POLÍTICA

Puigdemont, Junqueras, Colau y Forcadell reclaman a Rajoy un pacto para celebrar el referéndum

Se quejan de la "represión sin precedentes" del Estado español.

15/09/2017 09:23 CEST | Actualizado 15/09/2017 09:51 CEST
EFE
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, junto a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

Los líderes independentistas y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, han enviado una carta al presidente del Gobierno y al Rey para pedir un pacto entre todos ellos para celebrar el referéndum del 1-O.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y su vicepresidente, Oriol Junqueras, se han pronunciado en una carta conjunta con Colau y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, en la que piden a Rajoy no cerrarse al diálogo y mostrar disposición para negociar la celebración de la consulta.

En su carta conjunta, a la que ha tenido acceso Efe, piden un "diálogo abierto y sin condiciones" para "hacer posible lo que en democracia nunca es ni un problema ni aún menos un delito: escuchar la voz de la ciudadanía". Y añaden: "Nuestra disposición al diálogo ha sido, es y será permanente".

Piden un "diálogo abierto y sin condiciones" para "hacer posible lo que en democracia nunca es ni un problema ni aún menos un delito: escuchar la voz de la ciudadanía".

En la carta, según recoge El Mundo, recuerdan al Gobierno que la mayoría de los catalanes son partidarios del 1-O y piden la colaboración de Rajoy "para abordar de qué manera se puede llegar a un acuerdo para que los catalanes puedan votar en un referéndum".

"UNA OFENSIVA DE REPRESIÓN SIN PRECEDENTES"

Los cuatro se quejan de las negativas cerradas del Gobierno y defienden que ellos siempre han estado dispuestos a dialogar la consulta soberanista.

Entre las acusaciones contra el Estado, destaca que "ha empezado una ofensiva de represión sin precedentes, impidiendo actos públicos y amenazando a los medios de comunicación, hasta la detención del 75% de los alcaldes de Cataluña por mostrarse dispuestos a participar en el referéndum".

"El Código Penal español confirma que convocar un referéndum, aunque sea sin acuerdo, no es nunca un delito", señalan los cuatro firmantes.

Ahora, el Govern propone resolver el "conflicto" mediante un referéndum de autodeterminación que no cuenta con el "acuerdo" del Estado "como habría sido deseable y como se ha pedido reiteradamente por una amplia representación de los parlamentarios y de la sociedad catalanes", señalan.

"Hoy la justicia española está interrogando a responsables de aquel Pacto, aprobado por el Parlament y nunca invalidado por el Constitucional, como si se tratase de una actividad ilícita", denuncian. "Todo esto, pese a que el Código Penal español confirma que convocar un referéndum, aunque sea sin acuerdo, no es nunca un delito", añaden, destacando el apoyo "incuestionable" de la sociedad catalana.

LA SUSPENSIÓN DEL ESTATUT "ROMPIÓ EL PACTO CONSTITUCIONAL DEL 78"

En la misiva, remarcan que "los conflictos políticos se resuelven, en los sistemas democráticos, a través de propuestas políticas que son consecuencia de negociaciones y diálogo", pero la "respuesta" del Estado al caso catalán "siempre ha sido negativa o con un recorte insostenible", y recuerdan que el TC "tumbó" el Estatut aprobado en referéndum en 2006, lo que "rompió el pacto constitucional de 1978".

Con relación a esta carta, la alcaldesa de Barcelona ha señalado, en declaraciones a Catalunya Ràdio, que el objetivo de la misma es promover el "diálogo" y el "sentido común". "Vamos a reconducir esta situación que no lleva a ninguna parte y no es buena para nadie, ni para Cataluña, ni para España".

Vamos a reconducir esta situación que no lleva a ninguna parte y no es buena para nadie, ni para Cataluña, ni para España.Ada Colau

Colau ya había roto la víspera su neutral ambigüedad en lo referente a la consulta, que había mantenido durante las semanas previas, al prometer que en la ciudad de Barcelona "se podrá participar" en el referéndum y que se podrá hacer "sin poner en riesgo instituciones ni servidores públicos".