POLÍTICA

Luis Bárcenas, en la cárcel: ¿Tirará de la manta el extesorero del PP?

28/06/2013 08:44 CEST | Actualizado 28/06/2013 09:28 CEST
GTRES

¿Tirará Luis Bárcenas de la manta ahora que está en prisión? Esa es la pregunta que todos se hacen tanto dentro como fuera del PP.

Con la resaca tras la vorágine informativa del jueves por la tarde, los diarios reflejan ahora esta cuestión y los periodistas que habitualmente siguen la información del Partido Popular analizan tanto la figura del extesorero como sus posibles reacciones.

Desde el diario La Vanguardia, Carmen del Riego asegura que en el PP "creen que el encarcelamiento de Bárcenas no agrava la situación del partido, sino que más bien liga con la frase empleada por la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, para describir la postura que adoptaba la dirección del partido: 'Que cada uno aguante su vela'". "Y esa es la frase que más se repitió ayer en el PP, de puertas adentro", añade la periodista.

Aún así apunta que "quienes están en los papeles de Bárcenas estaban más nerviosos". "Pese a todo, la dirección del PP asegura no tener miedo a que Bárcenas pueda tirar de la manta. "Pues que tire", dicen y añaden que no tienen miedo al chantaje, porque "no hay con qué chantajear a Rajoy", indica.

María Jesús Güemes, de la Cadena SER, apunta a que la mayoría en el PP cree que Bárcenas terminará tirando de la famosa manta:

"Hay quien comenta que ojalá, porque eso serviría para que se aclarase por fin todo y se depuraran responsabilidades hasta el final. Lo dicen todos aquellos que, confiesan, tienen la conciencia tranquila. Pero también resaltan que son muy conscientes de que habrá algunos cargos que estén "de los nervios". Creen que estarán "muy preocupados porque se conozca la verdad". Sobre todo, los que figuran en los papeles de Bárcenas. El jefe del Ejecutivo, entre ellos. "Pero lo que no puede ser es que un Gobierno esté secuestrado. Si tiene que hablar, que lo haga. Pero que se acabe este asunto cuanto antes. Este martirio", señala un histórico diputado del PP".

En El País, Carlos Cue y Francesco Manetto recuerdan que Bárcenas "dejó caer en todos los círculos que él sabía muchas cosas que no debían ser contadas" pero que hay dirigentes del PP que piensan que "es un asunto ya amortizado":

"Esta trayectoria, la de un hombre dispuesto a todo que llegó a denunciar a su partido por robo, hacía temer a muchos por su reacción. Aunque otros creen que es un asunto ya amortizado, que ya ha hecho todo el daño que podía hacer, nadie sabe realmente qué tiene, qué puede sacar, hasta dónde puede llegar en su venganza. “Bárcenas conoce el partido mejor que nadie y tiene uno de los abogados más prestigiosos de España. Se sentía poderoso, intocable. Y ahora se va a ver en la cárcel, algo para lo que, según él mismo había contado, no está preparado. Su reacción es imprevisible”, resume un dirigente".

Sobre su carácter reflexiona Mayka Navarro en El Periódico de Catalunya:

"Bárcenas había empezado a creer que era intocable. (...) Es el verdadero señor de esos secretos y, seguramente por eso, este exsenador grandote, vanidoso y de aspecto chulesco hasta que abre la boca y aflora una voz aflautada, creyó que con él nunca se atreverían. Por si acaso, se encargó personalmente de lanzar mensajes que algunos pudieron interpretar incluso como amenazas. (...) Ayer, en los círculos políticos de Madrid decían que seguramente Bárcenas dormiría más tranquilo que algunos dirigentes del PP. (...) Ahora falta por ver si está dispuesto a tirar de la manta. Si lo hace, más de uno terminará con los pies fríos".

Ignacio Camacho, se adelantó este lunes en ABC a asegurar que Bárcenas podría terminar entre rejas y destacó que el extesorero del PP se estaba poniendo nervioso ante la falta de respaldo desde el PP y el Gobierno:

"Bárcenas tiene que declarar este jueves ante el juez Ruz, y lleva semanas enviando mensajes de presión sotto voce. (...) Está empezando a dar muestras de nerviosismo al ver que nadie le echa los cables que esperaba. (...) Sus amenazas de dar el cante tienen un problema y lo sabe: que por poco 'carcelero' que sea Ruz, un magistrado sin ningún entusiasmo por la prisión preventiva, una declaración explosiva le forzaría a meter al imputado entre rejas. Que es justo lo que el extesorero pretende evitar a cualquier precio y lo que ha motivado su hasta ahora gélida estrategia negacionista".

En los próximos días veremos si el extesorero del PP tiene tanto poder como algunos intuyen o si se trataba de puro humo.