NOTICIAS
29/07/2012 15:47 CEST | Actualizado 29/07/2012 16:05 CEST

La futura ley del aborto: antes de octubre y el daño psicológico de la madre como único supuesto

MONDELO / EFE

Mientras media España está de vacaciones, cientos de personas se manifestaron contra la reforma de la ley del aborto en Madrid. En esta ocasión, la protesta no fue masiva, pero las organizaciones convocantes prometen más a medida que se acerque la presentación oficial, prevista para la vuelta del verano.

En la protesta se reclamó el aborto libre, fuera del Código Penal y en la sanidad pública y se rechazó la reforma que prepara el Gobierno y que fue anticipada por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, el pasado domingo en una entrevista con el diario La Razón. Con la nueva legislación, la malformación del feto dejará de ser un supuesto para abortar.

"No entiendo que se desproteja al concebido, permitiendo el aborto, por el hecho de que tenga algún tipo de minusvalía o de malformación. Me parece éticamente inconcebible que hayamos estado conviviendo tanto tiempo con esa legislación", aseguró Gallardón, que ha intentado esquivar las preguntas de los periodistas sobre el tema, aunque se ha reafirmado en sus palabras. "El aborto no es un derecho de la mujer, es una tragedia, tanto para la madre como para el concebido. Defender la vida es lo más progresista que se pueda hacer, ya que sin vida no hay ser humano", aseguró en la cadena Intereconomía.

El programa electoral del PP recoge la intención del partido de cambiar la legislación actual del aborto, aunque no especifica de qué manera. “La maternidad debe estar protegida y apoyada. Promoveremos una ley de protección de la maternidad. Cambiaremos el modelo de la actual regulación sobre el aborto para reforzar la protección del derecho a la vida, así como de las menores”, dice el documento.

Pero, ¿en qué consistirá exactamente la reforma de la ley del aborto?

CAMBIOS

La legislación actual fue aprobada por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2010 y permite el aborto libre hasta la semana 14 de gestación. Este modelo es que el más extendido en Europa y se conoce con el nombre de "ley de plazos". Permite de manera automática y gratuita abortar sin alegar razones ni requerir el consentimiento de un médico hasta la semana 14 de gestación.

Esa ley sustituyó a la anterior, de 1985, que despenalizaba el aborto en tres supuestos: en caso de violación (se tenía que producir antes de la semana 12), en caso de problemas físicos o psíquicos del feto (hasta la semana 22) y en caso de peligro para la vida de la madre, en cuyo caso el embarazo se podía interrumpir en cualquier momento.

La futura ley será, posiblemente, más restrictiva que la de 1985 y podría contemplar como único supuesto el daño psicológico de la madre, algo que englobará también los casos de malformación del feto. Algunos colectivos se han apresurado a señalar que ese supuesto fue "un auténtico coladero en la ley de 1985". En cualquier caso, aún faltan detalles importantes por establecer, como, por ejemplo, el número de semanas en las que será posible abortar.

CUÁNDO

No se conoce con exactitud en qué momento se presentará la nueva ley, aunque Gallardón afirmó hace unos días que será antes de octubre y se ajustará a la doctrina del Tribunal Constitucional y a los convenios internacionales ratificados por España, incluidos, subrayó, los relativos a las personas con discapacidad.

OPINIONES A FAVOR

El anuncio de Gallardón ha suscitado un gran debate. Entre los defensores de la reforma se encuentra el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), que celebró el anuncio porque, en su opinión, el aborto eugenésico es "contrario a los derechos humanos" porque "parte de la premisa" de que la vida de las personas con discapacidad es "menos valiosa que la del resto, y por este motivo se le puede aplicar un trato desigual, que encierra una clara discriminación".

También se ha mostrado a favor la plataforma Derecho a Vivir, que calificó de "progreso histórico en la protección de la dignidad humana" el fin del aborto eugenésico. "La melodía de la reforma suena razonablemente bien, pero es vital que el ministro no espere al otoño para presentar la nueva ley: hoy, ahora mismo, siguen perdiéndose vidas humanas por la aplicación de una ley injusta y cruel", afirmó el portavoz de la plataforma. "Cuando le contemos a nuestros nietos que en España se abortaba a un niño o una niña por tener síndrome de Down, nos mirarán con vergüenza y compasión, como si viniéramos de una época bárbara y oscura", agregó.

OPINIONES EN CONTRA

La presidenta de la Fundación Mujeres, Marisa Soleto, consideró que el anuncio de Gallardón "es una gran tragedia en relación al derecho a la mujer a decidir". "Encender el debate social que ya estaba resuelto y en el que hay poco margen de acuerdo, es muy peligroso y confunde a la gente", aseguró.

Gaspar Llamazares, de Izquierda Unida, calificó el anuncio de "populismo penal" y afirmó que Gallardón se ha convertido en el "ariete del fundamentalismo religioso". "Cuando la religión y el poder financiero deciden la política del gobierno la democracia ha sido enclaustrada", advirtió.

El PSOE aseguró por su parte que la nueva ley supondrá una "amenaza de una penalización total" que retrotrae "a la clandestinidad y la inseguridad sanitaria y jurídica". "El PP deja claras las opciones a las mujeres españolas respecto a la interrupción voluntaria del embarazo: si tenemos dinero podremos salir de España para hacerla, si no, corremos los riesgos de la clandestinidad, la inseguridad sanitaria y jurídica", aseguró.

En las pancartas de la manifestación de este domingo se podían leer lemas como "Gallardón, dimisión", "Ni un paso atrás", "Educación sexual para evitar embarazos no deseados" y "Nosotras parimos, nosotras decidimos". La Plataforma de Mujeres ante el Congreso ha pedido, además, entrevistarse con el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, para darle a conocer sus reivindicaciones en este ámbito.

NUEVOS TIEMPOS