POLÍTICA

El PP rechaza instar a la retirada de símbolos, calles, títulos y honores franquistas

17/06/2015 19:40 CEST | Actualizado 18/06/2015 10:04 CEST
GTRES

El PP vuelve a rechazar una iniciativa para retirar los símbolos franquistas de las calles de España. Este miércoles ha vuelto a quedarse sólo en la Comisión Constitucional del Congreso votando contra dos propuestas que instaban al Ejecutivo a la retirada de varios símbolos de la dictadura, rebautizar las calles y plazas que lleven nombres de colaboradores de Franco y revocar los honores y títulos que el Estado concedió al dictador, a sus familiares y a sus acólitos.

Las proposiciones no de ley relativas a los símbolos y calles con reminiscencias franquistas llevaban la firma del PSOE y e Izquierda Plural (IU), mientras fue Amaiur quien presentó la que hacía mención a los títulos, reconocimientos y honores. Las tres han sido apoyadas por todos los grupos de la oposición.

La iniciativa socialista, presentada por la diputada gallega Paloma Rodríguez Vázquez, reclamaba el cambio de nombre de varias de las calles, plazas y glorietas del Arsenal de Ferrol --ciudad natal de Franco-- que llevan los nombres de "El Generalísimo" y varios de sus almirantes como Luis Carrero Blanco.

También solicitaba la retirada del escudo franquista que todavía preside la fachada del antiguo edificio de aduanas de Ferrol, dependiente del Ministerio de Hacienda, y que se procediera a sacar del Panteón de Marinos Ilustres que hay en San Fernando (Cádiz) los restos mortales de Francisco y Salvador Moreno Hernández, participantes en la sublevación de 1936 y colaboradores de la dictadura.

LA VIDRIERA DEL BANCO DE ESPAÑA DE ALICANTE

Por su parte, Ricardo Sixto, de IU-ICV, ha defendido la eliminación de todos los monumentos de exaltación franquista que sigue habiendo en Alicante, incluido el escudo que todavía puede verse en la vidriera del patio de operaciones de la sucursal del Banco de España de esta ciudad, así como que se renombren las calles que aún tienen nombres que remiten a la dictadura.

El representante del PP, José Ramón García Hernandez, ha recurrido a argumentos "jurídicos" para justificar su voto en contra, incidiendo en que en estos casos la clave es quién es el titular de los monumentos o calles afectados y si la retirada de determinada simbología respeta o no la Ley de Memoria Histórica, que abrió al puerta a que una comisión 'indultara' determinados elementos por motivos "histórico-artísticos" o "religiosos".

Así ha recalcado al PSOE que ya no existe la glorieta de "El Generalísimo" en el Arsenal de Ferrol y le ha recordado a Rodríguez que para exhumar los resto de cadáveres que ella quiere sacar el Panteón de Marinos Ilustres hace falta el consentimiento de los familiares. Respecto a la iniciativa de la Izquierda Plural, ha incidido en que los expertos se mostraron en contra de eliminar la vidriera del Banco de España por ser una de las muestras de art-decó más importantes de Europa.

Además, García Hernández ha aprovechado para subrayar que "la aplicación de la ley es siempre una cuestión jurídica" y que cuando se transforma en una "cuestión política" se torna "arbitraria" por lo que "no se llama democracia y es una amenaza para todos".

SEÑORÍOS DE MEIRÁS Y DUCADO DE FRANCO

De su lado, el diputado de Amaiur Jon Iñarritu, ha presentado la iniciativa para que se revoquen "todos aquellos honores y condecoraciones reconocidos por el Estado a Franco", sus familiares y sus colaboradores. Entre ellos, ha citado los de "grandezas de España" del Señorío de Meirás y del Ducado de Franco" que el Rey Juan Carlos concedió a la esposa y la hija del dictador en la Transición.

Al final lo que se votó fue una enmienda del PSOE al texto de Amaiur en la que insta al Gobierno a retirar en seis meses toda la simbología franquista y a "revisar la normativa sobre condecoraciones que dependan del Gobierno" y sean conmemorativas de la exaltación personal o colectiva de la sublevación militar, la Guerra Civil y la represión de la dictadura.

Pilar Cortés, diputada del PP, ha dejado claro que su grupo no iba a respaldar nada que no estuviera previsto en la Ley de Memoria Histórica, una norma en la que, ha recalcado, no se hace mención alguna a los títulos nobiliarios u otras distinciones, quizá porque cuando se tramitó no se alcanzó un acuerdo al respecto.

Además, Cortés ha señalado que algunos ayuntamientos como el de Madrid o Lugo ya han revocado los títulos honoríficos de alcalde que en su día concedieron a Franco, que las condecoraciones dejan de tener efecto cuando fallece el distinguido y que los títulos nobiliarios no llevan aparejada ventaja económicas o fiscal alguna.