Huffpost Spain
Antonio Ruiz Valdivia Headshot

Joan Baldoví: "Habrá 'sorpasso' al PSOE en votos, en diputados está por ver"

Publicado: Actualizado:
BALDOV
Joan Baldoví | CARLOS PINA / EL HUFFINGTON POST
Imprimir

Está inmerso en la lectura de ¡Tierra, tierra!, de Sándor Marái. Le está fascinando. Una mujer mayor se le acercó en un mitin en la anterior campaña en el puerto de Sagunto y le regaló el libro con una maravillosa dedicatoria. Lo guardó para cuando tuviera más tiempo. Ahora que ha finalizado esta brevísima legislatura lo ha sacado del cajón.

Joan Baldoví (Sueca, Valencia, 1958) vive estos días con una sensación “amarga” y de “impotencia” al no haberse logrado formar Gobierno. Él y los otros tres diputados de Compromís lo intentaron hasta el final. El último día de la fallida ronda de consultas buscaron atraer in extremis a Podemos y al PSOE a través del Acuerdo del Prado -inspirado en el pacto valenciano del Botánico-.

Baldoví y los suyos no lo lograron, aunque llegaron a creer que era posible durante unos minutos. “Soy un optimista empedernido”, afirma. Ahora le molesta el “silencio” que reina en el Congreso de los Diputados. Toca encarar una campaña en la que se marca lograr un diputado más en la Comunidad Valenciana con una lista de confluencia en la que estén Compromís, Podemos y EUPV.

Desde su despacho en el Congreso y bajo la mirada de una figurita de Barack Obama, pronostica que habrá Gobierno “antes de la Virgen de Agosto”. Quiere que vuelvan a funcionar las Cámaras para llevar lo que dice la gente en la calle. Para ello, reconoce, pasea por las calles -le gustan los barrios que le recuerdan a los pueblos como Huertas, Lavapiés, Chueca y Malasaña- y escucha las conversaciones ajenas en el metro. Luego plasma todo ello en sus discursos, que siempre escribe escuchando jazz.

¿Qué sensación tiene estos días tras el fracaso de los pactos y el hecho de que haya que ir a elecciones?

Soy maestro y tengo la sensación cuando vuelvo al Congreso como la de esa semana cuando ya no hay niños. Un inmenso silencio, justo lo que no tenía que haber hoy en este Parlamento. Una sensación amarga y de impotencia por lo que hubiéramos podido hacer si realmente hubiésemos llegado a un acuerdo.

Los diputados de Compromís intentaron en el último momento ese pacto. ¿Por qué lo hicieron? ¿Se sintieron solos en ese paso?

Nos sentimos un poco solos. Fuimos los primeros que nos sentamos y los últimos que nos levantamos. Lo que vimos es que algunos estaban ya en modo electoral, sobre todo el PP, y nadie tomaba la iniciativa. Entendíamos que había otros que tenían más capacidad de tomarla, pero al final decidimos, a imagen y semejanza al pacto del Botánico, hacer un acuerdo donde nos pudiéramos sentir cómodos muchísimos, muy genérico, con solo cuatro folios. Lo hicimos justamente porque nadie hacía nada.

Ha habido muchas interpretaciones sobre el origen del intento de acuerdo. Un día antes hubo una reunión entre Mónica Oltra (Compromís) e Íñigo Errejón (Podemos) en Valencia. Ustedes dicen que se fraguó aquí entre los diputados de Compromís. ¿En qué lugar y a qué hora surge?

Surgió a media mañana entre el diputado Ignasi Candela y el asistente Alex Raga. Dijeron que iban a hacer algo y empezaron a pensarlo aquí en Madrid en el Congreso. Nos llamaron por la tarde a los otros diputados y contactamos con nuestros órganos de dirigentes para decirles que íbamos a hacer esto. Lo decidimos a las nueve y media de la noche. Yo lo lancé por la noche. No fue ni teatro ni salió de la conversación entre Oltra y Errejón. No lo sabían ni Podemos ni el PSOE. Fue así de rápido y espontáneo.

No fue teatro ni salió de la conversación entre Oltra y Errejón

¿Llegó a creer durante unos minutos que saldría adelante?

Sí, cuando comenzó a hablar Antonio Hernando y dijo que aceptaba 27 de los 30 puntos y que en tres podía haber matizaciones. Nos empezamos a acelerar. El jarro de agua fría vino cuando el PSOE dijo lo del Gobierno solo con ministros socialistas e independientes, la aprobación de dos presupuestos y la moción de confianza. Entendimos que esa era una manera sibilina de decir que no. Si éramos buenos para hacer a Pedro Sánchez presidente, entendíamos que merecíamos coparticipar en ese Gobierno.

¿En ese Ejecutivo quiénes hubieran sido el presidente y el vicepresidente?

Lo natural. Sin lugar a dudas, el presidente hubiera sido Pedro Sánchez y el vicepresidente quien nos hubiéramos puesto de acuerdo. No poníamos en duda que la Presidencia tenía que ser para el más votado.

"NO TENÍA EN MENTE SER MINISTRO"

¿Pensaba ser ministro?

Nunca rehúyo las preguntas. No tenía en mente ser ministro, pero entendía que si se lograba un Gobierno, tenía que haber un ministro valenciano.

¿Algún área?

Me gustaban dos: Hacienda, para resolver el tema de la infrafinanciación, o Fomento, para ver si en el tema de las inversiones llegábamos a tener una justicia que no ha sido amable con los valencianos y algunas autonomías del Mediterráneo.

(Sigue leyendo después de la imagen)
joan baldoví

Baldoví, en el Paseo del Prado

¿Por qué no se ha conseguido ese Gobierno de izquierdas?

Le pongo un ‘pero’ a nuestra propuesta: si la hubiésemos hecho cuatro día antes, probablemente habría tenido más recorrido. Era el minuto yugoslavo en el que en un momento podía cambiar el partido, como pasó en Cataluña. Era sincera, pero complicada. Yo no critico, pero lo único digo es que el PSOE probablemente no fue valiente a la hora de romper o de intentar moverse un poco de su posición del acuerdo con Ciudadanos. Había pasado un mes desde la sesión de investidura y no había habido más cera. Entiendo que si Sánchez quería ser presidente, tenía que haber movido ficha.

El PSOE no fue valiente a la hora de romper con Ciudadanos

¿Tenía que haber roto el acuerdo con C’s?

Claro, efectivamente. Tenía que haberlo roto o como mínimo abrirlo. Seguro que no nos hubiéramos puesto de acuerdo al cien por cien, pero si lo hubiera abierto, se habría generado una abstención en un sitio o un mayor número de diputados en otro. Había 167 parlamentarios en una posición. Si se hubiera movido el PSOE, probablemente hoy Sánchez sería presidente.

¿El mayor acierto y el mayor error de Podemos?

Algunas actitudes de Podemos, y así lo ha reconocido el propio Pablo Iglesias, no fueron las mejores para crear un ambiente propicio al acuerdo. Lo de la cal y las propuestas de ministros no fueron aciertos. Son cuestiones de formas. El mayor acierto fue cuando dijo que si era el problema, daba un paso atrás y se podía negociar el Ejecutivo. Ahí rectificaron la actitud de días anteriores y dejaron entrever que había posición favorable.

¿Y del PSOE?

Destaco la valentía de Sánchez de asumir la responsabilidad de hacer Gobierno. El desacierto más grande es no moverse un milímetro del pacto con Ciudadanos.

¿Qué va a pasar el 26-J?

Habrá vasos comunicantes en los dos bloques. Puede que Ciudadanos pierda algo y lo gane el PP. Y en el lado progresista puede haber trasvase de votos entre Podemos y PSOE. Creo que Podemos, las alianzas territoriales más IU van a tener más votos y diputados, y el PSOE puede que pierda algunos parlamentarios.

¿Habrá sorpasso de Podemos, las confluencias e IU al PSOE?

Mi pronóstico es que en votos sí, y en diputados está por ver.

¿Cree que habrá un Gobierno de izquierdas después de las elecciones?

Lo sigo viendo difícil, pero está en manos del PSOE para bien o para mal. Las matemáticas electorales dejaron al PSOE en una posición de ser el ingrediente necesario para todas las salsas. En la próxima legislatura tendrá que decidir qué quiere ser de mayor. La experiencia de este tiempo es clarificadora y no puede volver a hacer lo mismo. Tiene que ser valiente y decidirse entre una cosa y la otra.

Algunas actitudes de Podemos no fueron las mejores para crear un ambiente propicio

¿La campaña será diferente a la del 20-D?

Sí, porque en la anterior estaba muy presente la mayoría absoluta del PP. Eso tendrá un peso, pero la actuación de los grupos políticos durante este periodo de cuatro meses contará. La gente va a premiar a Compromís por su actitud dialogante.

(Sigue leyendo después de la imagen)
baldoví

Baldoví, en su despacho en el Congreso

El 26-J podría ir también en la lista con EUPV en la Comunidad Valenciana, ¿pueden ser la primera fuerza?

El reto sería mantener el magnífico resultado e intentar subir un diputado más. Es posible superar al PP en votos, aunque la ley electoral no permita que lo hagamos en escaños.

Ha surgido el debate estos días en la Comunidad Valenciana de una lista conjunta para el Senado junto al PSOE y Podemos. ¿Cómo está la situación? ¿Cuál es su apuesta?

Se ha hablado de manera informal. Apostaría por eso. La ley permitió que el PP con el 29% de los votos tuviera mayoría absoluta en el Senado, una cámara que puede dificultar y retardar cualquier ley. Sería partidario de hacer una gran coalición de la mayoría progresista.

Nos encantaría que Podemos y el PSOE se pudieran entender

Da la sensación de que Compromís se puede llevar mejor con el PSOE que Podemos con los socialistas…

En la Comunidad Valenciana no hay demasiados problemas. Podemos apoya al Gobierno autonómico. Estaría bien que ese modelo se pudiera dar aquí, que fuéramos capaces de entendernos. Si Compromís puede servir de piedra intermedia entre unos y otros, nos encantaría que PSOE y Podemos se pudieran entender. En ese papel de mediadores nos sentimos muy cómodos.

Hay que hacer de nuevo las listas, ¿sigue aspirando a ser el 'número uno'? ¿Lo han hablado ya?

Este sábado hablamos si mantenemos las listas o si hacemos primarias. En los dos casos, me gustaría volver aquí. Tengo ilusión y eso es fundamental en política. Durante estos cuatros años y cuatro meses he acumulado una experiencia que es buena que la pueda transmitir a mis otros compañeros.

Una de las primeras líneas rojas marcadas por Podemos al PSOE fue el referéndum en Cataluña. ¿Se volverá a pedir tras el 26-J? ¿Es partidario de ese requisito?

Ya hemos dicho que para nosotros no era una línea roja. Pero entendemos que los problemas se solucionan democráticamente: con diálogo o votando. Evidentemente el tema territorial tiene que aparecer en la formación del posible acuerdo. Entiendo que es una cuestión que no podemos soslayar y se ha de encarar con valentía.

"ERREJÓN ES UN TÍO MUY POTENTE"

Ya fue diputado en la anterior legislatura. ¿Qué le ha sorprendido de esta tan breve? ¿Y qué se ha repetido?

Lo que he visto repetido es que el PP es como si no aceptara que había pasado un tsunami y había perdido más de sesenta diputados. Y lo que sí me ha gustado es la irrupción de gente nueva. Este Parlamento era mucho más cercano a la gente, un reflejo de la sociedad, Ha habido política durante estos cuatro meses, tendrá que haber diálogo. Era algo difícil en la anterior.

A pesar de haber durado apenas unos meses, ¿quiénes han sido sus diputados revelación? ¿A quién le ha visto madera?

Para que no me digan sectario, algunos diputados jóvenes de Ciudadanos me han gustado. Me sorprendió Gabriel Rufián (ERC), por su manera peculiar de hablar. Me gusta Errejón, es un tío muy potente. También Xavier Domènech.

Hablando de Errejón, ¿ha percibido usted esa diferencia entre los ‘pablistas’ y los ‘errejonistas’? ¿Ha notado a la hora de negociar que existían esas dos almas en Podemos?

Solo he estado presente en mesas con Errejón, no puedo opinar de Iglesias. Me ha parecido que era una persona con cintura. También he visto un cambio de actitud en Pablo en el último mes.

¿Se atreve a decir una fecha para que haya Gobierno y quién será el presidente?

Soy un optimista empedernido, creo que tendremos Gobierno antes de que acabe el verano.

A lo mejor el presidente es otra persona que no lidere ninguna de las candidaturas

Haga su quiniela…

Creo que antes de la Virgen de Agosto -el día 15- tendremos Gobierno. A lo mejor el presidente es otra persona que no lidere ninguna de las dos candidaturas. En vista de empates técnicos, puede ser una buena manera de ponernos de acuerdo. Es un pronóstico osado. No descartaría un presidente consensuado y que no fuera ninguna de las personas que estuviera ahora mismo al frente de Podemos y del PSOE.

¿No se atreve a decir el nombre?

No, no, eso sería mucho.

¿Será su última legislatura en el Congreso la de después del 26 de junio?

El pacto con mi mujer es que esta es mi última legislatura. Ocho años es un tiempo suficiente y es bueno que entre gente nueva.

Defina a…

Mariano Rajoy: El pasado.

Pedro Sánchez: Valentía a medias.

Pablo Iglesias: El revulsivo.

Albert Rivera: Más de lo mismo.

Mónica Oltra: Eficacia.

Íñigo Errejón: El futuro.

Ximo Puig: Consenso.

Close
Joan Baldoví
de
Compartir
Tuitear
PUBLICIDAD
Compártelo
cerrar
Esta imagen

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Así funciona el Gobierno 'a la valenciana'

- El fracaso del 26-J

- Las "complicidades" de Oltra y Errejón

- 21 cosas que no sabías de Antonio Hernando

- Pedro Sánchez, el candidato que nadie esperaba

- El 'abrazo' de Sánchez y Rivera

- Fenómeno Compromís

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest