INTERNACIONAL

La revista satírica francesa 'Charlie Hebdo' publica nuevas caricaturas de Mahoma

19/09/2012 11:08 CEST | Actualizado 19/09/2012 18:46 CEST
AFP

Si faltaba alguna llama para que prendiera más fuego, el semanario francés de carácter satírico Charlie Hebdo se ha encargado de proporcionar más lumbre.

Después de que la película Inocencia de los musulmanes —en la que se parodia la figura de Mahoma con poco gusto y nulos medios— desatara la ira en el mundo islámico, las viñetas que publica la revista este miércoles no contribuirán a calmar los ánimos.

Los Hermanos Musulmanes de Egipto ya han emitido sentencia: las viñetas son "una provocación y una nueva campaña cruzada llena de odio", mientras que la institución de Al Azhar, la más prestigiosa del islam suní y con sede en El Cairo, ha expresado su "rechazo absoluto" a las viñetas.

El Vaticano considera "discutible" la iniciativa y considera que este hecho, cuando aún continúa la polémica por el filme sobre el profeta, supone echar "gasolina al fuego". En un tono más apaciguador, la Liga Arabe ha instado a los que se hayan sentido ofendidos a "autocontrolarse" y a manifestar su rechazo de forma pacífica.

charlie caricatures

En la portada de Charlie Hebdo —La web, que el año pasado ya publicó otras caricaturas de Mahoma, fue bloqueada hoy por los redactores tras comprobarse que había sido pirateada y manipulada— se muestra a un musulmán en una silla de ruedas que empuja un judío ortodoxo bajo el título Intocables 2, en referencia a la película francesa Intouchables (Amigos, por su traducción al español). La viñeta de portada añade un bocadillo que reza: "No hay que bromear".

En la portada del semanario aparece un dibujo de un judío ortodoxo empujando una silla de ruedas en la que está sentado un hombre con un turbante en la cabeza que dice "No deberíais burlaros", acompañado por el titular "Intocable 2" (una referencia a la película francesa 'Intocable', sobre un hombre blanco tetrapléjico y su asistente negro).

En páginas interiores hay varias caricaturas del profeta musulmán y en algunas de ellas aparece desnudo. Para muchos musulmanes, cualquier representación de Alá o del profeta Mahoma es ofensiva.

El director de la revista, Stéphane Charbonnier, conocido como Charb, ha defendido el derecho de la publicación a mostrar las caricaturas y ha asegurado que, si se autocensuran, "el puñado de extremistas que se revuelven en el mundo y en Francia habría ganado".

Charb vive bajo protección policial después de que las instalaciones de la revista fuesen incendiadas hace un año por publicar en portada otro dibujo satírico de Mahoma.