POLÍTICA

Objetivo, ablandar a Merkel: Mario Monti revela cómo bloqueó con Rajoy una cumbre europea

28/02/2014 07:13 CET | Actualizado 28/02/2014 07:13 CET
BERNARDO PÉREZ / EL PAÍS

Mario Draghi necesitó un puñado de palabras para conseguir el desplome de la prima de riesgo de España e Italia. Para allanarle el terreno, otro italiano de nombre Mario, pero de apellido Monti, necesitó meses de intrigas políticas que desembocaron en un chantaje de madrugada a la todopoderosa Angela Merkel.

"Fueron negociaciones muy duras", según Monti (Varese, Italia, 1943), en referencia a la cumbre europea de junio de 2012. "La noche anterior, Rajoy y yo bloqueamos el acuerdo para el crecimiento", relata, a cambio de una declaración que comprometía a los líderes a estabilizar los mercados.

En una entrevista concedida a El Huffington Post y al diario El País, el primer ministro de Italia durante poco más de un año, dos veces comisario europeo y siempre conocido como il professore, rechaza hablar de la situación en su país, pero revela las interioridades de una negociación compleja que implicó al G-8, a Barack Obama y al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

Primero, la secuencia. 26 de julio de 2012. El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, dice, casi como si fuese por casualidad, un par de frases para la Historia:

"El BCE está dispuesto a hacer lo que sea necesario para proteger el euro. Y créanme, será suficiente".

Las declaraciones marcaron un antes y después. Hicieron que la prima de riesgo de España e Italia se desplomase porque enviaron el mensaje de que el BCE no dudaría como hasta entonces en intervenir en los mercados para estabilizar la eurozona. Como pudo comprobarse en el reciente debate sobre el estado de la nación, sus palabras son aún hoy objeto de un intenso debate político. Unos agradecen la intervención y la atribuyen a que Europa se ha dado cuenta de que la austeridad a cualquier precio no funciona. Otros creen que detrás del anuncio está una postura más suave de Alemania que no sería posible sin durísimas medidas de austeridad tomadas previamente.

-¿Y si Trichet decidiera decir esas palabras dos años antes?

Es una imagen perfecta, porque no es el presidente del BCE el que un día decide que puede ser más valiente. No es eso.

-Obtuvo un consenso para decir esas palabras.

¿Y sabe cómo lo conseguimos? Es muy sencillo. En el Consejo Europeo de junio. El consenso estaba en una declaración que de alguna manera era hasta insípida, salvo que por la herramienta que nunca se había incluido hasta ese momento. A mayores de desligar el riesgo del Estado y los bancos, en relación a la prima de riesgo estaba esa insípida declaración que fue construida a lo largo de varios meses en debates muy discretos en el G-8 y el G-20, con el presidente Obama y los líderes europeos.

monti Es muchas veces difícil encontrar los documentos oficiales de la Unión Europea en sus webs oficiales, pero a Monti le sobran unos 15 segundos para sacar su móvil y comenzar a leer las conclusiones de esa noche. 29 de junio de 2012, un mes antes del anuncio de Draghi. En ellas se encuentran algunas expresiones similares a las del presidente del BCE. En la cumbre, la eurozona se comprometió como en otras ocasiones “firmemente a hacer cuanto resulte necesario para garantizar la estabilidad financiera de la zona del euro”, pero incluyó la posibilidad de usar los fondos de rescate para…

…”¡Escuche, escuche!: “estabilizar los mercados para los Estados miembros que respeten sus recomendaciones”. Estabilizar los mercados iba en contra de todos los dogmas monetarios alemanes, como sabe. ¿Cómo fue posible lograr ese acuerdo con Alemania, Países Bajos, Finlandia, etc? En primer lugar, imagine que Italia, que en los seis meses anteriores había sido el epicentro de la tormenta, no hubiese sacado adelante medidas presupuestarias muy duras. Obviamente, los países nórdicos no hubieran aceptado nunca. Imagine que Italia hubiese salido de la crisis, pero pidiendo dinero como otros. La persona que representaba a Italia en la mesa; es decir, yo, hubiera tenido que estar callada, porque su poder de negociación hubiera sido cero".

En muchas ocasiones, se le atribuyen casi poderes especiales al presidente del Banco Central Europeo. La institución tiene la imprenta de billetes que puede aliviar la presión financiera sobre un país interviniendo en los mercados, pero Alemania se ha negado tradicionalmente porque cree que esa ayuda es consecuencia de una mala gestión política y porque teme que usar mucho la imprenta acabe por hacer que los billetes se conviertan en papel mojado por la inflación.

Uno tuvo que construir, una tras otra, las condiciones. Eso y muchas explicaciones en los Países Bajos, en Finlandia, en Alemania de que cuando países que hacen lo que tienen que hacer pero no ven cómo la prima de riesgo baja, hay algo que no funciona en el sistema y se necesitan actuaciones a nivel europeo. Todo eso se logró tras negociaciones muy duras. Como dice, el presidente del BCE se sintió por primera vez cómodo, legitimado. Esta declaración fue al nivel político más alto en Europa, pero fue escrito por autoridades que no tenían los medios para intervenir. El presidente del BCE no tiene esa autoridad política, pero sí los medios.

Actuó en el momento preciso. ¿Cómo podría el señor [Wolfgang] Schäuble [ministro de Finanzas] o la canciller criticarlo con esta base? La magia de todo esto es que los OMT [los instrumentos concretos que siguieron a las palabras de Draghi] nunca se han utilizado, pero ha producido este efecto masivo. Pero, ¿fue porque de repente el BCE cambió todo lo que había dicho en el pasado para rescatar a políticos ineficaces? No. Fue porque algunos países, como Italia, que estaba en primera línea, aportaron pruebas de que estaban haciendo lo que se esperaba de ellos. El BCE ya había asistido a Italia y España, pero la situación no era tan seria y la prima de riesgo siguió subiendo y subiendo.

LA MADRUGADA DEL BLOQUEO

Antes de llegar a ese acuerdo político que, según Monti, permitiría a Draghi dar un giro a la política del BCE, hubo que estirar la cuerda hasta casi romperla por una de las prioridades de François Hollande y Angela Merkel. Ambos pretendían exhibir un documento llamado "Pacto para el Crecimiento y el Empleo" que apenas tenía objeciones tanto por lo obvio de sus objetivos como por la vaguedad de su aplicación.

La noche anterior, Rajoy y yo bloqueamos el acuerdo para el crecimiento, porque ¿cuál habría sido el mensaje que saliese de ese Consejo? Los mercados estaban esperando desesperadamente un mensaje de estabilización. El pacto por el crecimiento siempre es algo bonito, pero funcionará a lo largo de los años. El mensaje positivo acerca del crecimiento hubiera sido sobrepasado completamente por el negativo mensaje de que no había nada sobre la estabilización. No fue fácil, pero sí lo correcto.

-Ahora que se conoce ese poder del BCE, que Alemania ha cedido... ¿qué sentido tiene seguir con esas "reformas estructurales", que los europeos ven como pura austeridad y que hacen que pierdan la fe en Europa?

Volveríamos a los viejos hábitos de crecientes déficits presupuestarios. No estoy a favor de un momento de recreación, pero en el desarrollo del Pacto de Estabilidad [que controla el déficit] se debe prestar atención a la inversión pública.

CAMBIOS EN EL BCE Y EN ESPAÑA

monti rajoy Es por ese motivo que Monti no quiere ni oir hablar de un cambio en el mandato del BCE, que por el momento no puede preocuparse por el crecimiento o el empleo, a diferencia de la Reserva Federal. Según él, "conociendo a los políticos europeos", el riesgo es elevado. También sigue habiendo riesgos en España aunque, según il professore, las duras medidas aplicadas hayan comenzado a dar sus frutos.

-El presidente Rajoy dice que España ha salido de la crisis. ¿Comparte su optimismo cuando todavía hay una grave situación social?

No creo que el presidente Rajoy dijese que España está totalmente fuera de toda crisis económica y social. No soy un experto sobre España, pero no me parece que ese sea el caso. Supongo que lo que quería decir Rajoy es que el drama de la crisis financiera ha pasado. Pero, ojo, puede volver. España ha hecho mucho para eliminar algunos de los desequilibrios que generaron la crisis. Hay signos de recuperación. Pero probablemente queda un largo recorrido para recuperar un ritmo de crecimiento normal. Y eso no ocurrirá tan solo con el trabajo individual de los países. Hace falta un trabajo a nivel europeo.

OFRECIDO POR NISSAN