NOTICIAS
11/07/2014 21:47 CEST | Actualizado 11/07/2014 21:47 CEST

Mundial 2014: Nueve cosas que han cambiado desde el gol de Iniesta

GTRES

Torres buscó a Iniesta con un centro al área que despejó un defensa. El rechace fue a parar a los pies de Cesc, quien sí encontró finalmente al 'seis' de España, que fusiló al portero holandés.

Hoy viernes 11 de julio se cumplen cuatro años de aquella acción que se convirtió en el gol de Iniesta que dio el Mundial 2010 de Sudáfrica a España y que puso la primera y única estrella que, de momento, corona el escudo de La Roja.

Quizás recuerdes cómo se vivió en las televisiones y en las radios:

Desde aquel tanto son muchas las cosas que han cambiado en cuatro años (Mueve la flecha a la izquierda y a la derecha para ver cómo ha cambiado):

DE GANAR EL MUNDIAL A VERLO POR LA TELE

La primera y gran diferencia es que España ha pasado de ganar el título a, no sólo no revalidar su liderazgo mundial, sino a caer a las primeras de cambio.

Los de Del Bosque cayeron derrotados en los dos primeros partidos y quedaron apeados de la competición antes de disputar el tercer encuentro.

El resto del campeonato, tanto aficionados como jugadores tuvieron que verlo a través del televisor.

DEL GOL DE INIESTA A LA DESOLACIÓN

La cara del héroe de Sudáfrica también ha cambiado. Hasta su forma física parecía mermada cuatro años después. Iniesta no sólo no ha marcado en este Mundial, sino que sólo ante Australia en el último encuentro pareció recobrar su magia.

Nada que ver con el dominio que demostró hace cuatro años, no ya marcando el gol de la victoria final, sino haciendo jugar al equipo.

Tanto él como Xavi llegaron a Brasil en baja forma y eso se notó durante el torneo. El rostro de Iniesta al final del partido contra Chile (0-2) refleja la impotencia de un futbolista que ha marcado una época.

DE LAS LÁGRIMAS DE ALEGRÍA A LA CARA DE POEMA

En la victoria y en la derrota, Casillas ha sido la imagen de la selección. Sus lágrimas de emoción mientras corría con las manos en cruz por el Soccer City de Johannesburgo contrastan con su rostro desencajado, sin reacción, tras los dos goles que recibió contra Chile.

Cuestionado tras el partido ante Holanda, en el que le marcaron cinco tantos, Casillas no hizo tampoco su mejor encuentro frente a los chilenos. El segundo de los goles llega tras un mal despeje a un tiro libre ejecutado por Alexis.

DE LA CELEBRACIÓN A LA TRISTEZA

Como siempre que España juega un Mundial, las calles quedaron vacías para ver los partidos de La Roja y, en muchos lugares del país, se instalaron pantallas gigantes para que los aficionados pudieran reunirse y disfrutar del fútbol al aire libre.

La diferencia entre las caras de hace cuatro años y las que se les quedó a los seguidores tras la eliminación, deja claro lo mucho que han cambiado las cosas de un Mundial a otro.

DEL 2-1 A CHILE AL 0-2

Casualmente, en el Mundial de Brasil se repitió un partido de la primera fase, el España-Chile. En Sudáfrica, aquel partido fue el tercero del grupo, al que España llegó con una derrota (0-1 ante Suiza) y una victoria (2-0 contra Honduras). Chile, por su parte, había vencido por 1-0 a ambos conjuntos.

España comenzó muy bien, con Villa marcando un gran gol desde casi el centro del campo a los 24 minutos e Iniesta anotando otro buen gol siete minutos después. Chile acortó distancias al poco de comenzar la segunda parte con un bello tanto de Millar.

La Roja pasó como primera de grupo empatada a seis puntos con Chile, segunda, pero con mejor diferencia de goles.

Nada que ver con el partido de Brasil, al que España llegaba con la necesidad de ganar tras el fiasco inicial ante Holanda (1-5). Pero los de Del Bosque no demostraron necesitar la victoria y, antes del descanso, ya perdían por dos goles.

DEL BUEN ROLLO AL MAL ROLLO

Consumada la eliminación, empezaron a surgir las primeras fisuras internas en la selección. Del buen rollo de los últimos años en la etapa de victorias, se pasó a discrepancias aireadas e imágenes de apatía por parte de algunos futbolistas.

Las declaraciones de Xabi Alonso tras el partido contra Chile, en las que aseguró que al equipo le había faltado hambre competitiva tras haber cosechado tantos éxitos, no sentaron bien entre sus compañeros, algunos de los cuales, como Iniesta, le contestaron que eso era una apreciación personal y que todos querían ganar.

A este incidente hay que sumar el que mantuvieron Del Bosque y Cesc durante un entrenamiento, cuando el seleccionador obligó al centrocampista a cambiarse el peto al observar su apatía. Tras resistirse unos instantes, Cesc accedió y se lo entregó a Xabi Alonso.

DE QUERERNOS A ODIARNOS

Tampoco tuvo nada que ver el ambiente que la selección vivió en Brasil con el que tuvo en Sudáfrica, donde los aficionados recibieron con cariño a los futbolistas españoles.

Sin embargo, en Brasil todo fueron hostilidades, más aún tras la nacionalización y posterior convocatoria de Diego Costa por España, que generó un enfrentamiento hasta con el seleccionador brasileño, Felipe Scolari.

Esta animadversión hacia La Roja quedó patente en el primer encuentro, en el que los aficionados brasileños abuchearon y pitaron a los españoles y, especialmente, a Costa.

DE LLEGAR CON LA COPA A SALIR POR LA PUERTA TRASERA

El regreso a España nada tuvo que ver tampoco con el que tuvieron los futbolistas hace cuatro años, cuando trajeron en sus manos el título mundial.

Este año, derrotados y abatidos, los futbolistas regresaron al Aeropuerto de Barajas entre nubes negras y, en lugar de dar la cara y salir por la puerta principal, donde, pese a la eliminación, había muchos aficionados esperando su llegada, decidieron marcharse por la puerta de atrás, alejados de las cámaras y las peticiones de autógrafos.

Un mal gesto para un mal Mundial.

LAS PORTADAS DEL DÍA DESPUÉS

De los halagos a la resignación. La prensa del día después en nada se pareció a la que se publicó el 12 de julio de 2010, cuando la imagen de Casillas levantando la copa o la de Iniesta chutando el gol de la victoria, ocupaban todas las portadas.

Tras la eliminación en Brasil, las 'primeras' del día siguiente repartían su atención entre dos finales de reinado: el del rey Juan Carlos en la Corona de España y el de La Roja en el fútbol. Y quizás eso fue un bálsamo para los futbolistas, ya que muchos periódicos se centraron más en la histórica abdicación real.