Life

11 gráficos para entender la situación del VIH en el mundo y en España

Las muertes relacionadas con el VIH han caído más de un 56% desde 2004. La mala noticia es que un 38% de la población no tiene acceso al tratamiento con antirretrovirales.

El VIH sigue siendo un problema de salud mundial. Los años pasan, el número de nuevos casos afortunadamente disminuyen y el acceso a los tratamientos retrovirales aumenta.

La situación es esperanzadora. Solo hay que ver cómo han caído en todo el mundo las infecciones y las muertes relacionadas con el VIH desde el 2000.



Pese a estos descensos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) no cree que haya que desviar la atención. A principios de 2019, el VIH volvió a estar en la lista de las diez cuestiones de salud que abordar durante ese año. Hay todavía muchos datos que preocupan. No hay más que ver la radiografía mundial actual realizada con los datos recogidos por ONUSIDA al finalizar 2018:

  • Hay 37,9 millones de personas que viven con VIH.
  • Lo peor es que un 21% (8,1 millones) no ha sido diagnosticado.
  • En total hay 1,7 millones de niños con el virus.
  • 1,7 millones fueron también los nuevos casos registrados en 2018.
  • Sólo el 62% de las personas que viven con VIH tienen acceso a tratamiento.
  • Eso se traduce en que 14,6 millones de personas no lo reciben.
  • El VIH aún causa demasiadas muertes al año: solo en 2018 fallecieron 770.000 personas por enfermedades relacionadas con el sida.

En total, desde que empezó la epidemia, se han diagnosticado más de 78 millones de casos de VIH en todo el mundo y se han registrado alrededor de 39 millones de fallecimientos, siempre según ONUSIDA. Aun así, si compara con el pasado, el panorama se dibuja esperanzador.

  • El número de nuevas infecciones ha bajado un 40% desde 1997.
  • La cifra de fallecimentos por esta causa ha caído más de un 56% desde 2004.
  • Y el acceso a tratamiento ha pasado de 7,7 millones de personas en 2010 a 23,3 millones en 2018.

El objetivo 90-90-90, planteado para 2020 por ONUSIDA, se presenta lejano. Si bien el número de diagnósticos es del 79% (queda un 11% para llegar a ese dato), todavía hay demasiadas personas sin acceso a tratamiento con antirretrovirales (62%) y la carga viral es indetectable en solo el 53% de los casos.


Esta situación, acompañada de los retrasos en los tratamientos y las interrupciones de los mismos, desemboca en otro peligro: el descenso de muertes por VIH, según el informe No hay tiempo que perder, de Médicos Sin Fronteras. Resulta especialmente problemático en África y Asia, los continentes donde más prevalencia tiene el virus.


El reparto desigual se hace todavía más evidente sobre el mapa. India, Mozambique, Sudáfrica y Nigeria son los países con mayor número de casos. Aunque también habría que poner el foco en Chile, Bolivia, Brasil y Costa Rica, donde el número de nuevos infectados ha crecido significativamente entre 2010 y 2018. Han aumentado un 34%, un 22%, un 21% y un 21% respectivamente.

Fuente: <a href="http://www.healthdata.org/gbd" target="_blank" rel="noopener noreferrer">Global Burden of Disease (GBD)</a>&nbsp;| A&ntilde;o: 2017
Fuente: Global Burden of Disease (GBD) | Año: 2017

Este desigual reparto, del virus y del acceso a un tratamiento continuado, se hace más palpable si se atiende al número de fallecimientos relacionados con la misma.

“No hay forma de que el mundo alcance el objetivo de menos de 500.000 muertes por VIH en 2020 sin una acción decisiva para asegurar la continuidad de la atención al paciente y lidiar con las interrupciones del tratamiento y la mortalidad que estas provocan”, advierten desde Médicos sin Fronteras, que insta a los países afectados y a los países donantes [en el Fondo Mundial para la lucha contra el SIDA/VIH, la tuberculosis y la malaria​] a que “implementen urgentemente las estrategias recomendadas para prevenir, detectar y tratar el VIH avanzado y el sida en el entorno comunitario”.

La distribución de las nuevas infecciones llama la atención de la OMS, ya que en 2018 por primera vez más de la mitad de los nuevos infectados fueron personas pertenecientes a la población clave y sus parejas sexuales. En este grupo se incluyen hombres que tienen relaciones sexuales con hombres; personas que se inyectan drogas; personas recluidas en cárceles y otros entornos cerrados; trabajadores del sexo y sus clientes; y personas transgénero.


Los descensos en número de muertos y de nuevos infectados (gráficos de arriba) han venido acompañados de un aumento del número de personas que viven hoy con VIH en el mundo. Es un gran noticia, ya que este aumento está directamente relacionado con el aumento del acceso al tratamiento con antiretrovirales. En 2016 la cobertura mundial era del 53% mientras que en 2018 lo era del 62%. Esto son: 23,3 millones de personas.


La situación del VIH en España

El panorama se presenta más alentador en España. La caída notable de nuevos infectados durante 2018 consolida la tendencia a la baja, aunque los números españoles siguen siendo superiores a la media de la Unión Europea y de Europa Occidental.

En 2018 se registraron 3.244 nuevos casos frente a los 4.140 del año anterior, según el informe Vigilancia Epidemiológica del VIH y Sida en España 2018 del Ministerio de Sanidad y Consumo. Los infectados siguen siendo mayoritariamente hombres, un 85,3%, y las edades de más riesgo están comprendidas entre los 25 y los 44 años. Sólo hay un grupo poblacional que ha aumentado el número en esos doce meses: hombres extranjeros que tienen sexo con hombres (HSH).

“Hasta el 80% de estas nuevas infecciones de inmigrantes se adquieren después de inmigrar, es una infección adquirida en sus nuevos países. No es una infección importada, sino adquirida, asociada a xenofobia en sus países de destino y a vulnerabilidad social”, aclaran en Sanidad.


En líneas generales los hombres que mantienen sexo con otros hombres siguen registrando el mayor número de casos en España, seguido por el de heterosexuales. Los datos en este grupo se han estancado y en ello tiene que ver el descenso en el uso del preservativo, especialmente entre los jóvenes. En el grupo de 20 a 24 años ha pasado del 84 al 75% entre 2012 y 2018, según datos del Ministerio de Sanidad

La evolución han caído en general y se espera que lo sea todavía más. En el mes de octubre Sanidad llegó a un acuerdo para incluir en la financiación pública la Profilaxis Preexposición (PrEP), un fármaco que previene las infecciones por VIH, y que se espera que frene el número de nuevos casos.


Las campañas contra el SIDA más llamativas