TENDENCIAS
26/12/2016 14:37 CET | Actualizado 26/12/2016 14:37 CET

Mi voz es tu voz: Santi Millán, Paco León y Concha Velasco cuentan cómo fue doblar '¡Canta!'

UNIVERSAL

Detrás de un personaje animado siempre hay una gran voz. Y cada vez con más frecuencia esa gran voz pertenece a un gran actor. Nana, diva de los musicales ya retirada de ¡Canta!, es Concha Velasco. La intérprete, recientemente galardonada con el Premio Nacional de Teatro, se estrena como actriz de doblaje animado en esta cinta sobre un koala que decide organizar un talent show en su teatro para salvarlo de la crisis. La cinta se estrenó el jueves 22 de diciembre, colocándose como número uno de taquilla, y aspira a convertirse en la película por excelencia de estas Navidades.

"En realidad me he doblado siempre, lo que pasa que en esta ocasión sí que he necesitado a Miguel Ángel Garzón [director de doblaje]. Me ha ayudado mucho", cuenta Velasco, quien se siente especialmente contenta porque es una película que disfrutará su nieto de ocho años y porque le brinda la oportunidad de reinterpretar uno de los grandes papeles del cine. Velasco identifica a Nana con Norma Desmond de El Crepúsculo de los Dioses. La escena del principio "es la escalera del final de la película. Antonio Gala después de verla escribió para mí una obra que se llama Las manzanas del viernes, en la que al final me cargaba al protagonista de la obra de dos tiros por la espalda", añade. "¡Fíjate si está hecho para mí!".

La intérprete de Reina Juana comparte cartel con Paco León como la señorita Crawley y Santi Millán, que pone voz a Mike, un ratón caradura con grandes dotes para la música. Para el primero éste es su quinto papel —ha trabajado en las tres cintas de Madagascar y en Valiant— y para el segundo es el cuarto —fue el oso Ted en dos ocasiones y el alienígena de Paul—.

León, el más veterano de los tres en el doblaje de animación, empezó en 2005. Aunque cuando él se subió al carro el fenómeno ya llevaba años en marcha. En 1991 Angela Lansbury (Se ha escrito un crimen) fue la señora Potts en La Bella y la Bestia y en 1992 el fallecido Robin Williams dio voz al genio de Aladdin. La llegada de DreamWorks Animation (1994) y el estreno de la primera película de Pixar (Toy Story, en 1995) hicieron despegar la tendencia y abrieron sus puertas a muchas más voces famosas con el fin de lograr un mayor impacto publicitario de sus producciones. Incluso muchos de esos dibujos —¡hola Fiona!— encontraron en los famosos un rostro en el que mirarse —¡hola Cameron Diaz!—.

"Mientras que el trabajo de actor puede ser intuitivo en un momento dado; en el doblaje hay un apartado técnico muy importante en el que cada día aprendes algo nuevo" (Santi Millán)

No es la industria de la animación la única que saca provecho de tener actores conocidos en su cartel, León bromea con que ellos le sacan provecho económico y Millán matiza que "se aprende muchísimo". "Mientras que el trabajo de actor puede ser intuitivo en un momento dado, menos académico; en el doblaje hay un apartado técnico muy importante en el que cada día aprendes algo nuevo", explica el intérprete, que reconoce que no ha afrontado este papel de la misma manera que el primero: "Conoces más el medio, has aprendido, te han ido enseñando algunos trucos…"

CÓMO SE DOBLA A UN DIBUJO ANIMADO

"Creo que lo más complicado es integrarnos con todos los dobladores profesionales, que se dedican a esto y que lo hacen con facilidad... Que se escuche toda la película y que no se note nada. Porque eso ha pasado, que se meten actores famosos a doblar y luego se nota mucho", cuenta Paco León.

Para Millán existe una dificultad añadida: "Aquí trabajas con algo que ya está hecho, con un modelo que ya funciona. Tienes que darle tu aire pero siempre trabajando sobre lo que está construido". Paco León se remonta a su primer trabajo para explicar este asunto: "Siempre tienes la referencia de la voz que te toca. Yo he estado doblando al león de Madagascar, que era Ben Stiller, y lo he escuchado muchísimo… Convives con él y también te lo tienes que quitar. Porque si imitas la entonación americana y la pasas al español, queda horrible. Hay que tomar la referencia y después saberte alejar de ella".

Lo más complicado es integrarnos con todos los dobladores profesionales y que, cuando se escuche toda la película, no se note nada" (Paco León)

Eso fue precisamente lo que más le costó a Concha Velasco: fijarse en la voz estadounidense (la dobladora es Jennifer Saunders, que hizo de hada de Shrek) y ser capaz de desvincularse del personaje. "Estaba muy pesada con la versión americana, con imitar la voz americana. Entonces Garzón me quitó los auriculares y me dijo: 'Mira, yo te conozco y creo que es mejor que lo hagas tú como tú crees que hablaría esta mujer". Y eso fue lo que hizo. "Es una voz creada por mí, con la ayuda de Miguel Ángel Garzón. Primero escuchando la voz americana, pero la señora americana pone la voz más aflautada. Sin embargo, después de verme, creo que Garzón tenía razón".

Es una voz creada por mí con la ayuda de Miguel Ángel Garzón. Primero escuchando la voz americana, pero la señora americana pone la voz más aflautada" (Concha Velasco)

Ni Millán ni León pasan por alto la otra gran dificultad del doblaje. "Hay que tener en cuenta que las líneas tienen que encajar, no puedes recrearte o decir esto vamos a cambiarlo porque esto es mucho más gracioso", explica Millán. "Allí donde ha dicho el 'Ehhh', tiene que ir el 'Ehhh', y que los labiales encajen y que termines justo. Es un trabajo arduo", añade el intérprete para el que es clave la labor del director de casting que, como dice Paco León, "vela porque no se cambie nada" de un guión muy cerrado y muy difícil de alterar. "Es muy complicado cambiarlo porque están hechas las traducciones, pueden tener dos opciones para un chiste, pero todo está muy empaquetado", añade el director de Kiki, el amor se hace.

El intérprete ha ido ganando experiencia en esta faceta profesional de la que, según él mismo, Florentino Fernández es uno de los mayores representantes en España. El cómico debutó en 1999 como doblador y desde entonces ha hecho más de 40 películas. "Es de los mejores", asegura León. "Técnicamente es muy bueno. Tiene una facilidad para el doblaje espectacular", añade Millán, que ha visto muchas veces su trabajo.

El cómico es el gran referente para ambos pero es sólo un ejemplo de cómo esta moda ha ido calando poco a poco en España. Al principio llegó con cautela, aunque muchos no lo recuerden, Josema Yuste fue el genio de Aladdin y Constantino Romero puso la voz a Mufasa en El Rey León Ahora es todo un boom. Quedan pocas películas del género en que tras un personaje animado no haya un rostro conocido. El gato de Shrek es Antonio Banderas, Asno es José Mota, de Dory hace Anabel Alonso y Quim Gutiérrez ha prestado su voz a un personaje de Los Minions. ¿Quién será el siguiente?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

APRENDE A USAR TU DINERO