TENDENCIAS
23/06/2014 09:03 CEST | Actualizado 23/06/2014 17:07 CEST

Cuatro escenarios espectaculares donde disfrutar San Juan (FOTOS)

Es la noche más mágica y más celebrada del año. San Juan se festeja una vez más cargado de supersticiones, rituales y leyendas en diferentes partes de nuestra geografía. Planeta LowCost recorre paso a paso los escenarios más especiales donde poder disfrutar de esta fiesta tan enigmática.

  • A Coruña, donde habitan las meigas
    A Coruña, donde habitan las meigas
    FRABISA / FLICKR
    "En San Xoán meigas e bruxas fuxirán" (en San Juan, meigas y brujas huirán). La noche del 23 al 24 de junio, las hogueras se encienden por todo Galicia pero en A Coruña la popularidad de esta fiesta la ha convertido en Interés Turístico Nacional. Una vez pasada la medianoche, las hogueras se prenden y preparan para ser saltadas nueve veces. Ni una más, ni una menos. La ciudad entera sale a la calle, aunque en las playas de Riazor y Orzán se concentra el mayor número de personas alrededor del fuego para comer sardinas con cachelos e incluso disfrutar de una buena queimada para ahuyentas a las meigas. En esta noche mágica también es importante recoger plantas aromáticas y dejarlas en agua para potenciar sus propiedades terapéuticas. Además, si te intriga saber la identidad de tu futura pareja, ponte al lado de la almohada un manojo de hierbas de San Juan. Si todo sale según la leyenda, te despertarás con las cosas claras.
  • El Juás malagueño, a la hoguera
    El Juás malagueño, a la hoguera
    RICARDO BARQUIN MOLERO / FLICKR
    La noche de San Juan en Málaga adquiere un cariz más religioso. En este caso, los asistentes a las hogueras hacen mucho más que saltarlas, pues las utilizan para quemar pequeños muñecos llamados Juás que representan a Judas Iscariote. Eso sí, desde hace unos años esta práctica está prohibida en la playa, así que si quieres quemar uno de estos muñecos deberás elegir otro lugar. Lo que sí podrás hacer frente al mar es escribir tres deseos en un papel para quemarlos. Eso sí, guarda una copia para releerla al año siguiente. Si lo que te ocurre es que estás preocupado por la belleza, lo que tendrás que hacer será saltar tres olas con el pie derecho. Si todo sale según el ritual, serás el más hermoso de la fiesta. Si no confías demasiado en estas creencias, aprovecha para degustar un buen espeto, una forma particular de asar sardinas pinchadas en palos y colocadas sobr el espeto ardiendo. No sabemos si te harán más guapo, pero sí más feliz.
  • La cremà alicantina
    La cremà alicantina
    OLEMISWEBS / FLICKR
    Al más puro estilo Fallas, aunque en Alicante no les gusta nada la comparación, la ciudad mediterránea convierte San Juan en su principal fiesta del año. En la noche del 24 de junio, las figuras de madera, cartón y corcho que representan la actualidad política y social de nuestro país arden por toda la ciudad. Además, es muy habitual que, después de apagar el fuego del ninot quemado, los asistentes pidan agua a los bomberos, que mojan sin piedad a todo el que se acerque. La noche termina en las barracas, donde tomarse una coca amb tonyina (coca con atún) y las bacores (brevas) con un vasito de paloma, que es la mezcla de anís con agua, es casi un imprescindible. Por cierto, si vas a saltar por encima de la hoguera para pedir un deseo, hazlo siete veces, que los nueve saltos son sólo en Galicia.
  • Los caballos, los protagonistas en Ciudadela
    Los caballos, los protagonistas en Ciudadela
    MANovillo / FLICKR
    Desde el siglo XIV, Menorca se engalana para celebrar San Juan. El fuego aquí es substituido por los caballos, que se convierten en los verdaderos protagonistas de la fiesta en Ciudadela. El mismo día 23, los caballos dan vueltas por la la plaça des Born antes de una curiosa guerra de avellanas. Más tarde, por la noche, los jinetes y los caballos dan vueltas por las calles de Ciudadela y entran en las casas de la gente. Pero todo esto es solo un anticipo. El día 24, sobre las 19.00 de la tarde, tiene lugar Els Jons des Pla, donde los caballos realizan auténticas acrobacias y pruebas para el deleite de un público masificado. De hecho, ándate con ojo tanto en la plaça des Born como en els Jons des Pla, pues acercarte demasiado puede ser peligroso. Peligros aparte, no te vayas de la ciudad sin probar la pomada, la bebida típica de las fiestas, que es una mezcla de Gin de Menorca con limonada.