POLÍTICA

Expresidentes en acción: De los 'dardos' de Aznar al talante de Zapatero (VÍDEOS)

22/05/2013 19:52 CEST | Actualizado 22/07/2013 11:12 CEST

El expresidente del Gobierno José María Aznar ha provocado un terremoto político al no descartar un posible regreso a la política. También por las críticas a la gestión del Ejecutivo de Mariano Rajoy, designado por él como su sucesor, con petición de bajada de impuestos incluída.

Con esta nueva aparición polémica, Aznar suma ya unas cuantas a su lista de alocuciones públicas desde que dejó La Moncloa.

De los cinco expresidentes del Gobierno, es sin duda uno de los que más astillas levanta entre propios y extraños cada vez que abre la boca.

Más activo pero quizás menos polémico se ha mostrado Felipe González, mientras que Adolfo Suárez y José Luis Rodríguez Zapateros han mantenido, por razones diversas, un perfil más bajo. Leopoldo Calvo Sotelo, ya fallecido, fue el presidente más breve de la democracia y mantuvo, hasta su muerte, un papel meramente institucional.

Este es un repaso a las actividades de los expresidentes desde que dejaron el Gobierno:

ADOLFO SUÁREZ

Suárez gobernó España durante cuatro años y medio con la Unión de Centro Democrática (UCD). Dimitió por las divisiones internas de su partido el 29 de enero de 1981, anunciándolo en un mensaje televisado.

Desintegrada la UCD, volvió a presentarse a las elecciones del 28 de octubre de 1982 bajo las siglas del Centro Democrático y Social (CDS), un partido formado junto a otros exdirigentes de la UCD. No venció, pero logró un escaño como diputado por Madrid, que revalidó en 1986 y 1989. En 1991 dimitió como máximo dirigente del CDS tras los malos resultados en las elecciones municipales y locales, abandonando definitivamente la política.

Desde entonces se mantuvo en la sombra, sin apenas realizar apariciones públicas. En 2003 participó en un mitin del Partido Popular en Albacete en apoyo de su hijo como candidato a la presidencia de Castilla-La Mancha. Fue la última aparición pública de Suárez, quien sufre una enfermedad neurodegenerativa y se mantiene en un delicado estado de salud. De hecho, las últimas noticias sobre el primer presidente de la democracia han estado siempre relacionadas con su salud.

FELIPE GONZÁLEZ

Felipe González llegó al poder el 28 de octubre de 1982 y dejó La Moncloa el 3 de marzo de 1996. Tras catorce años en el Ejecutivo, González ha sido el expresidente que ha mantenido un papel político más destacado: ha concedido numerosas entrevistas, ha aparecido en programas de televisión y ha apoyado en mítines a Zapatero y a Rubalcaba en esta última etapa.

Tras la derrota del 96, González renunció a la Secretaría General del PSOE en junio de 1997, siendo sustituido por Joaquín Almunia. Pero no dejó la política activa. Fue diputado por Madrid en el Congreso hasta las elecciones del año 2000, cuando se presentó por Sevilla. Renunció a presentarse en 2004.

González preside la Fundación Progreso Global (de la Fundación Ideas del PSOE) y es presidente de Honor de la Fundación Tomás Meabe, situada en la calle Ferraz (sede del PSOE). Además, sigue formando parte del Comité Federal del PSOE y del Consejo de Política Internacional del partido. Por ese motivo, no es extraño verle en mítines del partido y en conferencias políticas en los últimos años, dando su respaldo a los candidatos socialistas.

Desde diciembre de 2009 hasta el año pasado presidió el Consejo de Participación del Parque Nacional de Doñana, pese a que Ecologistas en Acción pidió en 2012 que dejara el cargo; y desde 2010 forma parte del Consejo de Administración de Gas Natural Fenosa. Desde que dejó el Gobierno ha publicado cuatro libros: El Socialismo (1997), El futuro no es lo que era (2001), Memorias del futuro (2003) y Mi idea de Europa (2011) a raiz de su experiencia como presidente del comité de sabios que elaboró un informe sobre el futuro de la UE.

JOSÉ MARÍA AZNAR

Agazapado pero no oculto, Aznar está siendo un expresidente al que todos esperan y algunos temen. Sus declaraciones suelen ser dardos que vuelan en todas las direcciones posibles: tanto dentro como fuera de su partido.

Llegó al poder el 3 de marzo de 1996 y lo abandonó el 14 de marzo de 2004, con la llegada de Zapatero tres días después de los atentados terroristas en Madrid. Una derrota que nunca olvidó y en la que siempre vio una mano negra detrás: la de ETA.

Por eso, al poco de dejar el Ejecutivo, pasó a ser presidente de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES). Esta plataforma le ha servido para lanzar ataques al Gobierno socialista bajo el lema "España se rompe", y para opinar sobre los asuntos internos de su partido, del que fue nombrado presidente de honor.

Miembro del Consejo de Estado, también ha impartido clases en la Universidad de Georgetown, desde donde ha respaldado las tesis neoliberales dando cursos sobre Europa.

A esta actividad hay que añadir su incorporación a los consejos de administración de varias empresas, como el grupo mediático News Corporation, propiedad de Rupert Murdoch; la división para América Latina de J.E. Robert; y el Comité Asesor de Centaurus Capital, del que fue despedido en 2009. Ha escrito varios libros desde que dejó el Gobierno. En el último 'Memorias I', publicado en 2012, reconocía que Rajoy no era su primera opción en la sucesión.

JOSÉ LUIS RODRÍGUEZ ZAPATERO

Ganó las elecciones el 14 de marzo de 2004 y dejó el poder el 20 de noviembre de 2011. Desde entonces, sus apariciones públicas apenas se cuentan con los dedos de una mano. No porque esté alejado de la política.

Es presidente de la Fundación Progreso Global, forma parte del Consejo de Estado y participa en conferencias y forums internacionales. Entrevistas, pocas. Apenas media docena en más de un año alejado de La Moncloa y un par de tribunas en los periódicos.

Su tono, autocrítico y moderado. Admite su responsabilidad en la crisis, sus errores en la gestión económica, opina sobre lo que debería hacer el BCE y sobre Cataluña y la deriva independentista del actual Gobierno de la Generalitat.

Publicará un libro, pero no se trata de unas memorias, sino una reflexión sobre la crisis económica.