Huffpost Spain

Muere Fidel Castro: la Operación Mangosta, la CIA y las 638 formas en que trataron de asesinarlo

Publicado: Actualizado:
CASTRO ATENTADOS
GTRES
Imprimir

Fidel Castro ha sobrevivido a diez presidentes de EEUU. Pero no ha sido por gusto de los Servicios de Inteligencia estadounidenses. El líder cubano se convirtió en la obsesión de la CIA y el FBI desde que ascendió al poder, y fue objeto de multitud de atentados, algunos de lo más disparatados.

Se dice que el presidente John F. Kennedy pidió consejo al creador de James Bond para deshacerse de Castro, lo que arroja luz sobre las ideas más exóticas para asesinarlo. La web de la CIA reconoce varios de estos intentos y señala que, desde muy pronto, la agencia se dio cuenta de que no tendrían éxito.

"Es uno de los líderes más invulnerables del mundo", señala la CIA en su web, y apunta a Robert Kennedy como el pez gordo más obsesionado con Castro, particularmente tras el fracaso de Bahía de Cochinos.

El comité del Senado de EEUU que investigó los abusos de la Inteligencia norteamericana durante la Guerra Fría ha contabilizado hasta ocho atentados contra la vida de Castro perpetrados por la CIA entre 1960 y 1965.

638 FORMAS DE MATAR A FIDEL CASTRO

Un miembro del servicio de contraespionaje cubano asegura en un documental que fueron 638 los atentados contra la vida o la dignidad del líder cubano.

Fue emitido en 2006 en Channel 4, canal de televisión pública de Reino Unido, y detalla el complot de la CIA y Marita Lorenz para envenenarlo con una crema facial, intento que quedó en nada porque la joven, examante de Castro, seguía enamorada de él.

El documental también recoge estrategias para desprestigiar a Castro en lugar de matarlo: trataron de que se le cayera la barba empleando sales de talio e intentaron desorientarlo en directo envenenando con LSD su estudio de radio.

Aunque diversos analistas internacionales cuestionan una cifra tan elevada, sí se han contabilizado muchos intentos de acabar con la vida del líder caribeño. Los documentos de la CIA desclasificados en 2007 reconocen la existencia de la Operación Mangosta, una serie de operaciones ilegales encubiertas cuyo objetivo era acabar con el nuevo régimen en la isla.

La mayoría de los atentados contra la vida del revolucionario a partir de los años 70 fueron liderados por expatriados cubanos entrenados por la CIA pero oficialmente sin apoyo de EEUU. También son los más numerosos: según ABC, las legislaturas de Richard Nixon y Ronald Reagan acumulan 184 y 197 intentos, respectivamente, de acabar con la vida de Castro, aunque la mayoría se quedó en la fase de planificación.

PUROS EXPLOSIVOS, VENENOS, VIRUS, MAFIA...

Entre las exóticas formas en que intentaron asesinar a Castro se encuentran puros explosivos o envenenados con botulina, un traje de buceo infectado con tuberculosis, conchas-bomba colocadas en el fondo del mar (dada su afición al submarinismo), un boli que contenía una jeringuilla llena de una cantidad letal de nicotina y una bomba en el museo de Ernest Hemingway en Cuba.

También intentaron ejecuciones más simples, algunas típicas de asesino a sueldo con la participación de auténticos mafiosos, que trataron de envenenar su comida y bebida o de pegarle un tiro a plena luz del día en la Universidad de La Habana.

Otras contaron con la participación de guerrillas financiadas por la CIA que debían tomar el control de la isla tras el asesinato de Castro. Supuestamente, el intento más destacado lo iba a llevar a cabo un exsimpatizante del régimen, Rolando Cubela (alias Amlash). La operación se canceló después de resultar comprometida por filtraciones, según la CNN.

La CIA trató de envenenarlo también con una píldora de cianuro introducida en el batido de chocolate que solía tomarse en el Hotel Habana Libre, y con bacterias impregnadas en su servilleta. Todo fue en vano.

EL ÚLTIMO ATENTADO

El intento de asesinato serio más reciente que sufrió se desarrolló en el año 2000. Castro tenía programada una visita a Panamá, y se fraguó un plan para poner 90 kilos de explosivos debajo del podio desde el que hablaría.

El personal de seguridad cubano realizó el chequeó de seguridad habitual y ayudó a abortar la trama. Cuatro hombres fueron detenidos, entre ellos un exiliado cubano veterano de la CIA, pero recibieron un perdón presidencial poco después.

Las formas en que Castro se defendió de los ataques alcanzaron extremos tan ridículos como los atentados mismos. Su antigua asistente personal asegura que mandaba quemar toda su ropa interior tras ponérsela una sola vez, para que no pudieran envenenarla. Ha usado dobles y se ha cambiado más de 20 veces de residencia para despistar a posibles asesinos.

Toda precaución es poca para alguien cuya vida estuvo tan amenazada. Como dijo el mismo Castro una vez: "Si sobrevivir a atentados fuera un deporte olímpico, yo obtendría el oro".