TENDENCIAS
04/10/2015 10:10 CEST | Actualizado 04/10/2015 10:10 CEST

10 termas de Europa en las que olvidar el estrés

MINUBE/LUISFERNANDO

El otoño es duro y hasta los amantes de las setas y los colores ocres lo saben: el fin del calor y la vuelta a la rutina son dos causas que provocan paulatinamente la aparición del estrés. De hecho, es probable que incluso lo sufras y aún no te hayas dado cuenta. Pero no te preocupes, porque a lo largo de toda Europa existen muchísimas termas en las que olvidar el estrés. Con las recomendaciones de los viajeros de la comunidad de minube te enseñamos 10 que no te puedes perder por nada del mundo.

Por cierto, este otoño hay tres puentes (uno cada mes), así que, ¿qué tal una escapadita de relax?

  • Laguna Azul, Islandia
    Laguna Azul, Islandia
    MINUBE/PAU GARCÍA SOLBES
    A las afueras de Reikiavik se encuentra esta laguna geotérmica, una de las más famosas de Europa. La riqueza mineral de sus aguas, de hecho, hace que la Laguna Azul sea considerada por muchos como el lugar más curativo del mundo para la piel. Aunque en el exterior la temperatura muchas veces está a bajo cero, en estas termas estarás en ocasiones a más de 40 grados centígrados. Frío, lo que se dice frío, no pasarás…
  • Salins-les-Bains, Francia
    Salins-les-Bains, Francia
    MINUBE/FRANCHE-COMTÉ
    La ciudad balneario de Salins-les-Bains se encuentra en el Franco Condado, a pocos kilómetros de la frontera con Suiza. Sus aguas salinas son tan famosas que incluso figuran en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 2009. Además de las excelentes propiedades del agua, en Salins-les-Bains se puede disfrutar de tratamientos de spa, masajes o tratamientos exfoliantes, entre muchas otras opciones.
  • Pamukkale, Turquía
    Pamukkale, Turquía
    MINUBE/ALCH47
    Pamukkale, que significa “Castillo de Algodón”, es uno de los grandes secretos (a voces) que esconde el sudoeste turco. En lo alto de este castillo estuvo un día la antigua ciudad de Hierápolis, que creció gracias a las aguas termales, a la que acudían muchos enfermos en peregrinación. Aunque hace años se cometieron muchos abusos por parte de los visitantes, hoy es Patrimonio de la Humanidad y la posibilidad de bañarse en sus aguas, aunque existe, es mucho más limitada y restringida por horarios muy precisos.
  • Baños Gellért, Hungría
    Baños Gellért, Hungría
    MINUBE/LUISFERNANDO
    Este balneario urbano es el más famoso de Budapest, la ciudad de las aguas termales por excelencia. Realmente, los Baños Gellért pertenecen al hotel homónimo, aunque es todo un lugar de referencia en la capital húngara. Su increíble arquitectura hace que bañarte allí sea toda una experiencia, tanto en su parte interior como en la exterior, al aire libre.
  • Hammam Al Andalus, España
    Hammam Al Andalus, España
    MINUBE/ANARAMIRES
    En pleno casco histórico de Málaga se encuentra el Hammam Al Ándalus, un baño árabe que recoge la esencia de los típicos hammams. Como no podía ser de otra manera en un establecimiento así, además de sus cinco termas, dispone de salas de vapor, rincón del té, salas de masajes… Su discreta fachada oculta uno de las más increíbles joyas de Málaga.
  • Caldea, Andorra
    Caldea, Andorra
    MINUBE/CARLOS OLMO
    Caldea es, sin lugar a dudas, uno de los rincones más famosos de todo Andorra. Es prácticamente una tradición: esquiar durante el día y, con la puesta de sol, bajar el valle hasta Andorra la Vella y relajarse en Caldea. O bien no esquiar y pasar el día ahí. El complejo es realmente espectacular y sus enormes instalaciones hacen que puedas pasarte horas y horas a remojo.
  • Baños Szcechenyi, Hungría
    Baños Szcechenyi, Hungría
    MINUBE/ANAEL
    Aquel que vaya a Budapest no puede dejar de pasar un par de horas, mínimo, en algunas de sus famosas aguas termales. Junto a los baños Géllert, los Széchenyi son los más famosos. Igual que los Géllert, tienen baños interiores y exteriores. En los interiores, la sensación es la de estar bañándote en un palacio, en una de sus 15 piscinas. En las exteriores, el contraste frío-calor de la nieve (si se visita el invierno) y el agua es de lo más relajante y asombrosa.
  • Terme di Sassetta, Italia
    Terme di Sassetta, Italia
    MINUBE/IAN SCOTT
    Las termas de Sassetta, en plena Toscana italiana, se componen de ocho piscinas con agua a temperaturas entre 25 y 37 grados centígrados. ¿Imaginas estar ahora mismo en plena naturaleza, en la Toscana, dándote un cálido baño de aguas termales? Perfecto, ¿verdad? Si además lo acompañas con un delicioso plato y un buen vino italiano de su reputado restaurante, ya pensarás que estás soñando.
  • Termas de Spa, Bélgica
    Termas de Spa, Bélgica
    MINUBE/MARIE-CLAIRE
    Si visitas la ciudad belga de Spa, sería todo un pecado no relajarse en sus aguas termales, ¿no crees? De hecho, el nombre de la ciudad ya lo dice todo: Spa es famosa por sus aguas termales desde la Edad Media. Las Termas de Spa son el lugar perfecto para relajarse tras un día entero de turismo, o incluso para pasar el día ahí, con toda la calma del mundo para olvidar el estrés del día a día.
  • Termas de Saturnia, Italia
    Termas de Saturnia, Italia
    MINUBE/ANTONIO
    Una vez más en la Toscana, pero esta vez al sur de la región, se encuentran las Termas de Saturnia, un torrente de aguas sulfurosas al pie de una colina. En pleno contacto con la naturaleza, estas aguas termales te harán respirar aire puro y relajarte bajo sus cascadas naturales. La agradable temperatura del agua y sus piscinas naturales dan a estas termas una fama bien merecida que viene desde la época romana.

Estas son 10 de las mejores termas de Europa para olvidar la palabra estrés, pero podrás encontrar más en esta lista, así como entre las recomendaciones de los viajeros de minube.

PARA SEGUIR CHAPOTEANDO…