POLÍTICA

Rajoy y Monti echan un órdago a Merkel y logran concesiones para frenar la especulación

29/06/2012 06:24 CEST | Actualizado 29/06/2012 13:12 CEST
EFE

Mario Monti y Mariano Rajoy echaron este jueves un órdago al inmovilismo de Angela Merkel y lograron que relajase su postura. La iniciativa fue diseñada por el presidente italiano, asumida por Rajoy y auspiciada por François Hollande, que en la madrugada del viernes decidió consumar públicamente su divorcio con la canciller alemana al alinearse claramente con las prioridades de los dos países más acosados por la especulación.

Al filo de las 4:30 de la mañana del viernes y tras once horas de reunión, los líderes de la eurozona hicieron público un acuerdo (en pdf e inglés aquí) que recoge varias de las prioridades de España e Italia en la cumbre. Si esa declaración final se llegó a redactar es por causa del veto que impusieron Rajoy y Monti al plan de crecimiento, uno de los ejes de la cumbre que no suponía ningún obstáculo durante el cónclave de líderes, pero que no podía no ser aprobado.

SIGUE EN DIRECTO EL SEGUNDO DÍA DE LA CUMBRE Y LAS REACCIONES

¿QUÉ SE LLEVA ESPAÑA DE ESTA CUMBRE?

Recapitalización directa de la banca. El Gobierno arranca un compromiso de la cumbre sobre la banca. El Consejo tratará "como una urgencia" y "antes de finales de 2012" una propuesta para que el fondo de rescate permanente pueda recapitalizar directamente a la banca. El Eurogrupo ha puesto a disposición de España hasta 100.000 millones de euros, pero Rajoy insistía en que el rescate no se canalizara a través del Estado y no hiciese que se incrementase el volumen de deuda para evitar nuevas turbulencias.

Sin privilegios a la hora de devolver deudas. El Gobierno también logra que las deudas con el nuevo fondo de rescate, que todavía no ha entrado en vigor, estén en pie de igualdad con el resto de deudas con inversores privados, algo que los analistas consideran clave para evitar una estampida de propietarios de títulos de deuda.

¿CUÁLES SON PARA ESPAÑA LAS SOMBRAS DEL ACUERDO?

"Condiciones para el conjunto de la economía". La declaración de los jefes de Gobierno del euro incluye "condicionalidad" para las ayudas a la banca, aunque sean directamente desde el fondo de rescate (sin engrosar la deuda pública). Se trata de exigencias "específicas para cada institución, para el sector o para el conjunto de la economía", que serán "formalizadas" en un documento por escrito. Esa es una de las líneas rojas del PSOE, que hasta ahora apoyaba al Gobierno, y también del propio Ejecutivo, que siempre ha defendido el rescate de la banca como una "línea de crédito" en "condiciones muy ventajosas".

Los plazos. El acuerdo es muy poco concreto sobre cuándo podrá llevarse a cabo la recapitalización directa de la banca. Aunque las propuestas concretas comenzarán a redactarse ya, los líderes sólo se comprometen a "considerarlas antes de que acabe el año". El trabajo hasta entonces es inmenso e incluye que los reguladores nacionales dejen de supervisar a su banca para que lo haga el BCE. Esa es una condición previa a cualquier recapitalización directa. Dotar de esos nuevos poderes al BCE es un salto de gigante en la legislación financiera que será objeto de duras negociaciones. Aunque Alemania está muy interesada en que países como España pierdan poder de supervisión, pactar los detalles puede llevar más tiempo y el compromiso de los líderes es bastante ambiguo.

Hasta que se den estos pasos, la recapitalización de la banca española "se hará con los actuales instrumentos". Pero cuando el nuevo sistema entre en vigor el préstamo "se transferirá lo antes posible a un instrumento que haga posible que se saque rápidamente del balance del Estado español", según explicó el presidente del grupo de trabajo del Eurogrupo, Thomas Wieser, informa Europa Press.

¿E ITALIA?

Monti se lleva un acuerdo para flexibilizar la intervención en los mercados del fondo de rescate a través de la compra directa de deuda a las entidades, una operación que suele funcionar inmediatamente y que rebaja la prima de riesgo de manera efectiva. Hasta el momento, sólo el BCE lo había hecho, pero ahora se niega por considerar que no es su función. Monti aseguró estar "satisfecho" tras unas negociaciones "difíciles". No habrá "programa" de ajustes, como en los rescates de Grecia, Irlanda o Portugal, y no habrá "troika" (los funcionarios europeos, u hombres de negro) que impongan condiciones a la economía. Según las conclusiones, bastará con seguir las recomendaciones económicas que ya existen, sin condiciones nuevas.

"Ha habido muchas discusiones, un poco de tensión, pero ha sido muy útil porque hemos avanzado", dijo Monti. En palabras de Merkel, se trata de "un buen resultado". La canciller prometió nuevas batallas al asegurar que se trata tan solo de una "buena base para continuar trabajando". Si Merkel se oponía era sólo por un motivo: todas las concesiones implican usar más el fondo de rescate, del que Alemania es el principal acreedor, y además a cambio de menos condiciones de las que se exigían hasta ahora.

Rajoy fue el único de los líderes de grandes países del euro que no hizo declaraciones sobre el acuerdo y dejó plantada a la prensa en su salida del cónclave.

EL "CHANTAJE" Y EL DIVORCIO HOLLANDE-MERKEL

En su órdago, Monti y Rajoy contaron con un aliado de excepcional peso. François Hollande, sin previo aviso y sin que estuviese en la agenda, compareció de madrugada para consumar públicamente su divorcio político con la canciller alemana. No habrá 'Merkollande' como antes hubo 'Merkozy', en referencia al ex presidente Nicolas Sarkozy. Hollande comprendió el veto a su propio plan de crecimiento, una de sus banderas desde que fue elegido presidente. Algunas de sus frases:

"Los dos países deseaban para dar su respaldo (al plan de crecimiento) que se decidieran también medidas de estabilidad, sin presión y sin chantaje [...] Me habían informado previamente y los comprendo"

"¿Era para presionar a Alemania y a la señora Merkel? Nos interesa a todos, no sólo a España e Italia"

"Necesitamos que España e Italia puedan tener tipos de interés más bajos que hoy, y que España recapitalice los bancos, porque ello alivia al conjunto de la zona euro"

"Mi posición es que los mecanismos existentes deberían ponerse al servicio de los países que son vulnerables sin que se les imponga un programa de ajuste porque estos países ya han hecho el esfuerzo, han puesto en marcha políticas de reducción del déficit y no deberían tener tipos de interés elevados"

Los mercados han recibido con entusiasmo el acuerdo alcanzado este viernes: la prima de riesgo ha caído por debajo de los 500 puntos básicos y el Ibex 35 subía más de un 2%.

ESPACIO ECO