Huffpost Spain
Felipe González Headshot

Europa al límite

Publicado: Actualizado:
Print Article

¿Imagináis que los dirigentes europeos, en un ataque extemporáneo de lucidez, miraran la realidad de la Unión con ojos de ciudadanos de a pie?

El orden de sus preocupaciones se invertiría: el crecimiento y el empleo, que figuran en todos los pactos como el objetivo principal, empezaría a serlo de verdad. El resto de los problemas, como las deudas soberanas, los déficits y los ajustes correspondientes, así como la restructuración y saneamiento de las entidades financieras, pasarían a ser instrumentales.

Porque la economía real, la que genera riqueza y crea empleo, está destruyéndose a toda velocidad. Falta crédito, incluso para el circulante de empresas viables; los ritmos del ajuste presupuestario (necesario) son disparatados y no se está dispuesto a modularlos para sacarnos de la recesión. El que no crece no paga.

El problema de la deuda se está tratando como un problema de solvencia y la recesión que induce este tipo de actuaciones generará esa temida situación de insolvencia. Así, confundir esas políticas instrumentales con políticas finalistas nos está llevando al desastre. Por eso, de repente, viendo esta dramática deriva, los dirigentes deciden que:

1.- La Unión Monetaria no puede funcionar sin Unión Económica y Fiscal, y la ponen en marcha.

2.- Que el Banco Central Europeo va a actuar como si lo fuera plenamente, como la Reserva Federal, Como el Banco de Inglaterra y decididamente va a combatir la especulación contra la deuda soberana, va a fijar tipos acordes con las necesidades de la economía real y a facilitar liquidez suficiente.

3.- Que la Unión Europea funcionará como una Unión Bancaria, con reglas iguales para todos dentro del espacio que se comparte, con un fondo de garantía de depósitos europeo.

4.- Que se prohíben esas "operaciones a corto", puramente especulativas, que están destruyendo el valor de las empresas cotizadas sin ninguna relación con la viabilidad y rentabilidad de las mismas.

5.- Que se crea un sistema de "eurobonos" hasta el 60% de la deuda con tipos de interés razonables, como contrapartida a la Unión Fiscal y a la aceptación del Tratado de Estabilidad.

6.- Que el Banco Europeo de Inversiones crea un "fondo de inversión" a 4 años dotado con 200 mil millones de euros, e invita a otros participantes, desde China a los Países Árabes con excedentes de ahorro, a participar en el desarrollo de los proyectos de infraestructuras ya previstos y bloqueados, para tirar de la demanda y generar actividad.

7.- Que Alemania decide contribuir a ese tirón de la demanda con su excedente de capital animando la suya propia y mostrando al resto de Europa que quiere ser una Alemania europea y no lo contrario.

¡Uf! Perdón. Estoy hablando de la Unión Europea que avanza en la construcción de la Unión Política, como un espacio público compartido, en el que cada país cede soberanía y la comparte con los demás, con Instituciones eficaces que toman decisiones valientes y a tiempo. ¿Será posible?

 

Información cedida por ver más