POLÍTICA

obSERvatorio de abril 2015: El PP vuelve a ser la fuerza más votada tras la caída de Podemos

27/04/2015 08:19 CEST | Actualizado 27/04/2015 08:37 CEST

La nueva fase del caso Rato no ha mermado las opciones del PP de repetir como partido más votado en unas elecciones generales. Según se desprende del sondeo realizado por myWord para el ObSERvatorio de la Cadena SER de abril de 2015, la formación de Mariano Rajoy permanecería sin cambios respecto a la encuesta de hace un mes: 22% de los votos. Sin embargo, ahora pasaría de segunda a primera fuerza política a costa de Podemos, que se quedaría en cuarto lugar.

El estancamiento en intención de voto del PP contrasta con la subida del PSOE, que gana fuerza, con 1,9 puntos de ascenso y un 21% de los sufragios, en el caso de que hoy se celebrasen elecciones.

La encuesta, realizada entre el 17 al 22 de abril, afianza la tendencia que marca el fin del bipartidismo. La opciones de gobierno se multiplican por dos y, además de los tradiciones PP y PSOE, se consolida el cuatripartidismo, con Podemos y Ciudadanos como nuevas formaciones con posibilidades reales de llegar a La Moncloa. Pero con diferencias notables: mientras Ciudadanos sigue subido a la ola de simpatía, Podemos se desinfla mes a mes. La intención de votar a la formación liderada por Pablo Iglesias en las elecciones generales ha caído en picado entre marzo y abril, pasando de ser primera fuerza política a cuarta, con un 17,9% de estimación de voto frente al 23,4% de hace apenas un mes.

Podemos ha dado paso a Ciudadanos, que con un 19,4% se ha colocado como tercera fuerza, 0,6 puntos más que en marzo y 14,4 puntos respecto al sondeo de enero.

El partido de Albert Rivera recoge votos a cuatro bandas. Un 36% de los que le votarían ahora lo hicieron por el PP en 2011, pero a la vez un 19,8% proviene del PSOE, un 18,9% de UPyD y un 19% de los llamados huérfanos políticos, quienes votaron en blanco, nulo, se abstuvieron o no recuerdan qué hicieron. Los de Podemos proceden principalmente del PSOE (26,4%) y de estos huérfanos (22,2%), seguidos de IU (21,6%), UPyD (7,8%) e PP (7%).

Los españoles no creen que la incipiente mejoría económica se deba a las políticas del Gobierno del PP. Un 38,6% opina que se debe a la coyuntura económica, es decir, factores como la caída del precio del petróleo o la devaluación del euro frente al dólar, mientras un 16,8% considera que ya tocaba y que estamos en una fase expansiva del ciclo económico. Por las mismas razones, el 35,1% de los encuestados cree que la recuperación estaría llegando también si en el Gobierno hubiese otro partido que no fuese el PP, e incluso un tercio de ellos (29,7%) opina que de haber gobernado otro la salida de la crisis habría llegado antes. Un 20,2% (de ellos, un 65,4% votantes del PP), se habría retrasado más.

Uno de cada cuatro encuestados no ve capacitado a ningún partido para afianzar la recuperación económica. El partido que más confianza genera para esta labor es Ciudadanos, con un 17,2%, seguido muy de cerca por Podemos (16,5%). PSOE es a quien menos preparados ven los votantes para esta labor (10,5%), mientras un 15,9% confía en el PP.

Para combatir a dos de los grandes males que sufre el país, la corrupción y la desigualdad económica y la pobreza, los españoles prefieren a Podemos, con diferencia. Un 28,1% cree que sería el más indicado para combatir la corrupción, seguido de Ciudadanos (20,5%). Aunque la encuesta se realizó en pleno caso Rato, los encuestados confiarían un poco más en el PP (7,1%) que en el PSOE (5,5%).

Son todavía más, un 31,7%, los que creen que la formación de Pablo Iglesias es la que mejor se puede encargar de reducir la pobreza. Casi la mitad, un 16,4% se inclina hacia Ciudadanos, seguido por el 12,1% que le confiaría la tarea al PSOE. Solo el 7,8% opina que el PP sería el más apropiado para esa labor.

El PP conserva el 22% de intención de voto que obtuvo en marzo y se planta en el primer puesto, pero comparado con las elecciones de 2011, pierde 22,6 puntos porcentuales y retiene solo al 46,7% de sus votantes. La situación de partida del PSOE era peor en noviembre de 2011, por eso aunque ha caído también, el descenso es de 7,7 puntos. Los socialistas, además, remontan desde marzo 1,9 puntos.

Quien cae en este mes es sobre todo Podemos, con un 23% de descenso. Supera incluso a UPyD, que vive su mayor crisis interna y baja en un 21,7% desde enero. Ciudadanos sigue en ascenso, pero ya mucho más moderado: un 3,2%, mientras el mes pasado había escalado en un 40,3% y entre febrero y enero se había disparado en un 168%.

Los primeros cuatro meses del año han favorecido sobre todo a Ciudadanos, que se ha disparado en un 288% desde enero. El PP ha caído en un 10,6%, casi la proporción que ha subido el PSOE (10,5%). Podemos ha bajado en un 34,9%, IU en un 16,2% y UPyD en un 67,3% acumulado desde enero.

Previsiblemente, quien va a votar a Ciudadanos votó anteriormente a PP, pero también a PSOE y Podemos. Este último se alimenta sobre todo de los votantes socialistas, y en mucha menor medida de los populares.

Un 38,6% opina que la recuperación se debe a la coyuntura económica, incluyendo a un 22,9% de votantes del PP, un 51,6% del PSOE, un 60,8% de Podemos y un 45,5% de Ciudadanos. Un 16,8% lo achaca a que el ciclo de la economía ha girado y tras la crisis, ha entrado en una fase expansiva.

Un 14,3% sí cree que la incipiente recuperación hay que agradecérsela a las políticas del Gobierno. De esa franja, el 45,4% son votantes del PP y el 18,2% de Ciudadanos.

Entre los votantes del PP son mayoría (65,4%) los que apoyan las políticas económicas del Gobierno y creen que la mejora de los indicadores económicos se deben a ellas. Los votantes del PSOE y de Podemos (50,8% y 58,8%, respectivamente), creen sin embargo que de haber gobernado otro partido la recuperación habría llegado antes. Un 47,1% de los de Ciudadanos cree que con otro partido en el poder la situación económica actual sería la misma.

Un 25,5% de la población no confía en ningún partido en concreto para afianzar la recuperación. Ciudadanos, de entre los cuatro principales partidos, es el que más apoyo obtiene, con un 17% (un 61,8% de sus votantes), seguido de Podemos (16,5%, del cual, un 60,8% son votantes suyos).

El 56,2% de los populares no duda de su partido, mientras solo un 36,3% de los votantes socialistas confía en el PSOE para esta consolidación.

En la lucha contra la corrupción Podemos es el que más confianza ofrece a los votantes, con un 28,1%, seguido de Ciudadanos, con un 20,5%. Ni siquiera entre los votantes del PP su partido resulta el más idóneo; un 35% de ellos cree que Ciudadanos sería más eficaz para combatirla frente a un 28,8% que sí apoya a su partido.

Lo mismo le pasa a los socialistas, que confían ante en otros que en su propio partido. Un 35,3% cree que Podemos es más fiable contra la corrupción, un 21,1% considera que lo es Ciudadanos, el mismo porcentaje que le encargaría esta tarea al PSOE.

Combatir la pobreza y la desigualdad es una labor que los ciudadanos confiarían también a Podemos (31,7%) frente al resto de partidos. Los votantes del PSOE ven más capacitado a este partido (43,5%) que al suyo propio (30,9%). No así los del PP, que en este caso sí le encomendarían esta labor a su partido (32,3%), mientras el 27% lo haría a Ciudadanos.

Los votantes de Podemos lo ven clarísimo. Un 79,4% cree que son ellos los mejores contra la desigualdad. Entre los de Ciudadanos, el porcentaje es alto también, con el 54,5%.

FICHA TÉCNICA

Ámbito: nacional.

Universo: población española de 18 años y más.

Tamaño de la muestra: 1.000 entrevistas calibradas por sexo, edad, región y hábitat. En todos los casos, las cuotas se aplican en función de la población general y no en función de la población internauta.

Error muestral: para un nivel de confianza del 95,5%, el margen de error de la muestra es del +-3,2%.

Trabajo de campo: entrevistas online a partir de un panel (comunidad de internautas) de captación activa (sólo por invitación) certificado con la norma ISO026362.

Fechas de realización del trabajo de campo: del 17 al 22 de abril de 2015.

VER ADEMÁS...



OFRECIDO POR NISSAN