POLÍTICA

Los médicos cargan contra la reforma del aborto y piden incluir el supuesto de malformación

15/02/2014 18:20 CET | Actualizado 15/02/2014 18:20 CET
EFE

La Organización Médica Colegial (OMC), el organismo que representa a los médicos colegiados de España, ha pedido este sábado que la nueva ley del aborto incluya el supuesto de malformación grave o enfermedad incompatible con la vida del feto para que la mujer pueda someterse a la interrupción voluntaria del embarazo.

La Asamblea General de la OMC, que representa a todos los colegios médicos de España, ha aprobado una declaración institucional sobre el anteproyecto de ley, que ha aprobado el Gobierno, en la que recuerda que los poderes públicos son responsables de conciliar sensibilidades diferentes.

Además, subrayan que la mujer "no ha de ser considerada una enferma mental", que las menores deberían poder interrumpir su embarazo sin conocimiento de sus padres cuando esa información "provoque un conflicto grave, manifestado en violencia intrafamiliar o amenazas", y que la objeción de conciencia sólo debe estar contemplada para las actuaciones "directas" y no las indirectas.

LA MUJER, CONSIDERA "UNA ENFERMA MENTAL"

El texto señala que la mujer que decide abortar "no ha de ser considerada ni definida de antemano como una enferma mental" y considera que "no es aceptable que una decisión tan importante quede en manos de terceros".

Según está redactado el anteproyecto, la malformación fetal en sí misma no será motivo legal para abortar, salvo que cause un "grave peligro para la salud psíquica de la madre".

Además, la OMC manifiesta ser consciente de la "inequidad" que puede derivarse por la transposición de la directiva europea de asistencia sanitaria, que permitirá que cualquier española que desee abortar en los plazos que establecen los respectivos países de la Unión Europea, salvo Irlanda y Malta, pueda hacerlo si asume su coste.

Los médicos piden introducir en la nueva ley que se permita a una joven de 16 o 17 años abortar sin informar a sus padres "cuando aleguen fundadamente (certificado por servicios sociales) que [la información de que está embarazada] provocará un conflicto grave, manifestado en el peligro de violencia intrafamiliar, amenazas, coacciones, malos tratos o se produzca una situación de desarraigo o desamparo".

APOSTAR POR LA EDUCACIÓN SEXUAL

Además, aboga por una educación sexual y reproductiva "decidida" y el acceso gratuito a la píldora de emergencia (del día después) en los centros de salud y de orientación familiar.

La declaración institucional considera "necesario promocionar y favorecer activamente políticas específicas y de apoyo económico a la maternidad responsable y especialmente a familias con hijos con minusvalías y necesidades de cuidados específicos".

La OMC recuerda que los médicos no pueden negar, ocultar o manipular información para influir en la decisión de la madre sobre la continuidad de su embarazo, por lo que la objeción de conciencia del médico se puede admitir en acciones directas pero no en actuaciones indirectas.

Los colegios médicos consideran que la ley debería especificar que la interrupción voluntaria del embarazo debe ser realizada "por personal sanitario cualificado para ello".