TENDENCIAS
12/10/2015 11:22 CEST | Actualizado 12/10/2015 11:22 CEST

'Lo que no te mata te hace más fuerte': Ni mata, ni hace más fuerte

Título:Lo que no te mata te hace más fuerte

Autor:David Lagercrantz

Editorial:Áncora & Delfín

Páginas: 656

Precio: 22,50 euros en tapa dura y 12,99 en ebook (en fin).

Fecha de lanzamiento: 27 de agosto de 2015

¿De qué va?

Según la propia editorial: "Lisbeth Salander está inquieta. Ha participado en un ataque hacker sin razón aparente y está asumiendo riesgos que normalmente evitaría. Mientras, la revista Millennium ha cambiado de propietarios. Quienes la critican, insisten en que Mikael Blomkvist ya es historia. Una noche, Blomkvist recibe la llamada del profesor Frans Balder, un eminente investigador especializado en Inteligencia Artificial quien afirma tener en su poder información vital para el servicio de inteligencia norteamericano. Su as en la manga es una joven rebelde, un bicho raro que se parece mucho a alguien a quien Blomkvist conoce demasiado bien. Mikael siente que esa puede ser la exclusiva que él y Millennium tanto necesitan, pero Lisbeth Salander, como siempre, tiene sus propios planes".

¿Por qué se habla tanto de este libro?

Como para no hacerlo. La repentina muerte de Stieg Larsson dejó, al menos, un legado multimillonario: los tres libros de la saga Millenium han vendido 80 millones de copias en todo el mundo —cinco millones sólo en España—, desde que se lanzó la primera parte, Los hombres que no amaban a las mujeres. En 2006 se publicó La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, y un año después La reina en el palacio de las corrientes de aire. Ocho años después aparece Lo que no te mata te hace más fuerte, la cuarta parte de la saga. Escrita por David Lagercrantz, ha suscitado el mayor de los intereses por ver si era capaz de mantener el ritmo, tensión y calidad del autor original.

PRIMERAS PÁGINAS DE 'LO QUE NO TE MATA TE HACE MÁS FUERTE'

¿Quién lo escribe?

David Lagercrantz (1962) recibió hace dos años el encargo (¿marrón?) de la editorial sueca Norstedts de escribir la continuación de Millenium, una de las trilogías más exitosas de la historia de la literatura. Hombre adinerado (es decir, no aceptó por necesidad) hasta entonces su gran éxito editorial había sido una biografía del futbolista sueco Zlatan Ibrahimovic. También había escrito sobre el inventor sueco Hakan Lans o Alan Turing. Hijo del influyente intelectual y crítico literario Olof Lagercrantz, fue elegido por los herederos de Larsson (su padre y hermano) para continuar el legado, lo que evaporó la versión de la exmujer de Larsson de que el escritor había escrito ya unas 200 páginas de la cuarta novela.

¿Quién debería leerlo?

Sólo aquellos que hayan despachado las tres entregas anteriores. Si no es así, mejor ser riguroso y seguir en el orden que quiso Larsson. Adentrarse en el cuarto ya es una cuestión de voluntad propia.

Nuestra opinión:

Stieg Larsson había puesto el listón alto. Tanto como para que, pese al mucho ahínco que pone David Lagercrantz, no le llega ni a la capucha de la pluma. Una vez que se reposa el libro, la conclusión es clara: Lo que no te mata te hace más fuerte no deja de ser una novela más de género policíaco e intriga que se disfruta con altibajos y que, tan pronto como se concluye la última página, se olvida.

Por mucho que se haya intentado vender que es una novela para Lizbeth Salander, la realidad es que no deja de ser un personaje más —importante, sí, pero no el principal— de una trama que peca de ser en muchos momentos alambicada y poco efectista. El lector se sentirá en varios tramos de la obra perdido, generando cierta sensación de ser incapaz de entender un libro aparentemente sencillo.

Demasiado retorcimiento para un libro que debería ser puro disfrute.

Cierto que hay muertos, cierta intriga y, pasado el tramo inicial —un centenar de páginas—, la novela se lee con cierto placer. Pero nada más. La crítica a la sociedad sueca que desplegaba Larsson se transforma aquí en una innecesaria disertación sobre los medios de comunicación de papel en la era de Internet (¿de verdad? ¿otra vez?), los apuntes psicológicos de los personajes quedan en meras caricaturas y los diálogos carecen de la fuerza que les imprimió el que debería haber sido único autor de la saga.

Todo tiene un regusto a intento fallido.

Lo que ha dicho la crítica

El primer párrafo:

"Frans Balder siempre se había considerado un pésimo padre.

A pesar de que August ya tenía ocho años, Frans apenas había intentado asumir su papel, y lo cierto es que tampoco ahora se sentía muy cómodo con su cometido. Pero era su deber, así lo veía él. El chico lo estaba pasando mal en la casa de su exmujer y de ese maldito novio suyo, Lasse Westman.

Por ese motivo, Frans Balder había dejado su trabajo en Silicon Valley y había regresado a su país. Justo ahora se hallaba en el aeropuerto de Arlanda, prácticamente en estado de shock, esperando un taxi en la calle. Hacía un tiempo infernal. La lluvia y las violentas ráfagas de viento de la tormenta le azotaban la cara mientras, por enésima vez, se preguntaba si habría tomado la decisión correcta".

Multimedia:

ESPACIO ECO