TENDENCIAS
12/10/2015 11:22 CEST | Actualizado 12/10/2015 22:58 CEST

Estas fotos de mujeres de Corea del Norte muestran las fronteras de la belleza

Mihaela Noroc

La fotógrafa Mihaela Noroc está en plena misión para documentar diversos tipos de belleza de mujeres de cada país del mundo a través de la fotografía. El mes pasado esa aventura la llevó a Corea del Norte.

"Cuando entras en Corea del Norte es como entrar a otro mundo", escribe Noroc en una descripción de las series para The WorldPost. "Ya sabes que vas a ver monumentos enormes, estatuas y celebraciones comunistas, pero apenas sabemos nada de las mujeres norcoreanas".

Noroc tiene 30 años y dejó su trabajo en Rumanía para trabajar en el proyecto fotográfico The Atlas of Beauty, lo que le ha llevado a decenas de países, desde Etiopía hasta Irán. "La belleza está en todas partes, no se basa solo en cosméticos, dinero, raza o estatus social, sino en ser tú mismo", escribe.

Debido a que las autoridades vigilan de cerca todos los movimientos de Corea del Norte, Noroc estuvo acompañada por guías y sólo logró tener permisos para visitar ciertos sitios. Incluso así, fue capaz de visitar cuatro ciudades diferentes y de fotografiar a mujeres en fábricas, universidades, parques o estaciones de metro. Se sorprendió al ver que la mayoría de mujeres estaban encantadas de que las fotografiara.

"Las mujeres norcoreanas no están familiarizadas con las tendencias globales, pero eso no significa que no se preocupen por su aspecto", nos cuenta. "Les apasionan los tacones y suelen llevar modelos clásicos, siempre acompañados por una insignia en el pecho que representa a los líderes actuales del país".

"En las celebraciones y ocasiones especiales se visten con ropa tradicional colorida", añade Noroc. "Hasta la mujer que presenta las noticias lleva este tipo de ropa todas las tardes".

Aquí puedes ver los retratos que Noroc realizó en Corea del Norte junto a sus descripciones. También puedes seguir sus viajes a través de sus perfiles de Facebook e Instagram.

Este artículo fue publicado originalmente en la sección The World Post de la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Irene Martín Pineda.