TENDENCIAS
16/11/2015 10:08 CET | Actualizado 16/11/2015 10:08 CET

Estas escalofriantes fotografías retratan lo dependientes que nos hemos vuelto de los teléfonos móviles

Está acechando en las salas de cine a oscuras, en las estaciones de tren, en los bancos del parque. Se esconde a simple vista.

Los móviles se han convertido en una herramienta fundamental para muchos, más allá de chatear con amigos. Como un guiño a esta rápida proliferación tecnológica, el fotógrafo Kamil Kotarba ha realizado una serie de fotografías que satirizan lo dependientes del smartphone que nos hemos vuelto.

"Es bastante trivial, pero me motivaba mi propio comportamiento y el de las personas que me rodeaban", contó a la edición estadounidense de The Huffington Post. "Me di cuenta de que, involuntariamente, utilizo mi smartphone todo el tiempo. Sin ninguna razón, sólo para revisar mi Facebook, ver vídeos de Instagram o sólo deslizar el dedo por la pantalla inconscientemente. La tecnología ha cambiado mi comportamiento diario", reconoció.

Kotarba pidió a sus amigos que posaran en lugares públicos sujetando sus teléfonos. Después, superpuso esas fotos con otras de los mismos espacios vacíos.

La serie resultante, titulada Hide and seek (El escondite), muestra manos sin cuerpos flotando sobre sofás o sobre urinarios. Todas sujetan un móvil, dejando claro el mensaje del artista: nuestros teléfonos no sólo se han convertido en una extensión de nosotros mismos, han reemplazado nuestras identidades individuales.

Kotarba asegura que no quiere que estas fotografías se tomen como un sermón: "Sólo trataba de retratar el fenómeno y provocar una reflexión".

De hecho, él lucha contra las ataduras de su propio teléfono. "Intento no usarlo mientras estoy reunido, pero a veces ocurre", dijo. "Sigo trabajando en ello".

Este artículo fue originalmente publicado en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR