Huffpost Spain
Marina Velasco Headshot
Alicia De la Puente Headshot

¿Es España un país machista?

Publicado: Actualizado:
MACHISMO
GETTY
Imprimir

¿Qué es para ti el machismo? Según el Diccionario de la Real Academia Española, es la "actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres", pero ¿cómo se refleja en nuestra sociedad?, ¿cómo se percibe hoy en día (si es que se percibe)? Y la clave: ¿Es España un país machista?

"Categóricamente sí", sentencia Ángeles Sepúlveda, una de las fundadoras de AMUVI, asociación que asiste a víctimas de agresiones sexuales en Andalucía. "El machismo no es sólo una palabra, es una forma de actuar y de pensar en el mundo, que favorece la desigualdad y va más allá", sostiene.

En una semana marcada por las declaraciones de los alcaldes de Málaga, Valladolid y Toledo, Sepúlveda comenta, sin referirse a ninguno de los regidores, que hay que ser "muy prudente" en las manifestaciones "políticas y públicas". "El machismo está tan arraigado en la cultura que es más fácil dar dos pasos atrás que uno hacia adelante", opina.

Susana Martínez Nobo, presidenta de la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres, apunta que "pese a que hemos avanzado en cuanto a igualdad de oportunidades, siguen existiendo desigualdades en todos los ámbitos: laboral, económico, educativo". En su opinión, todo ello "está ligado al alto índice de violencia de género" en nuestra sociedad, que a su vez tiene mucho que ver con los "patrones tradicionales ideológicos y culturales especialmente arraigados en determinados sectores". Como ejemplo, Martínez Nobo hace referencia a la baja cifra de mujeres que ocupan altos cargos en grandes empresas, fenómeno que en el ámbito sociológico y de los estudios de género se conoce como techo de cristal.

"QUE LA IGUALDAD NO SEA SÓLO LEGAL, SINO REAL"

La presidenta añade que "si nos comparamos con otros países, tanto europeos como latinoamericanos, no somos de los más atrasados, ya que contamos con una de las legislaciones más avanzadas sobre violencia de género". Aun así, continúa, queda mucho por hacer para que "la igualdad no sea sólo legal, sino real". Por ello, considera necesario un "avance en educación sexual y en educación en general".

De acuerdo con las declaraciones de Martínez Nobo, se están llevando a cabo negociaciones con la Secretaría de Estado para incluir asignaturas sobre igualdad de oportunidades en los planes educativos a lo largo de "todas las etapas de la enseñanza". Según la presidenta de la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres, es imprescindible que se convierta en "materia transversal", es decir, que "la idea de igualdad esté imbuida en todos los contenidos: en los textos, en el lenguaje, en la forma de enseñar, etcétera". Por ejemplo, sería un buen comienzo que "en educación física los niños y las niñas practicaran los mismos deportes".

Desde la fundación ANAR, de ayuda a niños y adolescentes en riesgo, alertan de que la problemática machista empieza a edades muy tempranas. Benjamín Ballesteros, director de programas de violencia de género entre adolescentes, opina que uno de los mayores problemas es que las personas que conviven con este tipo de problema "no lo perciben como tal". "En nuestro país, nos cuesta mucho detectar casos de violencia psicológica, que está íntimamente relacionada con la física", afirma. De hecho, "el 53% de los adolescentes que son víctimas de violencia no tienen conciencia del problema"; "la mayoría llaman a la asociación por dificultades en la relación de pareja", no por sentirse víctimas del machismo, explica.

En la fundación detectan que la formación educativa sobre la materia "es insuficiente". Muchos jóvenes no se dan cuenta de que "el dominio, el control sobre la vestimenta y el acoso también son formas de violencia", asegura Ballesteros. Por ello, en 2010 desarrollaron el programa Buentrato para la concienciación del problema a través de la educación. Con este proyecto han conseguido formar a 700 adolescentes españoles. Ballesteros celebra los "espectaculares resultados" que han logrado hasta ahora, a la vez que lamenta no poder llegar a más colegios por "falta de financiación".

Lo triste es que, a pesar de la mayor concienciación en la sociedad de hoy en día, el machismo sigue vigente, y esto se pone de manifiesto al descubrir que existen casos de niñas de 12 y 13 años que ya sufren acoso simplemente por ser niñas, según relata Ballesteros. Además, con la llegada de las nuevas tecnologías, se ha creado "un nuevo espacio para ejercer violencia de género, para controlar los movimientos de la pareja o la ex pareja, etcétera". De este modo, las víctimas "son más vulnerables, están más expuestas a las amenazas", argumenta.

UNA DE CADA 20 MUJERES EUROPEAS, VIOLADA

Una encuesta realizada por la Agencia de los Derechos Fundamentales de la UE revela que una de cada diez mujeres europeas ha sufrido alguna vez agresión sexual, y una de cada 20 ha sido violada alguna vez en su vida.

grafico violencia


Los datos nacionales también son escalofriantes: en España se produce una violación cada ocho horas. Almudena Moreno, socióloga experta en jóvenes y desigualdad asegura que nuestro país siempre "ha tenido una tradición histórica en la que la sociedad se ha basado en la figura del varón sustentador", lo que se refleja en los comportamientos machistas actuales.

El problema para Moreno es que ha habido cambios "muy rápidos" en la tecnología o la economía, mientras que en la cultura están siendo "muy lentos". "Las cifras dicen, sin lugar a dudas, que estamos en un proceso de desajuste importante", expone la socióloga, y agrega que hay datos "espectaculares" sobre cómo los jóvenes están reproduciendo patrones machistas del pasado, por ejemplo, a través de tecnologías nuevas como Whatsapp.

"Son estereotipos que ya no encajan", completa Moreno, quien razona la afirmación con un ejemplo: "Un compañero psicólogo que realiza talleres con jóvenes me ha contado que los jóvenes saben lo que es el machismo pero, según ellos, no les 'sirve de nada', porque ven que los adultos no lo combaten".

MENSAJES CONTRADICTORIOS

A esta conclusión ha llegado también la abogada especialista en violencia de género Amparo Díaz, que defiende que hay una contradicción entre un mensaje "teórico" a favor de la igualdad y otro "más profundo y práctico" contra ella. "Si eres hombre, debes ser prepotente e impositivo. Si eres mujer, has de ser conciliadora, renunciar a determinadas cosas y ser objeto de deseo", denuncia Díaz.

Para ella, las causas del "supermachismo" están claras. Por una parte, la igualdad a efectos reales "nunca" ha estado consolidada y, por otra, se apuesta menos por la igualdad, a la vez que la publicidad, las películas e Internet "promocionan" a las mujeres como un "objeto masculino".

La abogada considera, por tanto, que en España se ha producido una "marcha atrás" y que la crisis "se ha usado como pretexto" para retirar muchos fondos destinados a las mujeres y a la sensibilización. Además, apunta que en la justicia el machismo no ha evolucionado. "Lo que antes se consideraba violencia psicológica ahora no lo es", opina. "Si un vecino insulta a otro, se le condena por delito contra la integridad. Si un hombre insulta a una mujer, algunos jueces lo llaman crisis de pareja o problema de cultura".

"Muchas veces, el machismo es sutil, rebuscado y metido dentro de las propias instituciones", advierte Díaz. Agrega que hay gente que dice que "está en contra de la violencia, pero que la mayoría de las denuncias son falsas", afirmación que, incide, es errónea. "Hay menor índice de falsedad que en los delitos comunes", asevera. Su propuesta para mejorar la situación pasa por "un Pacto de Estado" en el que se reúnan "los principales partidos e identifiquen los fallos del sistema".

Todos los expertos consultados coinciden en señalar que sigue habiendo numerosos casos de machismo en nuestra sociedad. Muchos de ellos destacan los progresos logrados hasta ahora y lo avanzada que es nuestra legislación en la materia. No obstante, recalcan la necesidad de prevenir estas conductas, principalmente por medio de la educación y la cultura. Parece que uno de nuestros mayores problemas radica en que todavía no somos conscientes de lo que es machismo y lo que no, y esta idea de confusión es la que estamos transmitiendo a nuestros hijos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Debate y participa con tu voto y tus argumentos:
Cargando el debate... Si el debate no se muestra, puedes verlo en http://www.quoners.com.es/debate/son-los-espanoles-machistas