Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Montserrat Domínguez Headshot

72 horas para desmontar el PSOE

Publicado: Actualizado:
PEDRO SNCHEZ
REUTERS
Imprimir

Qué inmensa tristeza produce contemplar los cuchillos envenenados sobrevolando Ferraz, con unos parapetados dentro y otros improvisando ruedas de prensa en la calle. Quizás era inevitable que esta batalla -que lleva larvándose desde que Pedro Sánchez llegó a la secretaría general hace dos años- saliera a la superficie. Quizás era hasta bueno que dejara de dirimirse en los pasillos, los grupos de Whatsapp y reservados, a golpe de murmullos e indirectas. Lo que no era previsible y no puede ser bueno es la virulencia con la que ha estallado, la aceleración que está tomando en las últimas 72 horas y la amenaza cierta que supone de dejar al partido hecho unos zorros durante mucho tiempo. De momento, invalida al PSOE para ofrecer a los ciudadanos una solución al impasse político en el que llevamos instalados desde el 20 de diciembre de 2015.

El PSOE ha implosionado, y ni el bando de Pedro Sánchez ni el de los críticos -si utilizamos la tremenda palabra que ha usado el propio Sánchez para hablar de sus compañeros- está en condiciones de atender a otra cosa que no sea la batalla interna por el poder. Los votantes que fueron fieles al PSOE el pasado 26 de junio tienen razones de sobra para pasar del estupor al cabreo.

En 72 horas se ha desatado la tormenta perfecta. El mal resultado de los socialistas en las elecciones vascas y gallegas del domingo -dos territorios históricos en los que ha llegado a gobernar- empujó a varios dirigentes del sector crítico a enseñar los dientes. Sánchez, que juega en casa, dió un triple mortal para evitar hacer autocrítica por la derrota de sus candidatos y el lunes soltó el órdago: congreso ordinario en octubre y antes primarias, con voto de los militantes, para escoger al secretario general. Si quieren mi puesto, vino a decir, que den un paso adelante: ¡fuera las caretas! Pero hizo algo más: repartir los papeles. "Quienes quieran ser subalternos de Rajoy (absteniéndose en su investidura) que lo digan y que se enfrenten a mí. Y como no quiero terceras elecciones, voy a intentar un gobierno alternativo con Podemos y Ciudadanos."

El relato es letal para sus críticos, y tramposo porque no es un auténtico trilema. La idea fuerza -"intentaré un gobierno transversal"- resulta inverosímil: Podemos sólo dará su apoyo si entra en un gobierno de coalición, y Ciudadanos jamás lo apoyará. La opción de contar con los votos de nacionalistas e independentistas, difícil pero no imposible, no es tal para buena parte del socialismo. Mucho menos desde este mismo miércoles, cuando el president Puigdemont ha puesto fecha para un segundo referéndum de independencia: lo convocará, con o sin acuerdo con el gobierno, en septiembre de 2017. La agenda del govern catalán para construir un estado propio es la que es, el apoyo de la CUP tiene el precio que tiene, y no ha lugar para compromisos. La cuestión catalana no desaparece porque en La Moncloa siga un gobierno en funciones y el PSOE esté en sus cosas.

El puñetazo en la mesa de Sánchez y lo endeble de su oferta, sumado al miedo a unas terceras elecciones que pueden dejar más noqueado aún al partido, ha empujado a los críticos a salir a la luz. Notablemente, a Susana Díaz, dispuesta a estar en la cabeza o en la cola (sic) de la alternativa a Sánchez. Su labor de zapa a lo largo de estos años es imprescindible para entender la exasperación de Sánchez, pero también es una burda caricatura dividir al PSOE en dos bandos, pedristas y susanistas. Hay muchas más figuras de peso en el partido que no entienden a su secretario general ni comparten sus estrategias, y eso no les convierte en palmeros de la presidenta andaluza. Desde luego, no son subalternos de Rajoy, sino líderes que han derrotado al PP en las urnas y llevan sus espaldas una larga experiencia política. Tampoco son los políticos del IBEX, como trata de desacreditarlos Podemos.

Son voces como la de Felipe González. Hoy en la SER mostró su estupor por un Sánchez que le consultaba unos planes -la abstención en la investidura de Rajoy- para luego hacer exactamente lo contrario.

La maniobra de dimisión de 17 miembros de la ejecutiva con intención de desalojar a Sánchez parece una chapuza y un despropósito: poco menos que anunciaron el nombre de la gestora que sustituía al líder, mientras este se atrincheraba en Ferraz y metía la quinta marcha hacia el congreso extraordinario, sin convocar la comisión de garantías que aclare esta absurda situación. Todo anticipa una batalla cruenta y absolutamente estéril para los ciudadanos. Eso sí, el secretario general cuenta con que ganará de mano una votación entre los militantes, lo que es más que probable. Llega tarde la pedagogía sobre cuál es el auténtico sentido de una abstención que permita gobernar a Rajoy, sobre el precio que tendría esa abstención y sobre el papel de un PSOE en la oposición frente un gobierno débil y necesitado de pactos. Demasiado tarde. Los leales a Sánchez están manejando bien la simplificación de la era de Twitter: o congreso extraordinario ya o es que no quieres oír a los militantes. O estás conmigo, o estás con Rajoy. ¿Lo ven? Cabe perfectamente en un tuit.

La guerra civil en el PSOE no ha hecho más que empezar. Gane quien gane, mande quien mande difícilmente podrán recomponer la profunda desconfianza que sus batallas provocan entre quienes más les necesitan.