Huffpost Spain

15 grandes 'fails' de vestidos de novia comprados por internet (FOTOS)

Publicado: Actualizado:
Imprimir

Comprar ropa por internet puede ser arriesgado, pero adquirir un vestido de novia a través de una página web desconocida ya es vivir al límite.

Muchas novias rastrean la web en busca de descuentos o clones de algún modelo que les gusta, pero tras encargarlo por internet, algunas reciben algo muy alejado de lo que vieron en las fotografías. Algunas páginas de Facebook como Brides Beware, Knockoff Nightmares o International Ownership recopilan los horrores que se han encontrado algunas en lugar del vestido de sus sueños. Aquí tienes a quince novias que seguro que quisieron devolverlo nada más abrir el paquete.

1. ¿El verde es el nuevo blanco?

International Ownernship/Facebook


2. Algo nuevo, algo prestado y algo... azul

Brides Beware/Facebook


3. Las mangas son clavadas.

Brides Beware/Facebook


4. También vale para disfrazarse de princesa.

Brides Beware/Facebook


5. ¡Pero si era tan mono en la foto!

Knock Off Nightmares/Facebook


6. El escote no acaba de estar logrado.

International Ownership/Facebook


7. No apto ni para una función de ballet en el colegio.

Knock Off Nightmares/Facebook


8. Si lo miras muy de lejos pasan por iguales.

Knock Off Nightmares/Facebook


9. Cuando el DIY se va de las manos.

Brides Beware/Facebook


10. Llegar al altar no va a ser un camino de rosas.


Brides Beware/Facebook


11. Con unas enaguas y un poco de imaginación puede llegar a dar el pego.


Brides Beware/Facebook


12. Prueba de agudeza visual: ¿cuál es el del anuncio y cuál el real?

Knock Off Nightmares/Facebook


13. Quizá para ir de invitada a otra boda...

Brides Beware/Facebook


14. Lo importante es participar.

Knock Off Nightmares/Facebook


15. Si parece demasiado bonito para ser verdad, seguramente no lo sea.

Knock Off Nightmares/Facebook

ADEMÁS

Close
El vestido novia Letizia Ortiz
de
Compartir
Tuitear
PUBLICIDAD
Compártelo
cerrar
Esta imagen

Este artículo fue originalmente publicado en la edición estadounidense del Huffington Post y ha sido traducido del inglés.