Huffpost Spain

Entrevista a Íñigo Errejón: "Ya no basta con que España vibre con nosotros en los platós"

Publicado: Actualizado:
Imprimir

Por Esther Palomera

Para unos, es la cara amable de Podemos, el contrapeso de Pablo Iglesias. Para otros, un émulo de Fouché, el precursor del espionaje moderno que durante la Revolución Francesa tuvo más poder que el mismísimo Napoleón y lo ejerció siempre desde la intriga y la traición.

No es ésta, en absoluto, la impresión que Íñigo Errejón (Madrid, 1983) transmite en público, si acaso la de la moderación que los adversarios de otras formaciones políticas intentan proyectar sobre él, no porque crean en su templanza, sino porque así ahondan en la herida de la división interna. Perdón, del debate de ideas.

En la formación morada no se discute de liderazgos, sólo de proyectos. Y su secretario político llevará el suyo propio al próximo congreso de Vistalegre. Su objetivo: que Podemos no sea sólo una cuña de impugnación y protesta, sino un partido de gobierno, transversal y popular, capaz de construir una alterativa “patriótica solvente y de orden”. Pide para ello tiempo, que los suyos no se obsesionen con el PSOE, salir de las trincheras y no conformarse con 5 millones de votos.

Todo, desde la lealtad, dice, a un Iglesias con el que no se deshace en elogios, pero tampoco cuestiona. Al menos ante las cámaras, lo que los separa es sólo el rumbo. Pero lean porque de sus palabras se desprende mucho más que eso.

¿Quieren parecerse tanto al PSOE que han decidido emular sus batallas internas?

Nos tenemos que parecer fundamentalmente a nosotros mismos. Hemos conseguido que sean el resto de formaciones políticas las que tuvieran su debate interno en relación a cómo nos trataban o qué pensaban de lo que nosotros hacíamos. Eso es una fuerza política de futuro, que marca rumbo y obliga a los demás a recolocarse. Tenemos que seguir defendiendo ese mismo rumbo en el que nosotros marcamos posición. Si Podemos abandonara eso y comenzara a encerrarse en sí mismo y a tener discusiones con respecto a su relación con los otros partidos, estaríamos cediendo la iniciativa política.

Le preguntaba por la relación entre ustedes. ¿Cuándo pasó Errejón de ser aliado de Pablo Iglesias a ser un contrapeso?

Bueno, yo diría que somos compañeros. Lo que pasa es que no todos los compañeros pensamos igual todo el rato. La única forma de saber cuáles son las mejores ideas es debatirlas en abierto, poner encima de la mesa los debates con respecto a qué tenemos que hacer. Ahora tenemos un momento de cambio de fase política. Se cierra un ciclo de rapidez, de lo frenético, de lo inmediato y hay que empezar a plantearse, en un ciclo más normalizado y más lento, cómo vamos avanzando posiciones. La única forma que sabemos hacer eso es teniendo debates. Lo que hacemos es lo que hemos hecho toda la vida.

No podemos conformarnos con ser una cuña de impugnación o protesta

¿Se considera referente en un espacio de pensamiento que reivindica otro Podemos?

Bueno, soy secretario político de Podemos y portavoz en el Congreso. Digamos que he puesto siempre, con máxima lealtad, mis ideas encima de la mesa. Y son, entiendo, ideas que permiten construir un Podemos transversal, popular y ganador. Las pongo para debatir con el resto de compañeros.

¿Con la victoria de Ramón Espinar en las primarias de Madrid, han quedado sepultadas las posibilidades del Podemos transversal que usted reivindica?

Con respecto a la cuestión organizativa, estoy en la misma posición que estuve siempre: diciendo que los procesos autonómicos son procesos autonómicos y que nadie debe hurtarle a los ciudadanos, en este caso de la Comunidad de Madrid, el derecho a decidir su rumbo político, sus documentos y su dirección, y que otra cosa son las discusiones estatales. Con respecto a la cuestión de la radicalidad o transversalidad…

errejon

¿Está diciendo que usted no se inmiscuyó en el proceso en Madrid y Pablo Iglesias sí lo hizo?

Quiero decir que yo me esforcé en ser escrupuloso al máximo para que el proceso de Madrid fuera un proceso madrileño, exclusivamente madrileño. Soy militante madrileño de la organización y voto en los procesos internos, pero en tanto secretario político, que lo soy de todos, puse el máximo de escrúpulo en mantener el carácter exclusivamente autonómico del proceso.

¿El secretario general se implicó demasiado?

Pablo manifestó en algunos momentos preferencias o diferentes reacciones, pero que coincidían en el diagnóstico de que una cosa es un proceso autonómico y otra, un proceso estatal. Yo estoy en el mismo sitio que estuve siempre…

En la transversalidad…

Con respecto a la cuestión de la transversalidad y la radicalidad, creo que está en nuestro ADN desde que nacimos. Una fuerza política sólo es verdaderamente radical si es transversal y viceversa. Esto no es un juego de palabras. ¿Qué es una fuerza política radical? La que puede darle la vuelta a la tortilla. ¿Cómo se le da la vuelta a la tortilla? Con una mayoría nueva. No con una minoría muy ruidosa o que enarbola los símbolos más duros. Con una mayoría nueva que es capaz de coger las instituciones que llevan demasiado tiempo funcionando para una pequeña minoría y construir un nuevo acuerdo de país. Eso se hace con la transversalidad, cuando aprendimos que había mucha gente que a lo mejor no tenía claro qué etiqueta se ponía pero que tenía claro que no podíamos seguir rescatando bancos mientras se desahuciaban familias. Creo que esa idea caló incluso en millones de españoles abstencionistas, votantes del PP o del PSOE. Nosotros dijimos que esa idea merecía una encarnación política nueva. Creo que el día que abandonemos uno de los dos términos, abandonaremos los dos. No se puede ser radical sin ser transversal, y viceversa. Esa es mi hoja de ruta.

No se puede dar la vuelta a la tortilla con una minoría muy ruidosa o que enarbole los símbolos más duros

Pues hay quien cree que la radicalidad que defiende Iglesias es una amenaza para Podemos y una oportunidad para la recuperación del PSOE

El voto de Podemos viene de mucho sitios, no solo de antiguos votantes del PSOE. Pero creo que tenemos un problema cuando una buena parte de ciudadanos, ante la crisis del que yo creo que ha sido el partido más importante del sistema político del 78, todavía no ve en nosotros una opción política que le genere confianza. Eso es una senda que marca las tareas que nosotros tenemos por delante. Y no son tanto denunciar las injusticias, lo que no funciona, el sector oligárquico por el que unos pocos han hecho que las instituciones funcionen siempre a su servicio y no del interés general.

Esa tarea la tenemos relativamente ganada, yo dirán que bien encarrilada. Pero nos queda la segunda fase, que a una buena parte de gente que coincide con nosotros en esa denuncia confíe también en que podemos ser garantes de otro proyecto de país en orden y con solvencia. Creo que eso falta, sobre todo, entre los sectores de más edad y también entre algunos de los sectores más castigados por la crisis. Si coges el último CIS, una buena parte de los sectores más populares, más castigados por las medidas de los recortes y de empobrecimiento, todavía no tiene la suficiente confianza como para mirarnos a nosotros y ver herramientas de cambio político para el país.

errejon

¿Qué han hecho mal para que el 45% de los electores que ha abandonado al PSOE declare que nunca votaría a Podemos?

En realidad, casi por nuestra juventud como formación política, diría que nos falta tiempo. Tenemos la oportunidad y la responsabilidad de demostrar que no solo le emocionamos o ponemos los pelos de punta, sino que podemos gobernar una España diferente: más justa, con más protección social, con la recuperación de derechos sociales que han sido erosionados. Esta idea me parece importantísima. El gobierno no se conquista solo en las urnas, se conquista previamente en las cabezas de los ciudadanos.

Es decir, hace falta que millones de nuestros compatriotas nos oigan, sean capaces de imaginarnos como fuerza política de gobierno para que después nos den el gobierno. Pero eso no se construye solo con la gente que se entusiasma con la política o con el cambio, sino con los que no vibran tanto, pero esperan que ofrezcamos garantías, que demostremos que no somos sólo los que más simpatizamos, sino los que podemos conducir un proyecto de transformación social y política en beneficio de la mayoría.

¿Pablo Iglesias infunde más miedo que confianza?

En la medida en que estás al frente de un proyecto político, estás para lo bueno pero también para lo malo. Por ejemplo, los golpes que hemos recibido o los traspiés que hayamos podido tener se encarnan más en una persona. Pero no es por esa persona, es que te toca abrir brecha. Tenemos que asumir que hay una buena parte de la sociedad española en la que todavía generamos inquietud. Aquí no podemos trampear el debate.

El miedo fundamental que hay en nuestro país es el miedo entre la gente humilde. Nosotros hacemos política para desterrar ese miedo, porque entendemos que si uno tiene miedo no es un ciudadano pleno. Hemos llegado lejísimos. Hay cinco millones de españoles que vibran con nosotros, ¿Qué hacemos con los que no lo hacen? No es un momento defensivo, ni para atrincherarse ni para conformarse con esos cinco millones de votos. Es un momento para seguir construyendo. A lo mejor ya no basta con que España vibre con nosotros en los platós, en los discursos y en los mítines…

Tenemos que asumir que hay una buena parte de la sociedad española en la que todavía generamos inquietud

Se lo pregunto de otro modo, ¿Iglesias se ha convertido en un lastre para el crecimiento de Podemos?

No lo creo. Una parte de España ha dejado de vibrar con Podemos porque una parte de España ha dejado de vibrar con la política. En nuestro país, desde diciembre hasta hoy, ha habido un proceso de alejamiento y cansancio con la política. Pero la pregunta que nos tenemos que hacer es ¿Podemos puede ganar en España en un momento no de excepcionalidad? ¿Nosotros para gobernar necesitamos que todo esté revuelto o podemos ganar en relativas condiciones de estabilización en la vida política? Esa va a ser una de las preguntas fundamentales que va a dirigir nuestro futuro. Nos hemos colado por una brecha de excepcionalidad, pero no necesitamos de la excepcionalidad para construir una mayoría nueva y gobernar.

¿Necesitan mimetizarse con el sistema para que la gente les vea como un partido más?

Mimetizarnos, no. Nuestra llegada transformó una buena parte de las instituciones. Pero tenemos que convencernos de nuestra propia fuerza. Es verdad que cuando llegas a una institución, ésta te recibe con pautas consolidadas que tienden a intentar transformarte, pero tú también la transformas. Es una especie de dialéctica con las instituciones. Si estuviéramos en un país con una profunda crisis de Estado, podríamos decir que no tenemos nada que ver con las instituciones. Pero en un país con relativa estabilidad institucional -aunque haya crisis de partidos, las administraciones públicas funcionan- nosotros no podemos ser totalmente ajenos a eso. Tenemos que ser capaces de encarnar la posibilidad del orden, no del desorden; de demostrar que el desorden ha sido el gobierno de las élites.

errejon


¿En qué ha cambiado el Parlamento con la entrada de Podemos? Porque, cuando llegaron, se mimetizaron pronto con la vieja política que pretendieron combatir

Ahí hay dos elementos. Uno tiene que ver, en mi opinión, con que nosotros nacimos en avalancha, en aluvión. Eso nos ha permitido llegar muy lejos pero, una vez que no logramos el objetivo fundamental, que era construir una mayoría nueva que recuperara el gobierno para la ciudadanía, hay que pararse y explicar a la gente que entramos en una fase más lenta, pero en la que nos vamos a ganar el respeto y la confianza de muchos españoles que todavía nos miran con una mezcla de simpatía, incredulidad y desconfianza.

Luego hay otra cuestión que tiene que ver con demostrar que eres útil en las instituciones. El mensaje del Parlamento ha cambiado con nosotros, pero nos quedaríamos en la superficie si solo hiciéramos una descripción sociológica. Tenemos que demostrarle a la gente que ha confiado en nosotros que somos útiles ya y no pasado mañana cuando ganemos. Tenemos ya algo y con ese algo podemos hacer cosas.

Humildemente, ya hemos hecho: hemos sido capaces de poner encima de la mesa el problema de la pobreza energética. ¿Eso significa que lo transformamos todo? No, no tenemos tanta fuerza. Pero no nos vamos a quedar esperando a que nos la den o a que llueva del cielo. Segundo ejemplo: Fernández Díaz. Hemos conseguido infligir una derrota política parlamentaria al gobierno, que intentó meterle en la Comisión de Exteriores como presidente, después de que el Parlamento lo reprobara porque había serios indicios de que, cuando era ministro del Interior, utilizaba recursos de todos para hostigar, espiar o fabricar pruebas contra sus rivales políticos, cosa que atenta directamente contra el Estado de Derecho. ¿Qué hemos conseguido? Demostrar que el PP no es omnipotente. A veces, con cintura, con trabajo parlamentario y con firmeza, se consigue hacerle retroceder en algunas cosas que nosotros creemos que humillan a las instituciones. Y, además, con nuestra posición hemos obligado a moverse al PSOE y Ciudadanos.

¿Qué era más importante, tumbar la presidencia de Jorge Fernández Díaz o poner en evidencia la posición del PSOE?

Es que hemos conseguido las dos cosas. No vamos a ser la oposición al PP ni mucho menos una alternativa al PP solo por los errores de otros. El título de oposición es un título que te lo entrega el pueblo español y te lo entrega cuando ve que eres capaz de levantar un proyecto alternativo. Desde cosas grandes, como los presupuestos o el modelo de pensiones, hasta las pequeñas como que a Fernández Díaz le quieran garantizar, como si hubiera que premiarle, una retiro dorado al frente de la Comisión de Exteriores.

Pablo y yo queremos llegar al mismo sitio, pero no hemos estado siempre de acuerdo en todo el itinerario

¿Qué es más importante para Podemos, hacer oposición al PP o hacer oposición al PSOE?

Hacer oposición al Partido Popular, que es quien gobierna. Pero es que, en esa oposición al PP, tenemos que levantar una alternativa que obligue a los demás a retratarse. Nos equivocaríamos si nos obsesionáramos con el PSOE, básicamente porque nosotros somos una fuerza política de futuro y, por tanto, dependemos de nosotros mismos.

Si trabajamos bien, si somos capaces de levantar bien una alternativa patriótica -entienda que defender la patria es defender a los españoles, cuidar las condiciones de vida de quienes peor lo han pasado durante la crisis- no tenemos que mirar por el espejo retrovisor a formaciones políticas que están claramente en decadencia en términos históricos. Tenemos que marcar un rumbo que levante un modelo de país alternativo al del PP. Claro, es verdad, que eso está atravesado por una contradicción que marca nuestra relaciones con el PSOE, que es que rivalizamos en algunos segmentos electorales pero nos necesitamos para gobernar. Nosotros solo gobernamos en las grandes ciudades de España gracias al apoyo del PSOE y el PSOE solo gobierna en las comunidades autónomas con nuestro apoyo con una excepción…

Andalucía

Que a lo mejor no es el mejor ejemplo de renovación política y orientación progresista. Si asumimos eso, entonces tenemos una relación en la que creo que debemos ser muy responsables y muy maduros. Puede que a veces rivalicemos por segmentos electorales o por la confianza de sectores sociales pero, al mismo tiempo, sólo vamos a gobernar este país con algún grado de entendimiento.

¿Con Susana Díaz al frente del Partido Socialista, Podemos lo tendría más fácil?

No lo sé. No fue fácil y, de hecho, no nos entendimos en Andalucía, donde Susana Díaz se terminó entendiendo con Ciudadanos, que es una fuerza política que, allí donde ha podido, se ha entendido con el PP. No sé si sería más fácil o menos acordar porque aquí no estoy pensando en la competición electoral, sino en la posibilidad de que hubiera un gobierno alternativo.

A Susana Díaz, en materia de regeneración democrática, le hemos visto comportamientos que no nos parecían los más adecuados. En materia territorial, le hemos visto a enfrentar a territorios de España. Por tanto, no sé cómo de fácil sería llegar a algún tipo de entendimiento. Ahora bien, yo creo que si se postulara o si finalmente saliera podría ser un liderazgo que profundice en algunas de las brechas que tiene el PSOE.

¿Por ejemplo?

En la brecha territorial y en la generacional. Pero, en fin, eso lo tendrá que decidir el Partido Socialista, si bien hay buena parte de los votantes y militantes socialistas que igual no entienden que sea el proyecto con más capacidad de recuperar un espacio político que están perdiendo o erosionando. Eso no tiene nada que ver con que tenga la fuerza para ganar su congreso. Son cosas diferentes.

errejon

Volvamos a Podemos, ¿está de acuerdo con Ramón Espinar en que su partido tiene que superar la dependencia del liderazgo de Pablo Iglesias?

Bueno, no sólo de Pablo. Podemos tiene que superar la dependencia de sus caras más visibles. Una fuerza política de cambio que quiere protagonizar la próxima década en su país debe trabajar en crear relevos. Y fabricar relevos es asegurar que, cuando un compañero se cansa o decide dar un paso atrás, hay dos o tres o cuatro en mejores condiciones para asumir el testigo donde el otro lo dejó.

¿Ve a Pablo Iglesias cansado?

No. Creo que esto es una reflexión que tiene que ver con todos nosotros. Al principio, Podemos dependía mucho de una sola persona. Tanto dependía que pusimos su cara en las papeletas en las europeas. Después se fue ampliando a un número todavía reducido de portavoces y hoy el abanico es más amplio.

Nos equivocaríamos si nos obsesionamos con el PSOE

¿Ve relevo a corto plazo en Podemos?

Creo que no hace falta y no es la discusión que vamos a tener en el momento de reorientación política de la asamblea ciudadana que tengamos. Ya estamos trabajando en fabricar relevos, pero no sólo para quien se encargue de la secretaría general, sino en todas parte para ampliar el abanico de compañeros y compañeras con capacidad de tomar el testigo y hacerlo mejor que quienes los hemos precedido. No ha sido fácil trabajar en eso mientras había que librar las seis o siete campañas electorales que hemos tenido concentradas en dos años pero, si ahora para el ritmo de agitación electoral, es hora de emprender esa tarea.

Si está dispuesto a confrontar proyectos en Vistalegre 2 y tiene una mirada sobre Podemos diferente a la de Iglesias ¿por qué no compite por el liderazgo?

Vamos a confrontar pero no dos proyectos sino muchos. Vamos a hacer una discusión de ideas que no se parecerá mucho al Vistalegre inicial en el que no existíamos como fuerza política. Tenemos un debate sobre el rumbo, sobre la posibilidad de un Podemos ganador, no sobre la dirección.

errejon

¿Se siente cómodo en el Podemos que acaba de tejer una alianza con los Anticapitalistas en Madrid? ¿Es posible reeditarla en Vistalegre?

No lo sé. Es una pregunta que hay que trasladar a cada uno de los interpelados. En todo caso, creo que de los procesos autonómicos a los estatales hay que tener cuidado al extrapolar. En el pasado Vistalegre, decidimos un modelo muy concentrado en lo organizativo, lo que he llamado en ocasiones “máquina de guerra electoral”, que tuvo sentido en su momento y que ha cumplido su labor.

Ahora, por ejemplo, toca desconcentrar, abrir más al pluralismo, descentralizar, por tanto, ahí deberíamos no corregir sino asumir que, como ha cambiado la fase, tiene que cambiar el modelo organizativo. Y, en lo político, apostamos por un modelo de transversalidad y de sumar más allá de nuestras fronteras, no un Podemos que discuta hacia adentro, sino que tenga capacidad de seguir sumando y seguir siendo más abierto.

Es decir, que siga teniendo algo que decir a la gente que a lo mejor no tiene muy claro si pertenece a Podemos, pero que nos quiere acompañar en una parte del camino. A mí me parece que esas son las dos claves: un Podemos más incluyente hacia adentro y más seductor hacia fuera. Creo que ese el rumbo en el que nos podemos encontrar muchos.

No me ha respondido si se siente cómodo con esa alianza

Bueno, esa alianza, que yo sepa, se ha dado en un proceso autonómico. No sé si se daría a nivel estatal. Si eso es lo que recibe el apoyo mayoritario de la gente que nos acompaña, pues ese será el Podemos en el que habrá que remar. Hay una buena parte del esfuerzo que tenemos que hacer para ganar que consiste en ser un Podemos que asuma que la izquierda es una parte fundamental de la transformación política pero que no se agota ahí. Es decir, que la izquierda se tiene que sumar a un proceso de unidad popular, y no al contrario. No subordinar la unidad popular a juntar los trocitos de la izquierda. Creo que esa es una idea que está en nuestro ADN desde que nacimos y a mí me sigue pareciendo la fundamental para ganar.

Cuando Pedro Sánchez decía que se entendía mejor conmigo aspiraba a hacerme daño

Se lo pregunto de otra manera, ¿Pablo Iglesias se está apoyando en el sector Anticapitalista para arrinconar al errejonismo?

No lo creo. Creo que ha habido procesos de alianzas autonómicas variadas y creo que, en el proceso estatal, tendremos que ver negro sobre blanco, todos, en lo político y en lo organizativo, qué hoja de ruta queremos. Y ahí creo que no hay dos proyectos, puede que haya muchos más. Creo que el sector Anticapitalista quiere presentar su propio proyecto. Han sido coherentes desde nuestro nacimiento hasta aquí con su hoja de ruta. En muchas ocasiones no la he compartido, pero creo que han sido coherentes. Y yo estoy haciendo básicamente lo mismo, ser coherente.

errejon

¿Ha sido coherente Pablo Iglesias en el recorrido desde el primer Vistalegre?

Bueno, creo que Pablo ha sido…

¿Ha tenido contradicciones?

Creo que Pablo ha sido coherente, pero es verdad que, cuando se acaban las últimas elecciones generales y tenemos que pensar el rumbo y cómo seguir construyendo Podemos, cuando amaina la agitación electoral, puede que haya habido diferencias. Puede que queramos llegar al mismo sitio pero a lo mejor no estamos siempre de acuerdo en todo el itinerario. Y los hemos asumido siempre como con toda la honestidad, pero a la vez con toda la franqueza. No escatimamos los debates.

El liderazgo de Susana Díaz podría profundizar en algunas de las brechas que hoy tiene el PSOE

¿El precio de la alianza que tejió Iglesias con el sector anticapitalista será un partido descentralizado como pide Teresa Rodríguez ?

A ver, sobre esto creo que hay dos cuestiones. El modelo de Podemos no lo va a decidir ningún acuerdo entre grupos, sino el conjunto de quienes participen en la asamblea ciudadana. Y, por tanto, yo no puedo anticipar qué saldrá de ahí.

¿Usted prefiere un modelo presidencialista o federalista en el que cada territorio adopte las decisiones que estime oportuno?

Creo que todos somos de un modelo más federal. Ahora bien, ¿qué significa? Evolucionar en un sentido federal no es copiar o redoblar el Estado de las autonomías de acuerdo con lo cual cada territorio se relaciona con Madrid diciendo qué hay de lo mío. Un estado federal o una organización federal no es una organización en la que hay una especie de negociación como en un bazar persa en la que cada territorio le pide a Madrid qué hay de lo mío, cuánto me das, cuántas competencias…No, no, es también una organización o un modelo en el que tú en tanto andaluz, en tanto catalán, en tanto vasco, te implicas en la construcción estatal. No te desentiendes.

En mi opinión, no es un proceso centrífugo de alejarse de la política estatal, sino de contribuir a la política estatal desde una personalidad propia. Creo que vamos a avanzar hacia un modelo federal. Pero ¡ojo!, un modelo federal no es solo decirlo, es que haya capacidad de decisión, influencia política y recursos que, en el nivel de las comunidades autónomas, de los municipios y de los círculos favorezcan esa desconcentración o favorezcan esa descentralización. Y hay que articular eso con seguir teniendo una dirección estatal que tomen decisiones estatales. Cuando discutamos sobre el modelo de pensiones, no podemos tomar 25 decisiones.

errejon

¿Qué les dice a quienes sostienen en público y en privado que Pablo Iglesias es un regalo para el Partido Socialista e Íñigo Errejón una amenaza?

No sé, me lo tendrían que decir a mí. No lo sé, creo que el PSOE…

Se lo han dicho en algunos editoriales

En editoriales, sí. A mí, personalmente, nadie me lo ha dicho. Yo creo que nosotros lo hemos visto como una táctica cambiante que, en algunos momentos, se abrazaba a Pablo y me golpeaba a mí y, en otros, intentaban golpearme a mí abrazándome.

Recuerdo a Pedro Sánchez diciendo: “Con Errejón me entendería muchísimo mejor”, No fue en absoluto una declaración inocente. Aspiraba a golpearme, a hacerme daño. Se equivocan quienes crean que podemos tener la discusión interna o los debates internos con las categorías que nos pongan desde fuera. Invito a cualquiera a que nos lea, nos escuche o nos interprete y vea que somos compañeros que a veces debatimos sobre lo que hay que hacer hacia el futuro pero que hacemos el camino juntos.

Ahora bien, lo que sí que creo -y esto no tiene nombres ni apellidos pero es un debate que vamos a tener encima de la mesa- es que nosotros no nos podemos conformar con lo que hemos conseguido hasta aquí. No podemos conformarnos con ser una cuña de impugnación o de protesta o de resistencia que representa a cinco millones de personas. No es momento de confiarse, es momento de mirar hacia adelante. Y, por tanto, a quienes en otros partidos políticos cifren sus posibilidades de que les vaya bien o mal en las caras de Podemos, yo les diría que se lo hagan mirar.

Andalucía no es el mejor ejemplo de renovación política y orientación progresista

¿Nunca se ha planteado disputar el liderazgo a Pablo Iglesias?

No. Pablo es un compañero sin el cual no hubiéramos llegado hasta aquí y, además, es un amigo. A lo mejor no siempre estamos de acuerdo en todo, pero hay lealtades y fraternidades que están por encima incluso de las diferentes apreciaciones sobre cuál es el mejor rumbo.

errejon

Ya que habla de lealtades, ¿le informó Pablo Iglesias de la inscripción en el registro del nuevo partido Unidos Podemos?

Me lo contó en el momento en el que él se enteró. Pero él tampoco se enteró antes de que se registrara.

¿Y quién hizo la inscripción y por orden de quién?

La hizo nuestro departamento de legal que, en otras ocasiones, sobre todo en las candidaturas municipales, ya ha visto que a veces no nos ha podido presentar con nuestro nombre o con el nombre que queríamos porque alguien lo había registrado antes. Me parece bien que se registre el nombre y que se guarde porque es un polo electoral con el que hemos concurrido a las elecciones. Luego, se han abierto algunas especulaciones sobre cuál va a ser el futuro de Podemos y hubo…

Nos falta que la gente confíe en que podemos ser garantes de otro proyecto de país en orden y con solvencia


¿Por qué materializar una alianza orgánica con alguien que les ha restado un millón de votos?

La confluencia no funcionó como esperábamos, pero no creo que ese millón de votos se perdiera en la campaña electoral ni con la confluencia. Una parte se fue perdiendo, desgastando o alejando antes.

Ahora bien, con respecto a nuestra relación con otras formaciones políticas, lo digo de forma muy clara: creo que nuestra labor es construir un Podemos fuerte, autónomo e independiente que tenga la capacidad de seguir pateando el tablero como ha hecho desde que nacimos. Y que luego, en un polo electoral. podemos ir en alianza con otros muchos sectores u organizaciones políticas.

Alberto Garzón es un valor del cambio político y podemos concurrir juntos a las elecciones en alianzas electorales, pero nosotros tenemos deberes por hacer que no va a hacer nadie por nosotros. No creo que algún tipo de fusión satisficiera a los militantes de Podemos ni a los militantes de Izquierda Unida.

Si pierde su proyecto político en Vistalegre ¿se plantearía una salida silenciosa?

No, estaría donde hiciera falta. Soy un militante del cambio político, me he dejado dos años y medio de mi vida en armar una organización política que creo que ha despertado ilusión como nunca había habido en los últimos 30 años entre muchos sectores que se sentían abandonados por la política oficial. Eso forma parte de mi trayecto hasta aquí y es el proyecto que me ilusiona. Yo nunca militaré en un proyecto político que no me ilusione, pero este tiene posibilidades de futuro. Mientras siga siendo así yo estaré en Podemos donde sea más útil.

Que tenga suerte

Gracias

El Huffington Post agradece al Círculo de Bellas Artes por haber cedido sus instalaciones para la grabación de esta entrevista

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- 21 cosas que no sabías de Íñigo Errejón

- ¿De verdad se va a ir Pablo Iglesias?

- Saénz de Santamaría y Errejón se reunieron este jueves en Moncloa

- Qué ganan Iglesias y Errejón si vencen Espinar o Maestre

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest