TENDENCIAS
21/08/2013 13:41 CEST | Actualizado 21/08/2013 13:48 CEST

Cristo de Borja: un año del Ecce Homo que se convirtió "ecce mono" (FOTOS)

AFP

Hace justo un año las redes sociales vivieron el que quizás fue el mayor divertimento viral en España el año pasado. El 21 de agosto de 2012 se convertía en uno de los temas más comentados en Twitter el Cristo de Borja, mal restaurado con toda la buena intención del mundo por Cecilia Giménez, una octogenaria vecina del municipio aragonés que saltó a la fama mundial con un Ecce Homo rebautizado en internet como Ecce Mono.

El Heraldo de Aragón se hizo eco de la información que había sido recogida en primicia el 7 de agosto en la web del Centro de Estudios Borjanos. El del cineasta Álex de la Iglesia fue uno de los primeros tuits celebrando el Ecce Homo de Borja:

La iglesia ha recibido más de 57.000 visitas en los últimos 12 meses, con el Ecce Homo convertido en atractivo turístico, según datos facilitados a Afp. Aquel primer fin de semana de fama hubo hasta colas en la pequeña iglesia del siglo XVI que lo acoge, el Santuario de Nuestra Señora de la Misericordia. Y, así, poco a poco quedó atrás la polémica sobre si debía ser restaurado para eliminar el rastro de caricatura pop que le dio Cecilia Giménez al Ecce Homo que había creado Elías García Martínez un siglo atrás.

Cecilia Gimenez, que vivió con agobio aquellos días y que defendió ante las cámara que lo había hecho sin esconderse y que "el cura lo sabía", recibirá parte de los beneficios que ha generado el inesperado éxito de su obra.

A través de una fundación puesta en marcha por el Ayuntamiento de Borja la iglesia comenzó a cobrar un euro por visitante. Lo recaudado se destinará a fines "caritativos", tanto en el caso del consistorio como en el de la ya famosa restauradora, según ha declarado a Afp el abogado de Cecilia, Antonio Val-Carreres, que considera importante "dejar claro que nadie ha querido sacar dinero de esta situación".

"Ahora parece que todo el mundo está contento", decía hace días a Cecilia Giménez a el Heraldo de Aragón, el diario que popularizó el caso de esta peculiar restauración. Sin embargo, los descendientes de Elías García Martínez no apoyan que la obra se quede como está.

"Algunos quieren que se restaura, lo que probablemente ya sería imposible, y otros lo que piden es que se quite de la Iglesia y se lleve a algún otro lado", dijo a Afp el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Borja, Juan María Ojeda. Tanto el Ayuntamiento como los abogados de Cecilia Giménez han indicado que compartirán con los descendientes los derechos de imagen si cambian de opinión.

En esta galería recordamos el juego que dio en redes sociales el Ecce Homo de Borja o "ecce mono" aquel 21 de agosto de 2012 y en los días posteriores:

PRIME DAY