17/06/2015 10:30 CEST | Actualizado 23/06/2015 12:53 CEST

Ruta por España de merendero en merendero

Cuando llega el buen tiempo apetece subirse al coche y echarse a la carretera. El viaje siempre abre el apetito y España todavía se puede recorrer de merendero en merendero.

El nuevo Renault Espace te lleva a donde quieras: a las mejores vistas de montaña, a un castillo, a un palacete casi secreto en medio de la gran ciudad y a zonas de baño insospechadas entre aguas cristalinas. En todas ellas se puede disfrutar de un buen picnic.

Un merendero con vistas

El del Gistaín (Huesca) es uno de los miradores con las mejores vistas de Aragón y probablemente también de España. Situado en el valle del Chistau, se trata de una zona de descanso conocida por el mirador de la Cruz de Puyadase, a casi 1.500 metros de altitud. El entorno además está lleno de posibilidades, porque en este lugar se puede realizar todo tipo de actividades de montaña.

Junto a un castillo

En la parte sur de la montaña de Montjuïc se encuentra uno de los pocos merenderos que quedan cerca del centro Barcelona. Al parque del mirador del Migdia se llega en un momento con el coche y como recompensa se puede disfrutar de una de las mejores puestas de sol de la ciudad. Además está cerca del castillo de Montjuïc y cerca del merendero es fácil encontrar en un bar cercano un DJ pinchando música en los días de verano.

Para ir con niños

Las fuentes del Algar, a unos tres kilómetros de Callosa d'En Sarrià (Alicante), es el sitio idóneo para visitar en familia, a ser posible en días de diario. Bañarse en las limpias agua del río Algar, en plena Costa Blanca, es casi una obligación en este parque temático natural dedicado al agua. Manantiales que desembocan en tolls (remansos de agua) configuran un escenario natural que se llegó a considerar en el pasado una fuente de salud.

En plena ciudad

El parque de la Quinta de los Molinos es uno de los secretos mejores guardados de Madrid. En la famosa y extensa calle de Alcalá (aunque no precisamente en el centro de la ciudad) se encuentra esta zona verde, de 28 hectáreas de extensión, donde se puede encontrar un área para hacer picnic, rodeada de 1.500 almendros, algunos olivos y pinos, además de albercas, un palacete de hace casi un siglo y dos molinos antiguos. Todo un universo oculto en la capital.

Para disfrutar de una paella

El de Fuente de la Gitana, en Chelva (a 70 kilómetros de Valencia), está ubicado en un barranco y rodeado de vegetación. Aquí el agua también es el protagonista. Además de comer de lujo entre chopos, uno puede darse un buen baño en la zona de piscinas cercana o descansar cerca del río. La fuente que da nombre al lugar cuenta con 22 pequeños caños de agua potable y se puede hacer uso de sus paelleros, algo indispensable en la zona.

Con historia

Durante los años de la Belle Epoque, en el siglo pasado, el edificIo de Basollúa de San Sebastián acogía uno de los merenderos más populares de la ciudad. Desde hace un tiempo se ha rehabilitado la zona del monte de Ulía en la ciudad vasca, incluido este edificio. Ahora es la sede del merendero de Ulía, que es en realidad un restaurante al aire libre que recoge la tradición del lugar en sus vidas pasadas.

NUEVOS TIEMPOS