NOTICIAS
01/04/2013 13:41 CEST | Actualizado 01/04/2013 19:48 CEST

La crecida de los ríos activa las alertas y provoca dos muertos en la provincia de Ciudad Real

EFE

Al menos dos personas han muerto en la madrugada de este lunes como consecuencia de la precipitación al vacío de un camión y un turismo tras desprenderse el puente sobre el que circulaban a causa de la crecida del río Yeguas, en la provincia de Ciudad Real.

El suceso ha tenido lugar a las 5.08 en el kilómetro 94,500 de la N-420, término municipal de Fuencaliente (Ciudad Real), en el límite entre Ciudad Real y Córdoba, según ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa. Aunque el alcalde de Fuencaliente, Valentín Muñoz, había explicado en un primer momento que las víctimas eran el conductor y una mujer que viajaba como acompañante en un camión, y un chico joven que conducía un turismo, la Delegación del Gobierno ha señalado que los servicios de rescate han recuperado dos cuerpos sin vida, el del conductor del camión y del conductor del turismo.

Como consecuencia de la rotura del puente ambos vehículos se han precipitado al vacío y no se descarta que pudiera haber algún vehículo más implicado, por lo que se continúa inspeccionando la zona.

Además, un total de 125 personas, la mayoría de la Comunidad Valenciana, quedaron aisladas este lunes en un cámping de la Sierra de Alcaraz (Albacete), debido a la crecida del río Mundo, aunque se encuentran en "perfecto estado".

Según ha informado a Efe el director del cámping 'Río Mundo', José Valls López, los campistas se encuentran en perfecto estado y esperan que en las próximas horas el nivel del río Mundo baje, cuyo caudal ha sobrepasado un puente, que es el único acceso que hay para llegar hasta el cámping, situado en la pedanía de Mesones, en el término municipal de Molinicos (Albacete).

Además, dos hombres de 65 años han sido rescatados esta mañana por una lancha de Protección Civil después de permanecer toda la noche en el jeep en el que viajaban tras ser arrastrado éste por la corriente de un arroyo desbordado en una finca situada entre las localidades de Siruela (Badajoz) y Chillón (Ciudad Real).

CASTILLA Y LEÓN, EN ALERTA

Por otro lado, Castilla y León se encuentra en situación de alerta por la importante crecida de los ríos de la cuenca del Duero, que han comenzado a desbordarse e inundar zonas rurales, explotaciones agrícolas e incluso poblaciones, principalmente en las provincias de Burgos, Soria y Valladolid.

Los embalses del sistema hidrográfico del Duero se encuentran al 85% de su capacidad, algunos al límite y otros ya rebosan por lo que se están vertiendo agua de forma controlada para evitar esa saturación, y es previsible que en las próximas horas el caudal de los ríos crezca de forma considerable.

Las persistentes e intensas lluvias de los últimos diez días, el deshielo pero también la suciedad de los cauces, que genera tapones al cegar puentes y estrechar cauces con ramas, troncos y maleza, ha provocado esta crecida que el pasado Jueves Santo tuvo en Viana (Valladolid) uno de los lugares más castigados.

El río Duero, a su paso por Tudela (Valladolid), ha obligado esta madrugada a evacuar a una familia como medida preventiva, ya que habita en las dependencias de un antiguo molino situado junto al cauce de un río que, en el caso de Toro (Zamora), ha obligado a cortar el antiguo puente de piedra y anegado la vega, aunque no afecta al casco urbano por encontrarse a mayor altura del cauce.

Aguas arriba del Duero, en San Esteban de Gormaz (Soria), este río inundó dos calles el pasado sábado, lo que ha obligado a los vecinos a instalar durante este fin de semana pequeños diques con sacos de tierra. Gran parte del aumento del caudal en la provincia de Soria se debe a la suelta de agua desde el colmado embalse de la Cuerda del Pozo.

En Zamora está previsto a partir de mañana una importante crecida del Duero, mientras que el otro río importante del sistema, el Pisuerga, rebosará a su paso por Valladolid, donde inundará el aparcamiento de vehículos del parque recreativo de Las Moreras, en el centro de esta capital.

EL CAUDAL DEL EBRO BAJA

El nivel del río Ebro a su paso por la localidad navarra de Castejón se ha reducido respecto al caudal del domingo, aunque se mantiene la alerta por riesgo de desbordamiento debido a las lluvias registradas en los últimos días en la Comunidad foral.

El río, según los datos recogidos por la Confederación Hidrográfica del Ebro en su página web, alcanza una altura de 6,20 metros y lleva un caudal de 1.457,80 m3/s, cuando en la tarde del domingo llegaba a los 6,56 metros.

La tendencia es que se mantenga estable en las próximas horas, aunque la alerta por desbordamiento se mantiene "por precaución", según informan a Europa Press fuentes de la Policía Local de Castejón.

En la zona y como medida preventiva se han desplazado varias dotaciones de los bomberos de la provincia y efectivos de la Guardia Civil por si los campistas necesitaran de su ayuda.

NOTICIA PATROCINADA