INTERNACIONAL

El beso de Marsella: un icono en la defensa de los derechos de los homosexuales (FOTO)

24/10/2012 17:11 CEST | Actualizado 25/10/2012 14:06 CEST

Julia y Auriane, de 17 y 19 años, se encontraron por casualidad en una manifestación convocada en la localidad francesa de Marsella en contra del matrimonio gay. Era sólo una de las protestas celebradas en 75 ciudades del país. Todas con el mismo objetivo: decir no al matrimonio entre personas del mismo sexo y a la posibilidad de que pudieran adoptar.

Las dos chicas reconocen que no son homosexuales. Aun así, se plantaron en mitad del acto de protesta en Marsella y, en un “gesto de pura y simple solidaridad” con los homosexuales, se fundieron en un largo beso.

marsella

(haz click para ampliar)

El momento fue captado por el fotógrafo de la agencia francesa AFP Gerard Julien. Nada más publicarse, se convirtió en todo un fenómeno en las redes sociales en Francia. La propia agencia aseguró en Twitter, a los pocos minutos de distribuir la imagen, que se había retuiteado casi 3.000 veces.

En Le HuffPost, nuestra edición francesa, la foto tuvo en Facebook más de 11.000 "me gusta', casi 1.400 comentarios y fue compartida por 5.600 usuarios.

LEE EN LE HUFFPOST LA NOTICIA Y TODAS LAS REACCIONES

El beso se produce en un momento crucial para el movimiento político en favor de los derechos de homosexuales, bisexuales, lesbianas y transexuales, ya que se debate la introducción en Francia del matrimonio gay.

¿Por qué lo hicieron? Las dos jóvenes explican que "no hay que ser homosexual para estar a favor" del matrimonio gay, en declaraciones a la revista gay Tetu. "Es un gesto de solidaridad, ni más ni menos. Estoy a favor de lo que esos manifestantes no quieren", aseguró Julia, que reconoce que también quería provocar a una multitud hostil hacia el matrimonio gay.

Según ha explicado el propio fotógrafo en su blog en AFP, el ‘beso de Marsella’ cogió a todos desprevenidos, como se puede comprobar en la imagen. “Los manifestantes se quedaron muy sorprendidos”, asegura.

Los besos más icónicos de la fotografía