TENDENCIAS
27/06/2015 10:09 CEST | Actualizado 27/06/2015 10:09 CEST

Angoulême, la ciudad en la que el cómic y el 'street art' se fusionan (FOTOS)

ELENA SANTOS

La ciudad de Angoulême (Francia) siempre ha visto sus fachadas como un lienzo para contar historias. En el siglo XII, los canteros que esculpieron la de la catedral románica de San Pedro aprovecharon para dejar un mensaje a modo de recordatorio a los pecadores en potencia. Entre las múltiples figuras bíblicas que la decoran plasmaron a un diablo tirando de la lengua a un condenado con unas tenazas. "Es el primer cómic de la historia de Angoulême", suelen decir los guías turísticos.

A esta tranquila localidad francesa de la región de Poitou-Charentes también se la conoce como La capital del cómic. No es sólo por su célebre Festival del Cómic, que tiene lugar a finales del mes de enero (uno de los más importantes del sector) o porque albergue una Ciudad del Cómic con un museo de más de 1.300 metros cuadrados, sino porque el llamado Noveno Arte se respira en todos sus rincones.

Así lo recuerdan en todo momento las placas con el nombre de las calles, ya que tienen forma de bocadillo de cómic. Además, los apellidos de viñetistas famosos, como Hergé —el creador de Tintín— o Goscinny —uno de los autores de las aventuras de Astérix y Obélix—, dan nombre a algunas de las principales calles del centro.

Sin embargo, el territorio al que los personajes de cómic saltan desde las páginas de papel es a las paredes. Numerosos murales de grandes dimensiones salpican tanto el centro de la ciudad como los barrios periféricos. Son trampantojos diseñados por historietistas de prestigio como Yslaire, Max Cabanes, Julliard o Florence Cestac —ellos crean el dibujo y unos operarios son los encargados de plasmarlos en los muros—. Humor, fantasía, imaginación y color sorprenden al visitante y animan el día a día de los vecinos.

Aquí puedes ver algunos de los murales más famosos de Angoulême:

Fuera de ese circuito oficial de paredes pintadas, la ciudad está plagada de pequeñas pinturas en los rincones más insospechados. Además, ningún buzón o caja de electricidad escapa a los pinceles o los sprays.

CÓMO LLEGAR

  • En avión: Air Nostrum tiene once frecuencias semanales a Burdeos —el vuelo dura una hora y cuarto—, que está a 120 kilómetros de Angoulême. Desde allí es sencillo ir por carretera o en tren.
  • En coche: Se tarda un poco más de tres horas y media desde San Sebastián, unas siete horas desde Barcelona y unas siete y media desde Madrid. Aquí puedes ver las distancias desde otras ciudades francesas.
  • En tren: desde Burdeos se tarda 52 minutos y desde París el trayecto en TGV dura dos horas y cuarto.

INFORMACIÓN TURÍSTICA

Puedes encontrar más recomendaciones sobre la ciudad en la página de Angoulême Turisme, más información sobre cómics en la página del Festival y más planes en la región de Poitou-Charentes, aquí.

Photo gallery Los carteles del Festival de Cómic de Angoulême See Gallery