POLÍTICA

Los desahucios y la pobreza devastan a la niñez de España (VÍDEO)

20/11/2012 10:28 CET | Actualizado 20/11/2012 10:31 CET

Dejar de tener casa o no poder comprar los libros para el colegio son algunas de las razones por las que la ONG Save The Children asegura que la niñez en España es uno de los sectores más afectados por la crisis.

La organización estima que el 82% de las familias que sufren desahucios tienen niños a su cargo y que el tener que abandonar sus hogares “afecta de manera grave a sus derechos fundamentales de educación, salud y protección”.

Aunque la semana pasada, el Consejo de Ministros aprobó medidas para proteger a “las familias más vulnerables” por las deudas hipotecarias, la organización señala que esta propuesta no protege en su totalidad a los niños afectados por los desahucios.

En el Día Internacional de los Derechos de los Niños, Save The Children, ha indicado que en España la tasa de pobreza infantil es del 27,2%, lo que significa que unos dos millones de niños viven en condiciones de pobreza.

El panorama no parece mejorar ante los recortes en gasto social y las medidas de austeridad adoptadas por el Gobierno. “No se ha conseguido apoyo parlamentario suficiente para comprometer al Ejecutivo a elaborar un Plan contra la pobreza infantil que implique a todas las administraciones”, acusa la organización.

La pobreza infantil, aseguran, produce exclusión social y tendrá graves consecuencias en el futuro, mientras algunos niños ya comienzan a vivir situaciones de violencia derivada de sus carencias económicas.

LA SALUD DE LOS MENORES EN RIESGO

El 55% de los pediatras percibe que la crisis está produciendo un impacto en la salud de los niños. Así se desprende de la Encuesta “La crisis, los niños y los pediatras”, promovida por la Asociación Española de Pediatría (AEP) a través de un sondeo en la red en el que han participado más de 1.000 profesionales, de atención primaria y de centros hospitalarios.

El sondeo revela que el 84% de los pediatras constata un aumento de problemas de salud mental -como ansiedad y depresión- en las familias a consecuencia de la crisis, lo que repercute en la salud de los más pequeños.