POLÍTICA
08/10/2013 12:28 CEST | Actualizado 08/10/2013 14:14 CEST

Alaya imputa a Álvarez los delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos

EFE

Frente a frente. La juez del caso de los ERE, Mercedes Alaya, ha imputado los delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos a la exministra de Fomento y exconsejera de Economía y Hacienda de la Junta de Andalucía, Magdalena Álvarez, según abogados personados en la causa.

Álvarez declara este martes ante Alaya, que la ha relacionado directamente con el escándalo de los ayudas fraudulentas a través de expedientes de regulación de empleo. Tras comunicarle los hechos que le imputa, ha comenzado el interrogatorio de la juez a la imputada en un ambiente de "tranquilidad" y "plenamente normal, sin tensión alguna".

La magistrada le ha preguntado, para comenzar, sobre el sistema de las transferencias de financiación utilizado para el pago de las ayudas investigadas, y Magdalena Álvarez le ha contestado que dicho sistema no lo inventó ella, sino que "es una transposición de normas españolas" y que "ya existía" en otras comunidades autónomas españolas.

NIEGA PRESIONES PARA SOLUCIONAR LA TENSIÓN SOCIAL

Álvarez ha negado haber recibido presiones para permitir el sistema de los ERE y conceder las ayudas para solucionar la tensión social en empresas en crisis.

La exconsejera de Economía andaluza ha defendido la legalidad de las ayudas y ha dicho que no se debe confundir la herramienta presupuestaria con el uso que se hacía de ella.

Al cabo de dos horas de declaración, según abogados presentes, la discusión entre la juez Mercedes Alaya y la exconsejera se ha centrado en cuestiones técnicas sobre si las subvenciones a empresas podrían concederse mediante el sistema investigado de las transferencias de financiación.

Magdalena Álvarez ha defendido la legalidad de este sistema de transferencias de financiación y ha precisado que ella a continuación ignoraba el uso que la Consejería de Empleo hacía de ellas.

Según los citados abogados, ha acudido bien preparada al Juzgado de Instrucción 6 y ha extendido sobre una mesa varios legajos y documentos relativos a las leyes que maneja

Fuentes judiciales citadas por EP han explicado que la imputada está contestando "no" a la mayoría de las preguntas de la magistrada.

CONTENTA Y CÓMODA DURANTE LA DECLARACIÓN

Tras declarar, Álvarez ha atendido a los periodistas, ante quienes ha afirmado que su gestión fue transparente y no tuvo conocimiento de las irregularidades.

Álvarez ha declarado que se siente muy contenta porque ha aclarado todas las cuestiones sobre las que le han preguntado y ha concretado que incluso le hubiera gustado hablar más.

Además, ha defendido que en la época en la que estuvo como consejera de Economía su gestión fue "transparente y clara" y no tuvo ningún conocimiento de las irregularidades que supuestamente se producían.

También ha matizado que se ha sentido muy cómoda y no ha tenido la impresión de que existiera ninguna tensión ni problema con la juez. La declaración ha durado unas dos horas y media.