POLÍTICA

En directo: Pedro Sánchez dimite como secretario general del PSOE

01/10/2016 08:15 CEST | Actualizado 01/10/2016 21:33 CEST
AFP

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha presentado su dimisión después de perder la votación del Comité Federal por 132 votos en contra de celebrar primarias y un congreso extraordinario. "Ha sido un orgullo", ha comentado Sánchez, que sólo ha logrado 107 votos a favor, al anunciar su decisión.

Ha sido el fin de un día surrealista, caótico y de caos total en el PSOE. Tras más de diez horas de reunión, el Comité Federal socialista se ha convertido en un escenario de guerra entre sanchistas y críticos que se enfrentan por el liderazgo del partido y por la posición del PSOE respecto a la formación del Gobierno.

Finalmente, los contrarios a Sánchez se han impuesto. En su despedida ante los medios, el ya exsecretario general del PSOE ha calificado el día de su adiós como "intenso, de mucho debate, de mucho acaloramiento".

"Como avisé, si no prosperaba, yo no podía administrar una decisión que no compartía", ha dicho Sánchez tras explicar que la votación no le ha sido favorable.

"Hasta aquí lo que ha ocurrido. A partir de hoy, ¿qué decir? Hacer un llamamiento a la militancia, a los socialistas de corazón, para decirles que hoy más que nunca está justificado y hay que estar orgulloso de militar en el PSOE", ha concluido Sánchez, quien se ha marchado prometiendo lealtad y apoyo a la gestora que tomará, desde ahora, las riendas del PSOE.

UNA JORNADA ESPERPÉNTICA

En uno de los días más esperpénticos para el socialismo español, los dos sectores enfrentados no han logrado, durante más de diez horas, ponerse de acuerdo en nada: ni en qué votar, ni en cómo votar.

Tras numerosos recesos y en un creciente ambiente de tensión, los afines a Sánchez han pretendido iniciar una votación para decidir si se convocaba un Congreso extraordinario, algo que ha sido tildado por los críticos de "pucherazo" al ver que los 'sanchistas' sacaban una urna medio oculta para iniciar la votación, sin ninguna garantía de transparencia en el proceso.

Una vez detenida la votación y en medio de gritos e insultos, los opositores a Sánchez han iniciado una recogida de firmas para iniciar una moción de censura contra el secretario general en funciones.

Tras acumular 129 firmas, las han presentado ante la Mesa del Comité, controlada por afines a Sánchez, quienes han rechazado la inciativa.

Finalmente, para desbloquear la situación, se ha decidido votar la propuesta de Sánchez (convocar unas primarias y un Congreso extraordinario), pero a mano alzada. El resultado, el ya conocido: 132 votos contrarios a la propuesta del exsecretario general y sólo 107 a favor.

En la calle Ferraz, atestada desde las 8:00 de la mañana con decenas de cámaras, periodistas y simpatizantes de Sánchez se concentran en la puerta de la sede del PSOE en la madrileña calle Ferraz.

En el exterior se han vivido escenas de tensión a la entrada de algunos dirigentes, cuando militantes socialistas les han gritado "golpistas", "traidores", "no es no" y "Pedro, Pedro".

Algunos de los insultados han sido el diputado Eduardo Madina, el presidente de Aragón, Javier Lambán, y el expresidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda.