"No he cumplido con mis promesas, pero he cumplido con mi deber". Esta ha sido una de las últimas frases pronunciadas por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el foro económico celebrado por The Economist en Madrid, donde el jefe del Ejecutivo ha hecho un repaso de la situación económica y política del país.

Terminada la charla, Rajoy se ha acercado al periodista encargado de conducir el evento para valorar la charla: "Bueno, ha estado muy bien, han sido las preguntas importantes".

Preguntas que han tratado temas como la escasa valoración de la política por parte de los ciudadanos o la tensión del Gobierno central con Cataluña. Antes, Rajoy ha hablado sobre economía y ha asegurado que España crecerá en la última parte del año 2013 y que la reforma laboral ya está, a su juicio, cambiando el patrón del mercado laboral.

"Ya se están observando los indicios de un cambio de patrón de ajuste del mercado de trabajo", ha asegurado el presidente del Gobierno, quien admite, sin embargo, que el número de ocupados ha bajado "y mucho" en 2012. Dicho esto, ha querido resaltar "un dato que a veces se olvida", que una cuarta parte de los empleos perdidos corresponden al sector público.

Como ya ha hecho otras veces, Rajoy ha pedido tiempo para ver el impacto de la reforma laboral "en todo su potencial".

El jefe del Ejecutivo ha asegurado que mantendrá su tendencia reformista en 2013, un año que seguirá siendo de dificultad económica, y ha avanzado que Hacienda recaudó más de 11.500 millones en la lucha contra el fraude fiscal en 2012, un 10,1% respecto a 2011.

Sobre Cataluña, ha mostrado su "total y absoluta convicción" de que "la inmensa mayoría" de los catalanes quieren seguir perteneciendo a España porque "con Cataluña nos une todo". "No veo por qué se quiere privar a algunos catalanes de su condición de españoles", ha remachado.