POLÍTICA
08/01/2013 21:50 CET | Actualizado 08/01/2013 21:58 CET

Once personas sin techo cuentan sus experiencias en varios cortometrajes (VÍDEOS)

Un relato de once historias. Cada historia, de tres minutos. En total, 33 minutos de vidas a la luz del sol y de la luna; al frío del invierno y el calor del verano. Historias de lucha por sobrevivir sin un techo. Eso es lo que han logrado contar once personas sin hogar de tres centros de acogida de Barcelona que han narrado sus vivencias en once cortometrajes dentro del taller de videoarte y autorretrato impulsado por la Obra Social la Caixa.

Relatos sobre drogas, alcohol, maltratos e inmigración hilados por un sueño: que lo que han vivido sirva de lección para los jóvenes sobre la dureza de no tener techo bajo el que resguardarse.

Ocho de los once participantes han presentado este martes en rueda de prensa en Barcelona sus vídeos, en una iniciativa que se enmarca en un taller de videoarte y autorretrato impulsado por el programa Arte para la Mejora Social de la Obra Social la Caixa.

El taller, que han impartido tres artistas durante dos meses en CaixaForum Barcelona, ha dado como resultado una serie de vídeos individuales de tres minutos protagonizados por las mismas personas sin techo, de las que una es un ciudadano de Liberia que fue acogido en España como refugiado político hace doce años. Varios de los nuevos artistas han pedido que sus obras puedan llegar a los institutos y a las universidades para que los jóvenes puedan constatar las experiencias vitales de los autores de los vídeos y sus consecuencias.

DE LA GUERRA A LA LUCHA

Roland, el ciudadano liberiano que ha participado en el taller, ha explicado que su vídeo repasa su "camino de vida" desde su nacimiento en Liberia, de donde huyó por la guerra, hasta su "lucha en la tierra" de acogida, España.

"No podemos hacer como los de Hollywood, pero sí ha sido una experiencia muy interesante", ha indicado, además de agradecer su trabajo a los impulsores del taller de videoarte.

Por su parte, Manuel Panadero ha narrado en su vídeo por primera vez su vivencia como maltratador, lo que le ha permitido "soltarse" y mostrar "lo que había hecho", de lo que está "muy avergonzado". "Fui sentenciado por maltrato verbal a mi mujer y he hecho terapia de grupo, pero ha sido con el vídeo cuando me he soltado. He sido lo más sincero posible", ha dicho después de "pedir perdón" no solo a su mujer "sino a todas las mujeres".

"MIRAR HACIA DENTRO NO ES FÁCIL"

Otro de los protagonistas, Francisco, ha asegurado que la realización del vídeo ha supuesto un "reencuentro" consigo mismo, después de haber perdido todos los valores de su vida, mientras que Agustín Martínez ha considerado que el ejercicio ha significado "mirar hacia dentro de uno mismo y eso no es fácil".

Varios de los participantes han vivido a lo largo de sus experiencias vitales adicciones a las drogas y al alcohol y la mayoría han vivido en la calle, aunque actualmente dos de ellos han conseguido retomar las riendas de su futuro y están en pisos tutelados.

Para que estas experiencias no caigan en saco roto, Manuel, Francisco, Federico y Roland han pedido que sus vídeos puedan ser vistos en centros docentes "para que los jóvenes vean que estar en la calle es muy malo". "Que sirva para evitar lo que nos ha pasado a nosotros", ha opinado Francisco, que ha considerado que el taller ha sido "muy positivo".

SE HARÁ TAMBIÉN EN OTROS LUGARES

En este sentido, Gloria Cid, responsable de esta iniciativa de la Obra Social la Caixa, ha indicado que la idea es que los vídeos se puedan consultar a través de la página web de la Obra Social y, quizás, proyectarse en un futuro en las instalaciones de CaixaForum.

Llegar a los centros educativos, por el momento, no se ha planteado, aunque Cid ha admitido que 'podría ser un buen instrumento' de trabajo para llegar a los jóvenes y romper prejuicios respecto a las personas sin techo.

También ha informado de que el taller se repetirá este año en Barcelona y, además, se extenderá a colectivos de personas sin techo de Madrid, Lleida, Girona y Tarragona.

ESPACIO ECO