01/04/2020 09:56 CEST | Actualizado 01/04/2020 09:56 CEST

INSTRUCCIONES PARA… Montar el dormitorio de tus sueños

Porque el insomnio también desaparecerá.

Los días empiezan y acaban en tu dormitorio… Y dependiendo de lo que en él suceda —en todos los sentidos— los comenzarás con energía y ganas, y los acabarás relajado y feliz. En definitiva, tu habitación es una de las estancias fundamentales de tu casa y en la que debes concentrar muchos esfuerzos para que sea ese oasis de descanso, calma, amor y bienestar.

Ahora, piensa: ¿Te gusta tu dormitorio? ¿Es ese lugar perfecto al que te retiras buscando paz? ¿Te sueles levantar de buen humor y descansado? ¿Es este el espacio donde se te ocurren las mejores ideas?

La llegada del buen tiempo es un momento perfecto para proponerte dar un cambio radical a esa estancia para ponerla confortable, bonita e inspiradora.  ¿Por dónde empezamos? 

 

PASO 1. Elegir la cama

ALEJANDRO ESTOCOLMO

Aquí no hay que escatimar esfuerzos porque se trata de garantizar un descanso reparador. Empieza por “elegir el colchón que mejor se adapta a tu forma de dormir: firme si duermes de espaldas o de firmeza media si duermes de lado”, aconseja María Lizarraga, interiorista de Ikea. También puedes usar un colchoncillo para proteger el colchón principal y conseguir una capa extra de confort.

No desdeñemos el papel de la almohada en este sentido: “Debe tener la firmeza adecuada para que el cuello quede alineado con la espalda, duermas mejor y no te levantes con frecuentes molestias en el cuello”, apunta la interiorista al respecto .

Un consejo si te gusta adornar la cama con muchos cojines: elige, sobre todo, cojines cuadrados que te puedes colocar detrás cuando te sientas a leer en la cama. 

 

PASO 2. Todo ordenado

ALEJANDRO ESTOCOLMO

La cama sin hacer, el armario como si hubiese explotado una bomba dentro de él, el aparador lleno de pequeñas cosas que no sabes de dónde han salido y los cojines por el suelo… ¿A qué te genera mucha ansiedad?

Tener la casa ordenada reduce el estrés. Y ese orden es más importante en el dormitorio porque además te ayudará a descansar mejor.

En este sentido María Lizarraga aconseja “analizar tus necesidades y distribuir bien el espacio para colocar una solución para cada cosa”. Por ejemplo, un tocador con cajoneras para la ropa más pequeña; cajas y joyeros para tus complementos; un perchero para dejar colgada la ropa del día; y un armario con percheros, baldas y cajones donde tener la ropa impecablemente ordenada, como siempre has soñado.

 

PASO 3. En busca de la luz ideal

ALEJANDRO ESTOCOLMO

La luz natural siempre es uno de los grandes atractivos de las estancias de una casa… Pero hemos de pensar que en el dormitorio no solemos pasar muchas horas del día, así que a partir de ahí tenemos que tener en cuenta que nuestra habitación necesita tres tipos de iluminación artificial. 

Una luz general que ilumine desde el techo toda la habitación para cuando entramos o salimos. Otra luz debe ser funcional, en este caso junto a la cama para leer o en el tocador para maquillarte. Y también hay que pensar en una ambiental, que cree ambiente antes de irte a dormir y que debe ser tenue, cálida y de baja intensidad.

La luz, además de crear atmósfera, también influye en nuestro descanso. Si nos exponemos a luz muy intensa antes de irnos a dormir podemos retrasar la producción de melatonina y eso hará que nos cueste más conciliar el sueño.

 

PASO 4. Sin pasar frío ni calor

ALEJANDRO ESTOCOLMO

Pues eso, ni sudando por la noche, ni agazapado bajo el edredón porque te mueres de frío. Las dos cosas nos molestan cuando estamos durmiendo e interrumpen nuestro descanso.

Las recomendaciones de los expertos son claras: dormir con una temperatura constante de unos 18 º,  así que vigila la calefacción o el aire acondicionado. 

Y no descuides la ropa de cama. Si eres muy friolero, hazte con un cálido edredón y elige siempre textiles naturales en la ropa de cama. El material influye en la regulación de la temperatura así que hay que prestar atención.


Paso 5. Ponla bonita

ALEJANDRO ESTOCOLMO

La decoración ya depende del gusto y la personalidad de cada uno —o de cada dos—. 

Eso sí, como recomendación general advertiremos que para crear un espacio agradable y relajante, mejor utilizar colores claros —tierra, pasteles, blancos..— que colores vivos —rojos, naranjas, azules...— que impregnan un ambiente destinado al descanso y el relax de demasiada energía.

Y el último consejo de la interiorista de Ikea: “No recargues demasiado el espacio ni las paredes para no transmitir agobio ni estrés”.

¿Necesitas información e inspiración? Encuéntrala en Ikea.