NOTICIAS
04/01/2014 11:12 CET | Actualizado 04/01/2014 11:13 CET

Un inesperado centro de budas tibetanos (FOTOS)

Andréi Shapran

El budismo se expandió más allá de las fronteras de la India desde una época bien temprana. A Rusia llegó de manos de los mongoles y de lamas tibetanos en el siglo XVII. Después de más de cuatro siglos, está considerado en la actualidad como una de las religiones tradicionales del país, junto con el cristianismo, el islam y el judaísmo.

Durante la época zarista, los budistas gozaban de gran aprecio y respeto de las autoridades por su sabiduría y actitud pacifista. Pero la situación cambió durante el periodos soviético. Tras numerosas persecuciones, Stalin declaró oficialmente en 1941 que se había erradicado el budismo en la URSS.

Pero en 1945, una delegación de lamas buriatos que sobrevivieron milagrosamente a las persecuciones se dirigió al Kremlin con la petición de devolver a su pueblo las Enseñanzas de Buda.

La petición, extrañamente, fue aceptada y en el corazón de Siberia, a 4.000 kilómetros de Moscú, en Buriatia, se abrió Ivolguinski datsan, un lugar de estudio de medicina y filosofía tibetana, que funcionaba como un restringido monasterio. Está situado a unos 25 kilómetros de la capital, Ulán-Udé, en un pintoresco valle del río Ivolga.

Este monasterio y centro de estudios budista se fundó en 1945, en plena época estalinista.

El lugar no fue elegido como lugar de deportación sino que se correspondía con una zona tradicionalmente budista y todavía hoy, aquel centro único en la URSS, sigue siendo uno de los lugares budistas más importantes de Rusia.

El nombre del monasterio en lengua buriata (pueblo de origen mongol) puede traducirse al español como “El Monasterio, donde la Rueda de la Enseñanza Gira, Llena de Alegría y nos Trae Felicidad”.

Ivolguinski datsan cuenta con un centro de estudios de budismo tibetano.

Durante la perestroika comenzó una época de apertura y el budismo se expandió por lugares que habían tenido esa tradición: Buriatia, Kalmukia y Tuvá. Además, en la parte europea del país, comenzaron a abrirse más centros, pero esta vez tras pasar por el tamiz occidental, lo cual no deja de ser irónico. Aunque no se sabe con exactitud, se calcula que actualmente hay alrededor de 3 millones de budistas en Rusia.

Gracias a la libertad religiosa y al arraigo de las tradiciones budistas en Buriatia, el monasterio ha crecido. Cuenta con 8 edificios, entre los que hay templos, una universidad y una biblioteca.

Buriatia es un lugar de tradición budista. Además de los turistas los habitantes locales se acercan al centro.

Tras la caída del comunismo llegó un periodo de libertad religiosa e Ivolguinski datsan se expandió.

Lea más sobre lugares poco conocidos de Siberia en Rusia Hoy.

ADEMÁS...