portada el jueves

La revista satírica El Jueves dedica esta semana su portada a las revueltas en el mundo islámico por varias representaciones del profeta Mahoma. La mecha la incendió en esta ocasión un vídeo considerado blasfemo; luego fue la revista francesa Charlie Hebdo y ahora el semanario español bromea sobre la polémica.

En la caricatura, varios musulmanes aparecen en una rueda de reconocimiento bajo el título: "¿Pero alguien sabe cómo es Mahoma?".

Mayte Quílez, directora de El Jueves, explica a El HuffPost que la portada "no pretende dibujar a Mahoma". "Es una parodia de la situación que se está viviendo" en los países islámicos. ¿"Si no se puede representar a Mahoma cómo se sabe que és el de las caricaturas?", cuestiona.

Quílez reconoce que juegan "con el doble sentido, que es de lo que se vale el humor" y añade que estuvieron "dándole vueltas porque es un tema conflictivo, pero decidimos que nos teníamos que posicionar" en medio del debate sobre la libertad de expresión en los medios satíricos reavivado por el caso de Charlie Hebdo.

La directora de la revista defiende la portada "estupenda, muy humorística" y afirma que no son "irrespetuosos con la religión sino con la intransigencia". "Vamos contra un sector intransigente, que presiona y mata en nombre de algo", explica.

Quílez asegura que por el momento no han recibido ningún tipo de aviso sobre las posibles consecuencias de la portada. "Nos toca ser irrespetuosos", añade, "y el humor te permite ir al límite".

La revista ha publicado también en su página de Facebook una portada alternativa a la que saldrá a los quioscos este miércoles con el titular: "Cualquier excusa es buena para quemar una embajada yanqui".

portada alternativa

No es la primera ocasión en la que El Jueves alude a Mahoma en sus portadas. En la anterior 'crisis de las caricaturas de Mahoma', desatada por unos dibujos en el diario danés Jyllands-Posten en el año 2005, El Jueves también se atrevió a bromear sobre el asunto. En aquella ocasión el bufón símbolo de la revista aparecía en la portada con borrando un dibujo de Mahoma: "Íbamos a dibujar a Mahoma, ¡pero nos hemos cagao!", titulaban.

2012-09-20-PortadaMahoma1.jpg

Según relata José Luis Martín Zabala en un post en El Huffington Post, en aquella ocasión se les "cayó el lápiz de la mano".

"En EL JUEVES vivimos una situación parecida hace unos años cuando el asunto de las caricaturas de Mahoma. En el consejo de redacción decidimos publicar un dibujo de Mahoma en portada y mientras lo estábamos elaborando (nuestro oficio de dibujante es muy artesanal) empezamos a oír en los informativos que se estaban asaltando embajadas occidentales y que había víctimas mortales. Alguien planteó: "Oye, y si después de publicar nuestra portada empiezan a asaltar embajadas españolas y muere alguien, ¿qué?" Se nos cayó el lápiz de la mano y optamos por hacer nuestra célebre portada "Íbamos a dibujar a Mahoma pero nos hemos cagao...". No nos arrepentimos, pensamos que hicimos lo correcto en aquel momento, pero eso no quita para que el editor de Charlie Hebdo tenga toda nuestra simpatía y solidaridad."

DEBATE SOBRE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

El conflicto en las últimas semanas en los países islámicos ha abierto de nuevo el debate sobre el límite entre la libertad de expresión, la censura, los extremismos y el respeto a las religiones.

Kurt Westergaard, el autor danés de las primeras caricaturas sobre Mahoma, ha defendido que Occidente no puede dejarse amordazar por temor a herir la sensibilidad islámica y someterse a "censura".

El director de la revista francesa Charlie Hebdo, Stéphane Charbonnier, conocido como Charb, defendió el derecho de la publicación a mostrar las caricaturas y aseguró que, si se autocensuran, "el puñado de extremistas que se revuelven en el mundo y en Francia habría ganado".

Loading Slideshow...