INTERNACIONAL

La oposición siria denuncia la muerte de 1.300 personas en un ataque químico

21/08/2013 10:18 CEST | Actualizado 21/08/2013 16:56 CEST
REUTERS

La oposición siria ha denunciado este miércoles la muerte de 1.300 personas en un ataque del Ejército con armas químicas en varios distritos de la periferia de Damasco. La Coalición Nacional Siria (CNFROS) ha solicitado una intervención urgente de la comunidad internacional contra el régimen de Bachar al Asad. Sin embargo, el Gobierno sirio ha negado estos ataques.

George Sabra, portavoz de la CNFROS, ha condenado en una rueda de prensa celebrada en Estambul el "carácter indiscriminado" de los ataques y "el empleo de armas químicas", extremo negado por Damasco.

"Los médicos presentes en la zona bombardeada de Guta creen que se podría tratar de gas sarín, por la forma en la que mujeres y niños murieron en sus casas", ha declarado a Efe Badr Yamus, secretario general de la Coalición.

"No es la primera vez que ocurre un crimen de este tipo, y la comunidad internacional nunca hace nada. Pedimos que la comisión de Naciones Unidas, que se halla en Damasco, a apenas 10 kilómetros del lugar de los hechos, acuda a investigarlo, pero dicen que no pueden salir del hotel sin permiso del régimen", ha añadido Yamus.

George Sabra ha pedido que la comunidad internacional convoque de forma urgente una conferencia para decidir acciones contra el régimen de Bachar al Asad, basándose en el capítulo VII de la Carta de Naciones Unidas.

Entre las medidas a adoptar ha citado la imposición de una zona de exclusión aérea y una amplia intervención humanitaria para ayudar a la población civil.

Además, ha exigido a la comunidad internacional que entregue "urgentemente" armas al Ejército Libre de Siria (ELS), el frente rebelde que lucha contra Asad.

Hasta ahora, el Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Londres y una amplia red de informantes en el país árabe, sólo ha confirmado la muerte de decenas de personas en estos ataques, incluyendo niños.

Además, ha asegurado que los ataques contra el barrio de Muadamiya, ubicado en el suroeste de la capital, son los más devastadores desde el inicio del conflicto en marzo de 2011, según ha recogido la agencia británica de noticias Reuters.

LA ONU INVESTIGA EN SIRIA

El equipo de Naciones Unidas responsable de investigar el uso de armas químicas en Siria llegó el domingo a Damasco, que será su primera parada antes de recorrer varios lugares ya negociados y acordados con el Gobierno de Bashar al Assad. La ONU lleva esperando desde abril para enviar a sus 20 expertos a Siria.

El Gobierno sirio y los rebeldes se han culpado mutuamente del uso de las armas químicas. Washington aseguró en junio que las fuerzas de Al Assad habían recurrido a este tipo de armamento y, al mes siguiente, Moscú dirigió esta misma denuncia contra los combatientes opositores.

Más de 100.000 personas han fallecido en Siria desde el inicio de las revueltas contra el Gobierno hace más de dos años, según el último balance publicado por Naciones Unidas.