TENDENCIAS

Los robots llegan a Amazon: su nueva tecnología creará 800 empleos en Cataluña

Amazon Robotics se instala en las plantas de Castellbisbal y El Prat con más de 3.300 máquinas.

26/04/2017 12:46 CEST | Actualizado 26/04/2017 13:51 CEST

Es una mezcla entre el futuro más tecnológico, ese que imaginábamos de niños en las películas, y algo tan mundano como una aspiradora gigante. Algo así podría definir qué es Amazon Robotics, la nueva apuesta de la compañía Amazon para España. Tras implantarse en una veintena de centros de EEUU y en tres de Europa (uno en Polonia y dos en Reino Unido), la empresa estadounidense se ha decantado por sus sedes catalanas para seguir jugando con sus robots.

Estas máquinas naranjas se estrenan en su gran nave de El Prat este 26 de abril, mientras que llevan casi un mes de prueba en la de Castellbisbal, más modesta y dedicada a Amazon Pantry (pedidos de alimentación regular, es decir, la compra semanal de pan de molde, refrescos...).

Amazon
Una de las máquinas de Amazon Robotics.

Resulta curioso ver moverse a estos robots, máquinas planas, naranjas y que pesan alrededor de 150 kilos. En la nave de Castellbisbal hay 350 y a la más grande en El Prat llegan 3.500. En la primera van a toda pastilla por una superficie de 17.000 metros cuadrados, mientras que en El Prat correrán por una zona específica y señalizada de 100.000 metros. Su cometido es mover las estanterías para acercar los productos a quienes preparan los pedidos que luego serán enviados a los hogares de, en este caso, toda la zona sur de Europa.

Fred Pattje, director de operaciones de Amazon en España e Italia, explica que Amazon Robotics es una tecnología creada por la propia empresa. Su cometido principal no es tanto ahorrar tiempo y desplazamientos a los trabajadores (aunque también: se evitan caminar entre seis y siete kilómetros al día en busca de tal o cual producto) si no ahorrar espacio. "Ya no tenemos pasillos", explica contento Pattje, mostrando que las estanterías están colocadas por toda la superficie del campo en el que se mueven los robots, que van acercando una u otra según sea necesario. Así, han logrado aumentar la superficie útil de la zona en un 50%.

Amazon
Robots de Amazon en Castellbisbal (Barcelona).

Estos robots y sus movimientos a 1,7 metros por segundo son listos, como solo un robot puede serlo, claro. Se mueven haciendo el recorrido más eficiente por pasillos que detectan gracias a códigos QR que van escaneando. ¿Que se cae un paquete al suelo y están a punto de atropellarlo? Lo saben y paran. Y, además, avisan a un responsable para que venga a recoger lo que estaba en el suelo. ¿Que tienen poca batería? Aprovechan lo que les quede para hacer algún viaje corto o incluso para ayudar a otro robot a cargar algo extra (cada uno soporta hasta 1.300 kilos) hasta llegar a su propia base para recargarse.

¿PUEDEN LOS ROBOTS GENERAR EMPLEO?

Entre quienes asistían a la presentación en la nave de Castellbisbal y veían moverse esas grandes máquinas a un ritmo vertiginoso (en una zona cerrada y con alta seguridad para que no haya incidentes) pendía una duda: ¿cómo puede un robot generar empleo, y no al revés? Desde Amazon lo explican: "Además de los 1.500 anunciados, crearemos 500 empleos en El Prat. Al no haber pasillos y aumentar la capacidad, también se aumenta la cantidad del producto tanto recibido como enviado y la capacidad de lo que podemos enviar y, por tanto, la demanda". De ahí la necesidad.

Además de esos 500 puestos logísticos, también habrá 100 más para ingeniería y tecnología (es decir, para la pura robótica). Eso solo en El Prat: en Castellbisbal se crearán 200 logísticos y otros 20 de ingeniería. Es decir, unos 800-850 en total. Por el momento, la tecnología no llegará a la planta de San Fernando de Henares, en Madrid, que no cuenta con la tecnología necesaria para que estos robots se muevan a sus anchas. Los puestos de trabajo ya pueden empezar a solicitarse a través de este enlace.

Amazon
Una trabajadora prepara un pedido con ayuda de los robots de Amazon (naranjas, bajo las estanterías) en el centro de la empresa en Castellbisbal, Barcelona.

"Los robots aúnan la inmediatez de Amazon con la solidez de nuestros procesos y nos ayudarán a entregar más rápido a los clientes", explica Pattje. Y eso que los tiempos son cada vez más cortos: desde que el cliente hace clic hasta que la caja se mete en el camión de reparto (que luego el reparto ya es otra cosa...) el tiempo medio es de dos horas y 45 minutos. Si no queremos esperar un minuto más, tenemos que echar mano del futuro. Esta vez, hecho robot.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Las primeras ventas de Amazon en 2017: un volante para la Play, un puzzle y una caja de clavos

Amazon quiere controlar tu casa y tu vida

Las ventas de vino y preservativos se disparan en Amazon en San Valentín

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest