POLÍTICA

Esto era el 155: resumen de una jornada inédita en la democracia española

El Gobierno cesará al Govern catalán, convocará elecciones y asumirá el control de los Mossos y de TV3. Puigdemont no aclara si proclamará la independencia.

21/10/2017 22:23 CEST | Actualizado 21/10/2017 22:23 CEST
EFE

España recordará el 21 de octubre de 2017 como una jornada política sin precedentes en la historia de la democracia. Porque nunca desde la aprobación de la Constitución de 1978 se había escuchado a un presidente del Gobierno anunciar el cese del presidente de la Generalitat de Cataluña en aplicación del artículo 155 de la Carta Magna.

Nunca hasta este sábado, cuando Mariano Rajoy, jefe del Ejecutivo, ha comparecido pasadas las 13:00 horas para anunciar el cese del Govern al completo y la convocatoria de elecciones en un plazo máximo de seis meses.

Nunca hasta la fecha un Gobierno anunciaba que tomaba el control de las finanzas y de la administración de Cataluña, de los Mossos d'Esquadra y de la televisión pública catalana.

Aun así, Rajoy ha asegurado que, pese a lo inédito de las medidas que acababa de anunciar, "esto no supone acabar con la autonomía ni el autogobierno".

PUIGDEMONT: "UNA HUMILLACIÓN Y UNA AMENAZA"

"Las instituciones catalanes y el pueblo de Cataluña no podemos aceptar este ataque", ha respondido el presidente catalán, Carles Puigdemont, casi ocho horas después en un mensaje grabado desde el Palau de la Generalitat.

Puigdemont ha calificado de "humillación" y "amenaza" las medidas aprobadas por el Consejo de Ministros, que deberán ser aprobadas la próxima semana por el Senado, donde el PP goza de mayoría absoluta. "Es incompatible con una actitud democrática y se sitúa fuera del Estado de derecho", ha aseverado.

En su discurso de respuesta a la aplicación del 155, el todavía presidente catalán no ha anunciado la proclamación de la independencia de forma unilateral, como muchos esperaban. Puigdemont ha asegurado que pedirá al Parlament la convocatoria de una sesión plenaria para debatir "sobre el intento de liquidar nuestro autogobierno y nuestra democracia" con el fin de actuar "en consecuencia".

Tras esto, en un mensaje en castellano dirigido a los ciudadanos españoles, el presidente catalán ha advertido de que el "ataque a la democracia" que, a su juicio, está sufriendo Cataluña "abre la puerta a otros abusos de la misma índole". "Si triunfa todo esto, el daño a la democracia será muy severo y comportará un retroceso monumental", ha agregado.

MULTITUDINARIA RESPUESTA EN LA CALLE

Poco antes de grabar este mensaje, Puigdemont había asistido a la multitudinaria manifestación convocada en el centro de Barcelona en protesta por el encarcelamiento de los líderes de Omnium Cultural y de la ANC, Jordi Cruixart y Jordi Sánchez, respectivamente.

Una marcha que ha congregado a decenas de miles de personas apenas cuatro horas después del anuncio de Rajoy y que se ha convertido en una respuesta a las medidas aprobadas por el Ejecutivo central.

AFP

Bajo el lema En defensa de los derechos y las libertades, los manifestantes han coreado consignas en defensa del autogobierno, de los encarcelados y contra la aplicación del artículo 155. A ella, junto a Puigdemont, han acudido también su número dos, el vicepresidente Oriol Junqueras, y otros consellers del Govern.

También se han manifestado la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, el expresident, Artur Mas, y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell.

La propia Forcadell, en una comparecencia pública tras la marcha, ha tildado de "golpe de Estado" las medidas del Gobierno de Rajoy, ante las que ha prometido firmeza. "No daremos ni un paso atrás. Sin ley, sin legitimidad ni apoyo, pretenden intervenir y dirigir las instituciones del país".

EFE

FRACTURA EN EL PSC

Pero el rechazo a estas medidas no sólo ha procedido del entorno soberanista. Son muchos los líderes políticos no independentistas que han lamentado la contundencia del Ejecutivo central. Pablo Iglesias, líder de Podemos, ha lamentado que "el bloque monárquico", con sus decisiones, "aleja aún más a Cataluña de España". Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, considera que las medidas del Gobierno suponen "un ataque grave a los derechos y libertades de todos".

Hasta en el PSOE se han abierto grietas. A última hora de la tarde, se hacía oficial la dimisión de la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet, Núria Parlon, como miembro de la Ejecutiva nacional del PSOE. Horas antes se había hecho público un comunicado en el que, junto a otros tres alcaldes socialistas, reclamaban al PSC que rechazara la aplicación del 155.

Parece poco probable a tenor del apoyo público que tanto el líder del PSOE, Pedro Sánchez, como el del PSC, Miquel Iceta, han dado al Gobierno. "El secesionismo es el brexit de Cataluña", ha dicho el secretario general de los socialistas, quien ha asegurado que su formación optará por "defender la Constitución" y no "dar la espalda a España".

Con estos mimbres, quedan muchas preguntas en el aire. ¿Aprobará el Parlament una declaración unilateral de independencia la próxima semana? ¿Habrá, por el contrario, un giro de los acontecimientos que permita iniciar un diálogo sin aplicar el 155? ¿Cuándo serán las elecciones catalanas? ¿Cómo afectará esto a partidos como el PSOE? ¿Y si vuelven a ganar los independentistas?

Cábalas al margen y después de semanas de elucubraciones, lo que ya sabemos a estas alturas es qué es y cómo se usa el artículo 155 de la Constitución.