice el Fondo se generarán 12 euros procedentes de inversores privados y tres euros desde el BEI.

Y ahí estamos. España es uno de los países más activos de la UE a la hora de presentar proyectos y conseguir financiación bajo el Plan de Inversiones para Europa para impulsarlos. Entre los ya adjudicados está el desarrollo tecnológico y digital de Bankia. También figura una ayuda para Grifols Biociencia, una empresa privada que, según señala el Banco Europeo de Inversiones en su justificación,"no opera en el sector de los servicios públicos y que no tiene la condición de entidad adjudicadora, que por lo tanto, no está cubierto por las directivas de la UE sobre adquisiciones y, sin embargo, se espera que los procedimientos de adquisición del promotor se ajusten a las directrices del BEI para los proyectos del sector privado". "Los servicios del Banco verificarán los detalles durante la diligencia debida del proyecto", apunta. Otra destinada a ampliar las redes de distribución del gas en el país. Un proyecto más consiste en un préstamo marco para financiar inversiones en accesos ferroviarios y vial en puertos estatales. Y otro más aumentará la flota de autobuses en Las Palmas. Entre otros.

Ustedes juzgarán la repercusión en la economía real: una de cal y otra de arena.

LAS FINANZAS PÚBLICAS ESTÁN EN MEJOR FORMA

España, Francia y Reino Unido siguen tutelados por la Comisión Europea, al haber incumplido estos tres Estados miembro el objetivo de déficit de la Unión Europea (3% del PIB). Grecia salió del procedimiento de déficit excesivo en julio pasado, al pasar de un déficit del 15,1% en 2009 a un superávit del 0,7% en 2016.

España, con un déficit del 4,33% en 2016, todavía se sitúa lejos del 1,21% que registró en 2007.

Eso.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

NOTICIA PATROCINADA